Europa, Asia y Africa en América Latina y el Caribe: migraciones "libres" en los siglos XIX y XX y sus efectos culturales

Portada
Birgitta Leander
Siglo XXI, 1 ene. 1989 - 369 páginas
2 Reseñas
La obra forma parte de los esfuerzos que la unesco ha brindado al estudio y la “apreciación mutua de las culturas”. Mediante un conjunto de contribuciones centradas en diferentes procesos migratorios, en las distintas áreas de la región y en varias zonas de origen de los contingentes humanos trasladados, se propone dar un panorama del complejo, rico y variado proceso de incorporación de migrantes a América Latina y el Caribe, y de su influencia en los procesos culturales.
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

Reseña de usuario - Marcar como inadecuado

el libro es una poronga, es una cagada de mierda pedaso de sorete hijo de puta

Reseña de usuario - Marcar como inadecuado

Bueno

Páginas seleccionadas

Índice

LOS APORTES CULTURALES DE LOS INMIGRADOS METODOLOGÍA Y CONCEPTUALIZACIÓN
29
LAS MIGRACIONES ANTERIORES AL SIGLO XIX por NICOLÁS SANCHEZALBORNOZ
61
PROBLEMAS E INTERROGANTES DE LA EMIGRACIÓN AFRICANA LIBRE EN EL SIGLO XIX
89
ALGUNAS ESTADÍSTICAS
131
LAS MIGRACIONES EUROPEAS EN SU ÁREA DE ORIGEN por MARCELLO CARMAGNAN1 1 36
157
MOVIMIENTOS MIGRATORIOS EN EL CONO SUR 18101930 por LUIS ALBERTO ROMERO
160
CAUSAS DEL ÉXODO por HARRIET
219
18481959 por MANUEL MORENO FRAGINALS
225
LA MIGRACIÓN CHINA A PANAMÁ por RAMÓN ARTURO MON PINZÓN
247
INMIGRACIÓN DE JAPONESES EN BRASIL por HIROSHI SAITO Y ARLINDA ROCHA NOGUEIRA
268
MIGRACIÓN Y COMUNIDAD DE ORIGEN JAPONÉS EN PERÜ por AMELIA MOR1MOTO HAYASHI
291
MIGRACIÓN DE TRABAJADORES INDIOS Y JAVANESES CONTRATADOS HACIA SURINAM
323
Página de créditos

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 14 - No podemos estar tranquilos, y ciertamente no creemos aún, no lo tomamos por verdad, aun cuando os ofendamos. Aquí están los señores, los que gobiernan, los que llevan, tienen a su cargo el mundo entero. Es ya bastante que hayamos perdido, que se nos haya quitado, que se nos haya impedido nuestro gobierno. Si en el mismo lugar permanecemos, sólo seremos prisioneros. Haced con nosotros lo que queráis.
Página 11 - Por medio del intérprete respondemos, devolvemos el aliento y la palabra 915. — del Señor del cerca y del junto. Por razón de él, nos arriesgamos por esto nos metemos en peligro. . . 920. — Tal vez a nuestra perdición, tal vez a nuestra destrucción, es sólo a donde seremos llevados. (Mas) ¿a dónde deberemos ir aún?
Página 13 - Y ahora, nosotros ¿destruiremos la antigua regla de vida? ¿La de los chichimecas, de los toltecas, de los acolhuas, de los tecpanecas? Nosotros sabemos a...
Página 12 - Somos gente vulgar, somos perecederos, somos mortales, déjennos pues ya morir, déjennos ya perecer, puesto que ya nuestros dioses han muerto.
Página 13 - Era doctrina de nuestros mayores que son los dioses por quien se vive ellos nos merecieron (con su sacrificio nos dieron vida) ¿En qué forma, cuándo, dónde? Cuando aún era de noche. Era...
Página 12 - Señor del cerca y del junto, a aquel de quien son los cielos y la tierra Dijisteis que no eran verdaderos nuestros dioses. Nueva palabra es ésta, la que habláis, por ella estamos perturbados, por ella estamos molestos. Porque nuestros progenitores, los que han sido, los que han vivido sobre la tierra, no solían hablar así. Ellos nos dieron sus normas de vida, ellos tenían por verdaderos daban culto, honraban a los dioses. Ellos nos estuvieron enseñando todas sus formas de culto, todos sus...
Página 12 - ... Vosotros dijisteis que nosotros no conocemos al Señor del Cerca y del Junto, a aquel de quien son los cielos y la Tierra. Dijisteis que no eran verdaderos nuestros dioses. Nueva palabra es ésta, la que habláis. por ella estamos perturbados, por ella estamos molestos. Porque nuestros progenitores, los que han sido, los que han vivido sobre la Tierra, no solían hablar así.
Página 13 - Era su doctrina que ellos nos dan nuestro sustento, todo cuanto se bebe y se come, lo que conserva la vida, el maíz, el frijol, los bledos, la chía. Ellos son a quienes pedimos agua, lluvia, por las que se producen las cosas en la tierra.

Información bibliográfica