Imágenes de página
PDF
ePub

cian las Misiones, fe opufo à eta tan injuta pretenon, ocurriò a la Audiencia de Quito, y al Virrey 5 y haviendo ete informado al Soberano con las relaciones de aquel celofo Misionero, fe le ordenò al Prefidente de Quito, que palae en perona con la gente de guerra necefaria, y procurae defalojar à los Portugue/es de aquel pueto, y de los demàs,de que fe huvieen apoderado fin pertenecerles, no fue precifollegar à la practica de eta providencia,porue los Portugue/es havian cedido à las reconvenciones, que les hicieron, y fe ecusó la jornada, que fe confideraba algo moleta por la incomodidad de los caminos, y penalidades de los temples cálidos, humedos, y poco apacibles de aquellos Paifes. Ete defitimiento de los PortugueJes no fue para mucho tiempo 3 porque fiempre han ido ganando Territorio, y haciendofe feñores de los que pertenecen à la Corona de E/paña, y de los Pueblos, que forman, y reducen con el fervor de fu predicacion nuetros Misioneros. 224. Entre las coas mas notables del govierno de ete Virrey lo fue la pacificacion del Paraguay, cuyas Provincias encontrò llenas de grandes alborotos, y hechas entonces elecandalo de todo el Perú. El principio de etas inquietudes, que fe temio tuvielen por refultas el peligrofo fin de unas cotoas guerras civiles, naciò fegun parece de que la Audiencia de Chuqui/aca nombrò à (Don fo/eph de Antequera, Protector Fical de Indios que era en ella, y Cavallero del Orden de Alcantara, por Juez Vifitador de las Misiones del Paraguay; pero como los Depachos, que fe le dieron no fe creyeen competentes, huvo alguna repugnancia por parte de los Padres de la Compañia Curas de aquellas Mi# para convenir en la execucion de eta Vifita,

Y

y por medios cortefanos, y razonables e lo dieron à entender luego que llegó a la Ciudad de la Auncion Capital de ellas, manifetandole, que no harian contradición, quando la comision fuee promovida con aquellas circuntancias, que eran correpondientes, y acceorias al merito,y honor de la Compañia: que fin ellas nunca podria ferles decorofo el admitirlo como Juez Vifitador, allanandoe à perder enteramente los fueros, que fe les te, nian concedidos. Antequera negandofe à tales reprefenta: ciones, y tenaz en llevar adelante fu comision publicó entre los de la Ciudad con alguna inquietud la reolucion, en que etaba de hacer la Vifita fin atender à ningun ref. peto. Ete dictamen mal reflexionado fue batante para inquietar los animos de aquel Vecindario, y para que en poco tiempo fe formalen dos partidos; uno de los que fe inclinaban à la razon de los Padres de la Compañia, y otro

de los que fe oponian à ella, y eran à favor de Antequera,

influyendole cada vez con nuevas fugetiones à llevar adelante fu empeño: y como en los Pueblos una vez perdido el repeto, y pervertidos los oficios, no hay riendas para contenerlos, aquel creciò tanto en el fervor de eta

inquietud, que cundieron fus femillas hata las Poblacio

nes comarcanas; y llenos de encono el uno contra el otro los dos partidos llegaron por fin al extremo, de que convertidos en dos Exercitos enemigos los mimos compatriotas, fe dieron una cruel.batalla, en la qual perecieron muchos de una, y otra parte. Antequera como el principal motor de eta difenion fe prefentò delante de los de fu partido, para animarlos con fu exemplo, y apaciguar à los del otro bando, y reducirlos à fu obediencia, y por

cto no ecrupulizò el provocarlos al combate, pero no

TPart.II. Ddddd que d

queriendo ellos reconocerlo por Juez competente,y determinados à defendere à todo trance, etuvieron prontos para recibirle; y con la buena dipoficion de ambas partes fue inecufable el reencuentro. 225 Antes que llegalen à ete extremo havia llamado à Antequera la Audiencia de Chuqui/aca, que informada de los alborotos, que empezaban a formarfe, y intruidos fus Minitros de los motivos para que celale eta Vifita, havian dipueto, que no e profiguiele hata allanar las dificultades, que en ella fe ofrecian; pero Antequera empeñado ya en llevar adelante fu comision, y prefumiendofe deayrado, fi fe retiraba fin executar la Vifita, reprefentò à la Audiencia, y no quio fobrefeer en la emprea, hata que con las malas refultas de la batalla volviò aquella à depachar fegunda Provifion llamandolo, y ordenandole, que fin detencion fe retiraffe, y que con ningun pretexto lo difiriele. 2 26 Es aún dudofo, i la retirada de Antequera fue voluntaria luego que recibió eta fegunda Proviion, o fi precedió alguna otra circuntancia, que le obligae à hacerlo contra fu voluntad; pero no asi, que el fe prefentô en aquella Audiencia para reponder à los cargos, que fe le fulminaban, de haver fucitado el alboroto, y principalmente al mas grave de que intentaba coronarfe, y hacerfe Soberano del Paraguay , cuya certidumbre quedó fiempre confundida con la variedad de opiniones, y con la diveridad de probanzas, alegatos, y reconvenciones de unos Autos tan abultados, que fu refumen contaba de cinco mil fojas. , 227 Informado el Marques de Ca/el-Fuerte por la Audiencia de Chuqui/aca de lo fucedido en el Paraguay, y

de

de la conducta de Antequera, lo mandó llevar preo à Lima, y lo etuvo en ella por epacio de algunos años interin fe futanciaba la caua; lo qual executado fe pasó noticia al Confejo de Indias, y en fu confequencia fe le depachô orden al Virrey para concluir ete negocio fentenciando à los culpados: asi lo executó luego que la recibió, y hecho Acuerdo determinadamente para ete aunto con quatro Oydores, los dos le condenaron à muerte fin apelacion al Confejo, el uno le concedia la apelacion, que era lo que pretendia Antequera; y el quarto no quio votar con el motivo de que no fe le havia concedido batante tiempo para enterare de los Autos; pero agregandofe el Virrey à los dos votos, quedó determinado el negocio, y condenado Antequera à fer degollado; y Don fo/eph de Mema (que en calidad de fu Alguacil Mayor havia fido de los principales, que hicieron partido à fu favor) fue entenciado en la pena de Garrote.

228. Luego que en Lima fe divulgô la noticia de lo acordado, interpufieron fu valimiento para con el Virrey las primeras peronas de la Ciudad, fuplicandole que concediele à Antequera la apelacion, que pretendia para el Confejo de las Indias, pero fueron inutiles etos ruegos; porque el Virrey les diò à entender, que en lo acordado no cabia gracia alguna, ni dilacion en la execucion de la fentencia; y como es regular, que la opinion del Populaa cho fe incline fiempre à aquella parte, adonde reconoce etarlo lo mas condecorado de la Ciudad, viendolo empleado en la folicitud de que fe revocale la entencia, y al mifmo tiempo fin eperanzas de confeguirlo, dió grandes muetras de fu ¿ , y con de ahogada confianza,

y libertad dexò comprehender la reolucion de fu animo,

Part.II. Ddddd 2. la

la qual no tardo mas en manifetarfe en los femblantes, y Cel prorrumpire en las palabras , que en llegar à la noticia del Virrey. 229 Advertido ete de que fe intentaba al favor del vulgo por algunas peronas, cuyos nombres deben jultamente quedar ocultos en el filencio , llevadas de una indifcreta compasion, levantarfe con los Reos al tiempo de la execucion, y darles libertad, dipuo con figilofa, y madura providencia, que palaen a Lima algunas Tropas de las que regularmente guarnecen la Plaza del Callao, y ordenò à los que debian acompañar los Reos, que al mas leve rumor, que fe intieffe, les dielen muerte, y depues procuralen apaciguar el alboroto. 23 o Llegó el dia determinado para executar la fentencia, que fue el 5. de Julio de 1731. y haviendo facado de la Carcel al primer Reo, que era Donfo/eph de Antequera apenas huvieron llegado con el à la Plaza ya llena de gente vulgar, quando fubiendoe uno al Cadahalo con atrevido defenfado grito por tres veces Perdon, y corre pondió el Populacho: viendo eto los que guardaban al Reo, dipararon fobre él, y con la cafualidad de ir muy inmediatos dos Religiofos Francicos, que le auxiliaban, fue inevitable la degracia de que alcanzandoles las balas, quedalen muertos con el mimo Antequera; entendido por el Virrey el alboroto defde fu Palacio, faliò inmediatamente, y tomando el Cavallo de uno de los Soldados de fu Guardia, fe hizo prefente en la Plaza; y como eto no batafe à contenerlo, porque reducido todo à deforden, no fe ola mas que griteria, y palaban ya à efectos las amenazas del Pueblo, que con Piedras por falta de otras armas, daba batantes pruebas de fu inquietud, mandô el

« AnteriorContinuar »