Imágenes de página
PDF
ePub

el Sur es la mas desconocida en aquellos Mares, y por tan- Cap. VII. to la menos segura en su situacion ; porque no tan solamente faltan observaciones hechas en toda ella , sino es que son muy raros los que la han reconocido: es digna en este particular de nota una grande diferencia entre las Cartas , que han corrido hasta el presente , y los informes , que dàn algunos Pilotos , à quienes la casualidad de los Vientos ha llevado à recalar mas al Sùr de lo que era su destino; y consiste en que aquellas pintan la Costa corriendo Nors te Sùr , quando estos la consideran dirigiendose desde la Isla de Chiloè hasta la de la Campana, que està en 48.8.45.m. con corta diferencia , al Sudoeste quarta al Sùr : cuya diferencia es bastantemente sensible; pues si en la realidad hacen aquellas Tierras elta ultima direccion , deberàn abanzarse al Mar considerablemente.

776 Si el dictamen de los Prácticos , ò Pilotos de aquel Mar no estuviera sostenido mas que de su propio juicio, podria ser de poco momento para persuadirnos à que las Cartas construidas hasta el presente no sicuaban bien esta parte de Costa ; pero hallandose con el exemplares, en que considerandose los Pilotos muy diftantes de la Costa , se han hallado repentinamente barados , y perdidos en ella , es forzoso, quando no condescender totalmente à su sentir, à lo menos dudar de la bondad de tal situacion , y navegar por ella con esta precaucion , para evadirse del peligro, que otros han experimentado. El primero , à quien esto sucediò, fue à un Piloto llamado Diego Gallegos , el qual considerandose muy distante de la Costa barò impensadamente, y se perdið en un Estèro llamado del Purgatorio : y el segundo el Capitan David Cheap Inglès en el año de 1741. Este comandaba

apoyo de dos

una

Cap.VII. una Fragata de Guerra de las que componian la Esquadra

del Vice-Almirante Anson , y haviendo entrado en su conserva à el Mar del Sür, y reconocido la Tierra de Cabo de Vitoria , ò sus inmediatas , se separò con un Temporal, y corriò lo bastante del bordo de afuera ; y volviendo de el de Tierra , quando todavia se creia mas de 80. leguas diftante de ella, se viò barado entre los 46,y 47. grados de Latitud, sin saber donde , ni como ; porque experimento este accidente quando las sombras de la noche le ocultaban los escollos ; pero amaneciendo el dia , los fue descubriendo en tan grande cantidad , que no pudieron averiguar , por donde hizo camino la Embarcacion para entrar, al parage, en que quedò barada ; no hallandose entre la multitud grande de Islas , quc registraban , mas que unos estrechos , y poco profundos Canales, por los quales parecia impossible , que huviesse passado la Fragata sin romperse : ya perdidos, reconocieron con la Lancha todo aquel espacio hasta alguna distancia, y no encontraron en el mas que una cantidad crecida de Islas , y un dilatado Archipielago ; lo qual concuerda con las noticias , que dàn los Pilotos de aquel Mar , y con los informes de los Indios de Chit loè, quienes dàn à este parage el nombre de Archipielago de Chonos; y lo tienen muy conocido con el motivo de ir à él frequentemente à hacer la pesca : con que aunque las Cartas no hagan tampoco mencion de este Archipielago , no se debe dudar ya en la realidad de su existencia.

La falta de este Archipielago, que se nota en las Cartas de aquel Mar , dexa bastantemente convencida la poca , ò ninguna exactitud , que hay en ellas desde la Isla de Chiloè para el Sür, y

el Sür, y dà suficiente motivo para dudar, que la Costa corra Norte Sir , como ellas la pintan. Por

es

777

[ocr errors]

esta razon en la nueva Carta de él, que se dà à luz , y và Cap.VII,
unida à esta Obra , se sicuan las Costas de aquel parage en
las dos disposiciones; esto es Norte Sùr siguiendo a las anti-
guas, y Nordeste Sudoeste con corta diferencia arreglando-
nos al dictamen de Pilotos mas experimentados , à el de
los Indios Chilotes , y à los dos exemplares ya citados.

778 Si el Capitan David Cheap no huviesse reconoci-
'do la Tierra en Cabo de Vitoria , podria atribuìrse la dife-
rencia de las 80. leguas , y algo mas que se consideraba
lexos de la Costa , quando se perdiò, à error de su Punto;
pero no debemos perfuadirnos, que en un intervalo tan
corto como el que média entre el Cabo de Vitoria , y el pa-
rage , donde barò, que solo es con corta diferencia de cin-
co grados y medio , huviesse tenido un error tan conside-
rable, ni atribuìrlo à efecto de algunas Corrientes, que
le llevassen

para el Este ; porque segun queda anotado en el primer Capitulo de este Libro , desde los 45.g. de Latitud hasta los 56,ò 57. se experimenta el curso de las Aguas para

el Sur ; no haviendo razon , por donde pueda concluirse el

que

fuesse ácia el Sueste ; pues corriendo la Costa Norte Sur , no es lo regular que directamente se encaminen las Aguas à dàr contra ella. Aun si esto se quisiesa atribuir desde Cabo de Vitoria, que està en 52.g. 25. m. de Latitud para el Súr , pareceria mas factible, y natural;

lo es el
porque
que las Aguas entren por

el Estrecho de Magallanes , y otros Canales de la Tierra del Fuego , y que por tanto lleven su curso para el Este en ciertos tiempos del año ; pero no teniendose noticia de haverlos en las Costas desde el Cabo de Vitoria para el Norte, no podemos acomodarnos à ello sin hacer fuerza à la razon.

779 Supuesto que aquellas Tierras se abancen al Mar Part.II.

Ppp.

tan.

:

ر.

Cap.VII. tanto quanto parece verosimil

por
lo

que antes queda dicho; y conviniendo en que las Aguas siguen el curso , ò direccion de ellas en los parages, donde no hay canalizos, que les den salida para otra parte , podremos decir, que desde la Isla de Guayteca hasta la de la Campana llevan

aquellas su corriente al Sudoeste ; pero que debiendo desde esta inclinarse la Costa , y Tierras hasta el Cabo de Hornos , al Sueste, y aun algo mas para el Este, hayan de continuar las Aguas tomando la misma direccion , y rumbo.

780 Estas diferencias, y la poca certidumbre de vincularse el acierto en una , ù otra idèa, nos hace preferir el arbitrio de no despreciar ninguna , sicuando la Costa conforme à los dos dictamenes, interin

que

fe

proporciona coyuntura de examinarlo con la exactitud , y prolixidad, que es necessario: debiendose advertir , que la Costa señalada en nuestra nueva Carta con linea seguida , у

sombreada es segun la denotan regularmente todas las Cartas; y la que està marcada con sombra ténue , ò Aoxa , la que representa la figura , que hace la Costa segun los informes , y Derroteros de los Prácticos modernos. 781 Haviendose ofrecido la ocasion de

apuntar

la pérdida de una de las Fragatas , que componian la Esquadra del Vice-Almirante Anson , y teniendo dadas algunas noticias , aunque breves , de los progreffos , que esta Efquadra hizo en el Mar del Súr,

el Mar del Súr , y de su retirada, serìa impropio dexar suspensa la del fin, que tuvo la Tripulacion de esta Fragata del cargo de Mr. David Cheap despues de padecido su naufragio. 782 Haviendo

pues

barado la Embarcacion , passaron con la Lancha à reconocer los Canales, que formaban las Islas , para buscar la Tierra firme , la qual aunque me

tidos en una confusion de Islas , encontraron como desea- Cap. VII. ban ; y visto que no era dable sacar la Fragata por la calidad de la barada , determinò su Capitan fabricar con las piezas , que havia podido aprovechar de ella , y con la Lancha una Embarcacion para transportar la Gente à la Isla de Juan Fernandez, donde tenian orden de juntarse todos en caso de padecer separacion. Para esto se arrancharon en el parage de aquella Costa , que les pareciò mas conmodo , y pusieron en el todo lo que pudieron sacar, tanto de Madera , y Pertrechos, como de Municiones, y Viveres.

783 Empezòse la fabrica de la Embarcacion , y con está las dissensiones entre los Oficiales, y el Capitan , porque aquellos miraban como temeraria la resolucion de querer ir con una Embarcacion tan pequeña à la Isla de Juan Fernandez expuestos à la contingencia de no encontrar en ella la Esquadra , y à los riesgos de la Mar; y assi tenian por mas acertado volverse

por

el Estrecho de Magallanes à la Isla de Santa Cathalina, donde antes havian esta, do. Esta idèa se la dieron a entender al Capitan; pero conociendo , que estaba totalmente apartado de ella , y firme en su primer resolucion , empezaron à avanderizarse contra el, y contra los pocos , que seguian su partido , ganando la voluntad de la Tripulacion con las ponderaciones , que les infundian en el animo, del evidente peligro,à que se exponian de perecer,ò de ser apresados: con que todos à excepcion de 10, ò 12. Hombres mas fieles a su Superior , se declararon por el partido de los Oficiales ; bien que para lograr estos mejor su proyecto, cubrian con el dissimulo

quanto podian su intento.
784 Luego que la Embarcacion estuvo concluida,
Part.II.

Ppp 2

em

« AnteriorContinuar »