Imágenes de página
PDF
ePub

Cap. II. Corrientes , y entre unos , y otros fueron las diferencias

tan sensibles como se ha visto. Esto provino de la misma incertidumbre de los Derroreros, que cada uno tenia; porque haviendo experimentado los unos mas violencia en las Aguas , que los otros, los que siguieron a aquellos, hicieron mayor la equacion , que los que se atuvieron à estos ultimos, y assi no pudo haver conformidad en los Puntos. Siendo pues como se ha dicho tanca la incercidumbre de las corrientes, y variando igualmente los Diarios de estos viages en su cantidad, no hay mayor seguridad (iguiendo à unos , que à otros ; ni menos desacierto seria el arrimarlos todos , que el servirse con ciega confianza de aquel, que se tiene por mejor. Por esta razon siempre son, no solamente buenos , sino importantes , y necessarias fus noticias, para que el que hiciere aquella Navegacion no ignore el curso, que en ocasiones se experimenta , y este advertido de la variedad, que hay en el.

654 Contribuye à la poca seguridad del conocimien to verdadero de estas Corrientes el haver sido aquella Navegacion poco frequentada , y menos que por todas las Naciones Maritimas , por la nuestra ; pues aunque por los años de 1716. de este liglo passaron muchos Navios Fran ceses à aquellos Mares , no fueron bastantes todos sus viages para determinar este punto , y establecer los tiempos, en que las Corrientes son mas vivas; los en que corren con mayor lentitud , y à correspondencia de esto arreglarlas segun las Alturas, por donde se hace la Derrota para mon tar aquel Cabo ; lo qual pende unicamente de la grande experiencia , y repeticion de viages, que son los que enteramente deciden esta dificultad: por esto mismo conviene, que los que lo executan , no hagan correccion à las

Cors

, que

Corrientes en su Derrota , porque llevando arreglada à la Cap. II. verdadera medida la Corredera , como lo iba la nuestra à los 47. pies, y examinadas las ampolletas del medio minuto , serà corto el yerro, que tendrá toda la Derrota por razon del cálculo, y à una pequeña diferencia se conocerà la cantidad, se ha navegado insensiblemente por el efecto de las Corrientes , sacandolo de la diferencia, que se hallare al tiempo de aterrar , la qual serà un passo adelantado para su conocimiento.

655 Ya que no es possible determinar por ahora, ni la cantidad de las Corrientes , ni los tiempos de ellas ; podrèmos à lo menos dàr por segura una de sus circunstancias; y es que siempre que se experimentan , son para el Este , y no hay exemplar de haver sucedido lo contrario en ninguna ocasion ; esto es que se dirijan para del Oeste ; à menos que se vaya muy cerca de Tierra ; porque en su inmediacion hace el Mar varias rebesas ; y componiendose la Tierra del Fuego de muchas Islas , man otros tantos Canales , sucede que segun su disposicion , y positura llevan el curso las Aguas, y à pequeñas distancias se vèn encontradas sus Corrientes.

656 En el Viage , que hizo Don Forge Juan , y se insercarà despues se vè , que haviendo hecho la travesia del Cabo à

diferencia muy poca

la misma Latitud, que

por nosotros, aunque un mes posterior , no solo experimento otros tiempos , y Vientos ; sino que no hallò Corrientes algunas ; cuya annotacion confirma lo mismo, que se ha dicho en este particular.

657. Aunque los Vientos, que alli reynan , sean por lo regular Oestes , Sudoestes , y de aquellas partes , suele

fu

la parte

que for

Cap. II. suceder tal vez, que vienten de la del Este ; y assi lo

experimentamos desde los 57.g. hasta los 58, y despues volviendo à menor Latitud en tres ò

quatro dias ; pero no por esto dexa de ser raro : por lo que los Navios , que

in
tentassen passar al Mar del Sùr , se han de atener à los No-
roestes , Oes-Noroestes, y à los otros intermedios hasta el
Sudoeste, que son en todas sazones alli los Generales : à los
primeros sirviendose de su oportunidad para tomar la Al.
tura necessaria , que siempre es preciso sea de los 60. gra-
dos para arriba , à fin de que en virando de bordo con el
Viento Sudoeste , haya Mar suficiente, donde llevarlo , sin
la contingencia de que por escasear el Viento , sea preciso
al cabo de algunos dias tener que volver à aumentar la Al-
tura disminuida : faena poco , ò nada agradable

por
lo

pe.
noso en todos tiempos de aquella Navegacion , assi à cau-
sa de los Temporales , que son comunes , quanto de las
Mares , con que hay que batallar

, y de lo rígido del Clima; pues ya se ha visto , que en lo mas fuerte del Verano todo era Nieve , y Granizo , y à correspondencia el frio: y aunque quando estuvimos en los 57, y 58. grados huvo dias, en que la Mar estuvo bonancible , nunca faltò la Mar de leva del Sudoeste, y Oeste, muy gruessa , y levantada , lo que era de bastante incomodidad para la Gente, y de trabajo para las Fragatas : assi aunque no viente con excesso, siempre se alborota el Mar mucho , rompe con elevadas olas , y se acrecienta el desasossiego de la Embar

, cacion , tal vez lidiando con dos , ò tres Mares distintas.

658 Desde nuestra salida de la Concepcion hasta el dia 17. de Febrero , que nos hallamos en 45.g. 17. m. de Las titud , convino siempre à unas diferencias muy cortas, ya en defecto , ò por excesso la Latitud concluida por la Der

[ocr errors][merged small]

ro

IS

Ò 4.

rota con la observada ; pero desde este dia en adelante fue Cap. II, siempre mayor esta ultima , que la primera , como se verà por la série de las siguientes. Desde el dia al 17. la Latitud observada excediò à la de la Derrota en 18. minutos: del 17. al 20. en 32. minutos : del 20. al 23. en 371: del 23. al 27. en 33. minutos : del 27. al 2. de Marzo en 43. minutos: del 2. de Marzo al 6. en 201: entonces me confideraba al Oriente de la Concepcion 12.g. 6. m, y era la La-titud 56.8. 44. m: desde este parage volvieron à concordar con una pequeña diferencia , en la qual unas veces era mayor la Latitud observada , que la de la Derrota , y otras menor; pues del dia 6. al 7. de Marzo huvo 47. minutos, y à este respeto sin exceder de s. à 6. al cabo de 3, dias , que se passaban sin observar. Assi parece sin duda, que

desde aquella Altura de 45.4. y 17. m. empezaron à correr las Aguas para el Sir ; y como despues que falcò la Tierra , à quien seguian, se dirigieron al Este , no cra facil , ni aun possible el poderlas conocer ; pero parece,no puede caber dificultad en que las huvo, y que fueron violentas en esta ocasion , porque todas aquellas Aguas , que corrian

para el Sùr , era natural , que se encaminassen al Efte , luego que no hallaron Tierras , que se lo embarazassen , y mas propio esto que no el que tomassen curso ácia la parte del Oeste , que era por

del Oeste , que era por donde ventaba. 659 El dia

30.

de Marzo estando en 34. g. 27. m. de Latitud Austràl , y por mi congetura al Oriente del Meridiano de la Concepcion 32.8. 47. m. se volvieron à experimentar Corrientes, que segun toda apariencia se inclinaban al Sueste ; porque siempre excedian las Latitudes observadas à las que se concluìan por la Derrota en 10, y 11. minutos

desde el dia 21. de Abril, que estuviPart.II.

Ff

diariamente, pero

mos

Cap.II, mos en 25.9. 9.m. de Laticud , y al Oriente de la Concep

cion por mi cálculo 36.g. 15. m. volvieron à estàr acordes, y assi permanecieron hasta que llegamos à la Isla de Fernando de Noroña.

660 El conocimiento de las Variaciones , como ya se apuncò, nos diò à entender desde que estabamos en el Meridiano de Cabo de Hornos , que las Aguas llevaban à las Fragatas para el Este, por la diferencia , que se encontraba entre las que se observaban , y las que señalaban los Derroteros de otros viages correspondientes al sitio , donde nos congecurabamos; y estas mismas pueden servir de govierno para los que hicieren aquel viage : pero como no podrian ser tan utiles , si las diesse arregladas à la Longitud concluida por mi cálculo de la Derrota , por no ser la vera dadera , en que se hacia la observacion, las he corregido en el modo , que explicare.

661 Assegurado ya por lo que antes queda dicho sobre las Corrientes, que desde los 45.g. de Laticud Austral empezaron a hacer efecto, y que hasta la Altura de 56. à 57. grados llevaron su curso para el Sueste ; que desde esta continuaron directamente al Oeste, halta que estuvieron las Embarcaciones en 34. g. 27. m. de Latitud , y al Orien, te de la Concepcion 32.8. 47. m; y que desde este parage volvieron al Suefte , y se mantuvieron assi hasta los 25.8. 9. m. de Latitud , en que me hallaba en 36.g. 15.m. mas Oriental que la Concepcion , desde cuyo sitio no huvo algunas ; serà necessario distribuir los 12.g. 369.m, que al fin del viage estuvo mas Oriental la Fragata , que mi Punto en todas las Derrotas diarias con la proporcion , que corresponde desde que se empezaron à conocer hasta que cessaron , atendiendo tambien à su cantidad en aquellos para

ges,

« AnteriorContinuar »