Apuntes para la historia de las letras y de la instruccion publica de la isla de Cuba, Volúmenes 1-3

Portada
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 145 - Reglamento | para las milicias | de infantería y caballería | de la | Isla de Cuba...
Página 148 - tanto mando a mi gobernador y capitán general "de la Isla de Cuba, y ciudad de San Cristóbal "de la Habana...
Página 166 - Teología, conocerían la configuración del cuerpo humano para saber curar con tino y circunspección sus enfermedades, y los mismos maestros no lamentarían la triste necesidad de condenar tal vez sus propios juicios y explicar contra lo mismo que sienten. ¿Qué recurso le queda...
Página 166 - Esto no es paradoja; es una verdad clara y luminosa como el sol en la mitad del día. Mas, confieso simultáneamente que los maestros carecen de responsabilidad sobre este particular, porque ellos no tienen otro arbitrio ni acción que ejecutar y obedecer. Me atrevo a...
Página 80 - El torbellino revolucionario me ha hecho recorrer en poco tiempo una vasta carrera, y con más o menos fortuna he sido abogado, soldado, viajero, profesor de lenguas, diplomático, periodista, magistrado, historiador y poeta a los veinticinco años.
Página 52 - Y si en tan severo mal De mi destino fatal, Quiero a muerte condenarme, Por no llegar a ausentarme De vuestra luz celestial. No me da el morir temores, Que ya lo que es morir sé, Porque ha muchos días, que Me tenéis muerto de amores. Testigos son estas flores Y estas cristalinas fuentes De mis suspiros ardientes; Pues de mi llanto el caudal Suele aumentar el cristal De sus líquidas corrientes.
Página 168 - Su filosofía prevalece en nuestras aulas venerando al Estagirita por único intérprete de la naturaleza. Galeno es todavía el corifeo de aquella ciencia, cuyo sistema ha sido trastornado muchas veces en el último siglo por los descubrimientos de la química, de la botánica y anatomía.
Página 80 - Su cuerpo envuelve del sepulcro el velo, pero le hacen la ciencia, la poesía y la pura virtud que en su alma ardía, inmortal en la tierra y en el cielo ». Pero la desgracia le perseguía aún después de muerto : ni siquiera sus cenizas hallaron reposo.
Página 97 - Estos cuerpos llaman hacia sus operaciones la expectación general, y todos corren a alistarse en ellos. El clero, atraído por la analogía de su objeto con el de su ministerio benéfico y piadoso; la magistratura, despojada por algunos instantes...
Página 187 - Justiniauo en breves palabras, diciendo que es la ciencia del derecho, ó el conocimiento de las cosas divinas y humanas, y la ciencia de lo justo y de lo injusto...

Información bibliográfica