Los españoles en América: episodios histórico-novelescos. Un hidalgo conquistador

Portada
La Luz, 1907 - 298 páginas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 74 - Tala vera, año de 1493, asi : «de los toros sentí lo que vos decís, » aunque no alcancé tanto; mas luego allí propuse con toda «determinación de nunca verlos en toda mi vida, ni ser en «que se corran; y no digo defenderlos (esto es , prohibir• los), porque esto no era para mí á solas.
Página 68 - Océanas, y del viaje que agora, con el ayuda de Dios, ha de hacer por ellas en servicio de vuestras Altezas, son las que siguen: «Primeramente: que vuestras Altezas, como señores que son de las dichas mares océanas...
Página 69 - ... y fará: que si por la preeminencia de su oficio de Almirante le pertenecerá cognoscer de tal pleito? plega á vuestras Altezas que él ó su Teniente , y no otro Juez, cognosca del tal pleito, é así lo provean dende agora.
Página 68 - Henriquez vuestro Almirante mayor de Castilla é los otros predecesores en el dicho oficio lo tenían en sus distritos.
Página 57 - Cuando la tierra da hierba y los árboles dan flores; cuando aves hacen nidos y cantan los ruiseñores; cuando en la mar sosegada entran los navegadores, cuando los lirios y rosas nos dan los buenos olores ; y cuando toda la gente, ocupados de calores, van aliviando la ropa y buscando los frescores; do son las mejores horas las noches y los albores, en este tiempo que digo comenzaron mis amores de una dama que yo vi, dama de tantos primores : de cuantos es conoscida, de tantos tiene loores.
Página 297 - Suma de geografía que trata de todas las partes y provincias del mundo', en especial de las Indias.
Página 81 - ... las entrañas, sintiendo aquel pungimiento que la carne suele dar al espíritu. Pero después que la razón usando de su oficio nos fizo pensar cómo en esa angostura de templo, gozas de la anchura de paraíso, estonces nos esforzamos a vencer la tentación de la carne, e gozamos de la clara victoria que suele gozar el ánima.
Página 69 - Almirantazgo, que dende agora vuestras Altezas facen merced al dicho D. Cristóbal y quieren que haya y lleve para sí la decena parte de todo ello, quitadas las costas todas que se ficieren en ello.
Página 68 - Las cosas suplicadas é que vuestras Altezas dan y otorgan á D. Cristóbal Colon, en alguna satisfacción de lo que ha de descubrir en la mares Océanas, y del viaje que agora, con el ayuda de Dios, ha de hacer por ellas en servicio de vuestras Altezas, son las que siguen...
Página 294 - Debió hacer buen negocio, puesto que entregó al Tesorero general Martienza el 5.° de la corona que constaba de 50,000 maravedís, por lo cual obtuvo como recompensa una pensión de una suma igual á la que...

Información bibliográfica