Historia de la conquista de Mexico, poblacion, y progressos de la America septentrional, conocida por el nombre de Nueva España, Volumen 2

Portada
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 92 - Motezuma con esta noticia temerosos de su rigor, librando en ella su disculpa; pero le hicieron tanto asombro las amenazas de aquel dios infortunado y calamitoso, que se detuvo un rato sin responder, como quien...
Página 143 - ... los tres lados pendientes, y en el otro labrada la escalera : edificio suntuoso y de buenas medidas , tan alto que tenia ciento y veinte gradas la escalera , y tan corpulento que terminaba en un plano de cuarenta pies en...
Página 481 - Corrieron despavoridos á guarecerse de los bosques y maizales : cubriéronse de tropas amedrentadas los montes vecinos , y en breve rato quedó por los españoles la campaña. Siguióse la victoria con todo el rigor de la guerra , y se hizo sangriento destrozo en los fugitivos. Importaba deshacerlos para que no se volviesen á juntar ; y mandaba la irritación lo que aconsejaba la conveniencia.
Página 75 - Pero nada bastó para desalojar al enemigo hasta que se abrevió el asalto por el camino que abrió la artillería ; y se observó dignamente que solo uno de tantos como fueron deshechos en este adoratorio se rindió voluntariamente á la merced de los españoles , ; notable seña de su obstinación!
Página 451 - ... de las aguas , y se pudo esguazar fácilmente lo que restaba del lago. Teniéndose á dicha particular, que los enemigos, de tanta gente como les sobraba , no hubiesen echado alguna de la otra parte ; porque fuera entrar en nueva y mas peligrosa disputa los que iban saliendo á la ribera, fatigados y heridos, con el agua sobre la cintura; pero no cupo en su advertencia esta prevencion, ni al parecer, descubrieron la marcha....
Página 138 - Había hileras de plateros, donde se vendían joyas y cadenas extraordinarias, diversas hechuras de animales, y vasos de oro y plata, labrados con tanto primor, que algunos de ellos dieron que discurrir á nuestros artífices, particularmente...
Página 137 - Los edificios públicos y casas de los nobles, de que se componía la mayor parte de la ciudad , eran de piedra y bien fabricadas ; las que ocupaba la gente popular humildes y desiguales ; pero unas y otras en tal disposición, que hacían lugar á diferentes plazas de terraplén donde tenían sus mercados.
Página 453 - Alvarado, que debió la vida poco menos que a un milagro de su espíritu y su actividad, porque hallándose combatido por todas partes, muerto el caballo y con uno de los canales por la frente...
Página 140 - ... exceso que necesitaban de castigo. Admiraron justamente nuestros españoles la primera vista de este mercado por su abundancia, por su variedad, y por el orden y concierto con que estaba puesta en razón aquella muchedumbre...

Información bibliográfica