Ensayo histórico-apologético de la literatura española, contra las opiniones preocupadas de algunos escritores modernos italianos (Respuesta a los cargos recopilados por el señor abate Tiraboschi en su carta al señor abate N.N.) tr. del ital. por J. Amar, y Borbón, Volúmenes 5-7

Portada
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 291 - Trajano, ante quien muda se postró la tierra que ve del sol la cuna y la que baña el mar, también vencido, gaditano. Aquí de Elio Adriano, de Teodosio divino, de Silio peregrino, rodaron de marfil y oro las cunas.
Página 211 - Cual suele el ruiseñor con triste canto quejarse, entre las hojas escondido, del duro labrador, que cautamente le despojó su caro y dulce nido de los tiernos hijuelos entretanto que del amado ramo estaba ausente...
Página 235 - De do manan las fuentes; quién ceba, y quién bastece de los ríos las perpetuas corrientes; de los helados fríos veré las causas, y de los estíos. Las soberanas aguas del aire en la región...
Página 209 - Corrientes aguas, puras, cristalinas; Árboles que os estáis mirando en ellas, Verde prado de fresca sombra lleno, Aves que aquí sembráis vuestras querellas, Hiedra que por los árboles caminas, Torciendo el paso por su verde seno; Yo me vi tan ajeno Del grave mal que siento, Que de puro contento Con vuestra soledad me recreaba, Donde con dulce sueño reposaba, O con el pensamiento discurría Por donde no hallaba Sino memorias llenas de alegría...
Página 211 - ... mundo cubre, de do viene el temor que nos espanta y la medrosa forma en que se ofrece aquella que la noche nos encubre hasta que el sol descubre su luz pura y hermosa, tal es la tenebrosa noche de tu partir, en que he quedado de sombra y de temor atormentado, 320 hasta que muerte el tiempo determine que a ver el deseado sol de tu clara vista...
Página 271 - Desta suerte el amor canta en el nido; Mas luego que los zelos que recela Le tiran flechas de temor, de olvido, Huye , teme , sospecha , inquiere , cela, Y hasta que ve que el cazador es ido, De pensamiento en pensamiento vuela.
Página 234 - Allí, a mi vida junto, En luz resplandeciente convertido, Veré distinto y junto Lo que es y lo que ha sido, Y su principio propio y escondido.
Página 209 - ¡Oh tela delicada, antes de tiempo dada a los agudos filos de la muerte! Mas convenible fuera aquesta suerte a los cansados años de mi vida, que es más que el hierro fuerte, pues no la ha quebrantado tu partida.
Página 214 - Cerca del Tajo en soledad amena, de verdes sauces hay una espesura, toda de hiedra revestida y llena, que por el tronco va hasta el altura, y así la teje arriba y encadena, que el sol no halla paso a la verdura; el agua baña el prado con sonido alegrando la vista y el oído.
Página 234 - Cuándo será que pueda libre de esta prisión volar al cielo, Felipe, y en la rueda que huye más del suelo, contemplar la verdad pura sin velo...

Información bibliográfica