Historia del levantamiento, guerra y revolución de España, Volumen 3

Portada
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Índice


Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 375 - Por tanto mandamos á todos los tribunales, justicias, jefes, gobernadores y demás autoridades, así civiles como militares y eclesiásticas, de cualquiera clase y dignidad, que guarden y hagan guardar, cumplir y ejecutar la presente ley en todas sus partes. Tendréislo entendido para su cumplimiento, y dispondréis se imprima, publique y circule.
Página 404 - Constitución y tales decretos nulos y de ningún valor ni efecto, ahora ni en tiempo alguno, como si no hubiesen pasado jamás tales actos y Se quitasen de en medio del tiempo y sin obligación en mis pueblos y subditos de cualquier clase y condición a cumplirlos ni guardarlos.
Página 394 - No se permitirá que acompañen al rey, ni en su servicio, ni en manera alguna aquellos españoles que hubiesen obtenido de Napoleón , ó de su hermano José, empleo, pensión ó condecoración de cualquiera clase que sea , ni los que hayan seguido á los franceses en su retirada.
Página 60 - Todos los españoles tienen libertad de escribir, imprimir y publicar sus ideas políticas sin necesidad de licencia, revisión o aprobación alguna anterior a la publicación, bajo las restricciones y responsabilidad que establezcan las leyes.
Página 374 - Reyno nombrada por las Cortes generales y extraordinarias, á todos los que las presentes vieren y entendieren, sabed: Que las Cortes han decretado lo siguiente...
Página 199 - En los casos en que vacare la corona, siendo el Príncipe de Asturias menor de edad, hasta que se junten las Cortes extraordinarias, si no se hallaren reunidas las ordinarias, la Regencia provisional se compondrá de la Reina madre, si la hubiere, de dos diputados de la...
Página 41 - La religión de la nación española es y será perpetuamente la católica, apostólica, romana, única verdadera. La nación la protege por leyes sabias y justas, y prohibe el ejercicio de cualquier otra.
Página 265 - Robos , violencia, muertes, horrores sin cuento sucediéronse фсоп presteza y atropelladamente. Ni la ancianidad decrépita , ni la tierna infancia pudieron preservarse de la licencia y desenfreno de la soldadesca , que furiosa forzaba á las hijas en el regazo de las madres , á las madres en los brazos de los maridos , y á las mugeres todas por do quiera. ¡Qué deshonra y atrocidad!
Página 390 - Todos los españoles adictos al rey José, que le han servido en los empleos civiles ó militares , y que le han seguido , volverán á los honores, derechos y prerogatives de que gozaban : todos los bienes de que hayan sido privados les serán restituidos.
Página 181 - ... que de antiguo se acostumbraba en los otros »tribunales. Demás desto les parecía cosa nueva que seme»jantes pecados se castigasen con pena de muerte, y lo más »grave, que por aquellas pesquisas secretas les quitaban la »libertad de oir y hablar entre sí, por tener en las ciudades, » pueblos y aldeas personas á propósito para dar aviso de lo » que pasaba : cosa que algunos tenían en figura de una ser»vidumbre gravísima y á par de muerte.

Información bibliográfica