Museo cómico ó Tesoro de los chistes: colección, almacen, depósito, ó lo que ustedes quieran de ... cuanto se pueda inventar para hacer reir, Volumen 2

Portada
Miguel Guijarro (Madrid)
Libr. de Miguel Guijarro
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 37 - Un soneto me manda hacer Violante, que en mi vida me he visto en tal aprieto; catorce versos dicen que es soneto, burla burlando van los tres delante. Yo pensé que no hallara consonante y estoy a la mitad de otro cuarteto, mas si me veo en el primer terceto no hay cosa en los cuartetos que me espante. Por el primer terceto voy entrando, y aun parece que entré con pie derecho, pues fin con este verso le voy dando.
Página 518 - ... más de culpar, aunque cualquiera mal haga: la que peca por la paga, o el que paga por pecar? Pues ¿para qué os espantáis de la culpa que tenéis? Queredlas cual las hacéis o hacedlas cual las buscáis. Dejad de solicitar, y después, con más razón, acusaréis la afición de la que os fuere a rogar. Bien con muchas armas fundo que lidia vuestra arrogancia, pues en promesa e instancia juntáis diablo, carne y mundo.
Página 482 - Dos maravedís de luna alumbraban a la tierra; que, por ser yo el que nacía, no quiso que un cuarto fuera. »Nací tarde, porque el sol tuvo de verme vergüenza, en una noche templada entre clara y entre yema. »Un miércoles con un martes tuvieron grande revuelta, sobre que ninguno quiso que en sus términos naciera.
Página 482 - Nací debajo de Libra, tan inclinado a las pesas, que todo mi amor le fundo en las madres vendederas. »Dióme el León su cuartana, dióme el Escorpión su lengua, Virgo, el deseo de hallarle, y el Carnero su paciencia.
Página 567 - Donde el sacro Betis baña con manso curso la tierra, que entre sus muros encierra toda la gloria de España, reside Inés la graciosa, la del dorado cabello ; pero a mí, ¿qué me va en ello?
Página 464 - Si a un padre un hijo querido a la guerra se le va, para el camino le da un Don y un buen apellido.
Página 37 - ... aprieto : catorce versos dicen que es soneto; burla burlando van los tres delante. Yo pensé que no hallara consonante, y estoy a la mitad de otro cuarteto; mas si me veo en el primer terceto, no hay cosa en los cuartetos que me espante. Por el primer terceto voy entrando, y aun parece que entré con pie derecho, pues fin con este verso le voy dando.
Página 536 - ¿De qué suerte?» Dijo el notario: «De suerte que os he comprado la carga así como estaba, y no podéis quitar el azada».
Página 556 - Cautivó un moro á un gangoso: Y él, bien ó mal, como pudo, Se fingió en la nave mudo, Por no hacer dificultoso Su rescate: de manera Que cuando el moro le vio Defectuoso, le dio Muy barato. Estando fuera Del bajel, «Moro, decía, No soy mudo: hablar no ignoro.
Página 603 - ¿Qué, señores? Que si no me los comiese, que me saquéis esta primera muela» ; el cual señaló la que le dolía. Contentos, el villano empezó de jugar de diente la hambre que tenía, muy a sabor. Ya que estuvo harto paró y dijo : "Yo he perdido, señores».

Información bibliográfica