La música como discurso sonoro: hacia una nueva comprensión de la música

Portada
Acantilado, 2006 - 344 páginas
Nikolaus Harnoncourt ha sido capaz de añadir a su impresionante trayectoria como intérprete y director, un no menos denso e influyente repertorio de escritos y análisis sobre lo que podríamos denominar la «filosofía de la música antigua». Publicado originalmente en 1984, la presente colección de ensayos recoge algunas de las más jugosas contribuciones de Harnoncourt al pensamiento musical de nuestro tiempo. Considerado por muchos como el auténtico «credo» de una de las voces más autorizadas de la interpretación musical histórica, los textos aquí reunidos son una excelente compilación de treinta años de experiencia y reflexión en favor de una mejor comprensión de la música antigua, y muy particularmente la barroca. Una música que nos habla desde un código que el intérprete y el oyente de nuestro tiempo debe conocer para comprender cabalmente el «discurso sonoro» de cada época.

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

Reseña de usuario - Marcar como inadecuado

- Si desapareciese la música histórica de los auditorios y dejáramos sólo la música contemporánea, estos cerrarían pronto, al contrario de los pasado en siglos anteriores.
- El arte refleja la
realidad del momento, no tiene que ser bello, tiene que molestar. Actualmente nos negamos a ello, y buscamos lo "bello" en la música histórica, una búsqueda de una música "aplanada", por nuestro anhelo de encontrar lo bello que buscamos, usándo la música como un adorno; un desplazamiento de la música de lo conmovedor a lo bonito. Este cambio se produce con la Revolución francesa, porque fue el primero en buscar hacer de la Música algo útil a las nuevas ideas políticas. Cualquiera puede escuchar la música para comprenderla y juzgarla sin aprenderla.
- El arte ya no está involucrado en nuestras vidas. Cuanto más ahondemos y profundicemos en Monteverdi, Bach o Mozar más podremos comprender lo que es la música de nuestro tiempo, es nuestra cultura y la continúa.
Dos actividades muy importantes a desarrollar:
1- Los músicos tienen que ser formados con métodos nuevos que los conecten con la música como lenguaje, no como actualmente se hace que es sólo la técnica para hacer música
2- La música debe ser reconsiderada de nuevo en la educación general al puesto que le corresponde.
Sobre la interpreción de la música histórica
- Hay dos formas completamente diferentes, una que la traslada al presente (Fürtwangler o Stokowsky con su ideal postromántico), otra que trata de verla con los ojos del tiempo en que fue creada.
- La última época musicalmente creativa viva fue el posromanticismo, con Bruckner, Brahms, Tchaikovsky y Richard Strauss, entre otors, era todavía la más viva expresión de su tiempo.
- La idea del compositor al crear una obra. Los únicos puntos de referencia son las indicaciones para la interpretación, la instrumentación y lo smuchos usos de la práctica interpretativa que constantemente han ido cambiando y cuyo conocimiento el compositor presuponía en los intérpretes. Así surgen esas conocidas interpretaciones musicológicas que desde el punto de vista histórico son a menudo impecables, pero que carecen de vida. Los conocimientos musicológicos no deben ser un fin en si mismo, es preferible una ejecución musicalmente viva aunque sea históricamente errónea.
- La idea de una evolución hacia una forma ideal está arraigada en la actualidad sobre la práctica musical, desdeñando los pasos intermedios. Pero la idea de un progreso entre la música de Brahms, Mozart o Josquin no se sostiene. La música como cualquier arte está ligada a su tiempo, sólo podemos atisbar el espíritu de la expresión. Como ejemplo, la notación, no fue matemáticamente exacta hasta mitad del XIX, y el músico actual la toca exactamente como está en la partitura. También el tipo de instrumentos, el timbre...
- La música popular con cierta unidad con la cultura del pueblo, pero actualmente designada como "usos y costumbres" con lo que es un objeto de museo.
- La música ligera, vemos las funciones anteriores de la música: la influencia corporal sobre el oyente, la unidad entre poesía y canto, la unidad entre oyente e intérprete, entre la música y su época, puesto que nunca tiene más de 5 o 10 años, forma parte del presente. Es un componente fundamental de la vida.
- La música seria, no la hay actualmente que desempeñe algún papel en la vida cultural. Dividida ya entre moderna y clásica.
El aislamiento del arte y la música del público no es culpa ni de aquellas ni de éste, es por la situación espiritual de la época. No hay que "curar" a la música, si no cambiar el presente.
Según Brahms, un intérprete tenía que pasar tanto tiempo practicando como leyendo. Esto es así si queremos tocar música de cuatro siglos atrás. También el oyente tiene que estar cultivado. Desde la Revolución Francesa se ha perseguido que la música sea igual de inteligible para el culto como para el no culto, buscando la simplicidad y
 

Sobre el autor (2006)

Nikolaus Harnoncourt (Berlín, 1929) ha sido uno de los pioneros de la interpretación musical con criterios históricos. De nacionalidad austríaca e hijo de familia aristocrática, se formó musicalmente en Viena. El año 1952 ingresó en la Orquesta Sinfónica de Viena como violonchelista. Un año más tarde fundó el Concentus Musicus Wien. La recuperación de las óperas de Monteverdi, las novedosas producciones de las de las de Mozart o la primera grabación del ciclo completo de las cantatas de Bach (en colaboración con Gustav Leonhardt) son hitos importantes de su trayectoria artística. Su actividad se ha centrado cada vez más en la dirección orquestal, en un constante afán por descubrir nuevas perspectivas del gran repertorio sinfónico.

Información bibliográfica