Imágenes de página
PDF
ePub
[ocr errors]

ADVERTENCIA.

Al dar principio á la publicacion de esle manuscrito ya anunciamos que sus últimas hojas estaban bastante deterioradas, lo cual nos obligaria á dejar de imprimir algunas; con efecto cortamos en et folio 2a7 del códice, el cual acaba en el 265.

Por fortuna estas nueve hojas no son, ni con mucho, las que mas interés ofrecen, pues se reducen á contar la llegada del padre Ponce, en veinte y nueve de Octubre de mil quinientos ochenta y ocho, á San Lúcar de Barrameda, cuatro años y cuatro meses despues de su salida, y su entrevista con el padre Ministro general de la orden en Alcalá de Henares, de donde pasó á morará Totedo, juntamente con su secretario fray Antonio de Cibdadreal.

Los puntos suspensivos de que hacemos uso varias veces desde la p»gina 53o de este lomo, cuando no pasan de cinco, como en aquella sucede, indican faltar dos. tres, ó á lo mas cuatro palabras del original, cuando son mas, como en la página 545 la falla es de algunos renglones cuyo número se expresa por nota.

CONTINUA LA RELACION

DE LAS COSAS QUE SUCED1ERON

AL PADRE

FRAY ALONSO PONCE

EN LAS PROVlNCIAS DE LA NIEVA ESPAÑA.

De unos despachos que recibió el padre Comisario general, de España, y como prosiguió su visita hasta Tarecuato.

Estando el padre Comisario general en Cintzuntza recibió un pliego de cartas que le vino de España, en la flota que poco antes habia llegado, en el cual le vino una patente del padre fray Gerónimo de Guzman, Comisario general de todas las Indias, en que revocaba las licencias que tenia dadas á frailes destas partes para ir a España, mandando que no las cumpliesen sin comunicarlas primero con el padre Comisario, á cuya disposicion dejaba su cumplimiento; y con esta patente le vino otra del mesmo, en que declaraba el breve cerca de recurrir los frailes á tribunales fuera de la orden, diciendo in

Tomo LV11I. 1

currii- en las penas en el breve contenidas los que, directe ó indirecte, por si ó por tercera persona, acudieren á los dichos tribunales; y desde alli, de Cintzuntza, escribió á los prelados de la orden, avisando lo qué de nuevo pasaba en la provincia del Saneto Evangelio, y pidiendo pusiesen en todo remedio, y luego prosiguió su visita, como agora se dirá.

Domingo nueve de Noviembre salió de Cintzuntza el padre Comisario ya de dia, con una mala y espesa niebla, y caminando por junto á la laguna sobredicha, y pasado un riachuelo y unas casas y milperias, y andada legua y media llegó á un bonito pueblo de los mesmos indios y Obispado, visita de clérigos, llamado Santa Fé. Pasó de largo, y andada otra legua y media de camino pedregoso, en partes orilla de la mesma laguna, llegó á decir misa al pueblo y convento de San Ilierónimo Purenchequaro, en el cual fué muy solemnemente rccebido, con mucha música de trompetas y chirimias, y muchos indios a caballo y tres ó cuatro danzas, en una de las «uales salió un indio en figura de la muerte, y con él otro en figura y trage de negro, diciendo muchas gracias, asi á los frailes como á los indios y ¿ le mesma muerte, con la cual fué un rato jugando al quince, con unos naipes viejos, y cuando no jugaba tañia una guitarra y decia donaires, hablando como negro • bozal. Tenian hechas los de San Ilierónimo muchas ramadas, y en una dellas estaba un indio viejo que representaba á San Pedro, con unas grandes llaves en la mano, y en la otra una red grande levantada en alto, en la cual habia asidos algunos peces; en otra ramada estaban San Pedro y San Andrés, el San Pedro con otras llaves y el San Andrés con otra red, la cual tendió al tiem

« AnteriorContinuar »