Imágenes de página
PDF
ePub

cañada. El convento, cuya vocacion es de San Juan Baptista, se iba haciendo de adobes, cubierto de terrados, y llevaba buen edificio, tiene una bonita huerta y moraban en él dos religiosos; visitólos el padre Comisario, y detúvose allí hasta el miércoles siguiente. Acudieron en este tiempo los indios con sus presentes de fruta y pan de Castilla, no solo los principales y mercaderes, pero tambien los maceuales (que son la gente comun) y las viejas y las mochachas de la doctrina.

Junto á unas visitas de aquel convento hay una sierra muy grande de piedra iman muy fina, y muchos veneros de piedras blancas y coloradas transparentes de diferentes visos y maneras; hay tambien por allí unos llanos de agua de oro, el cual, aunque se halla en polvo no se beneficia, como tampoco se benefician las piedras transparentes sobredichas; tambien se da en aquello de Tuchpan y Colima mucha tecamachaca y otra resina que llaman los mexicanos xuchicopale, muy medicinal y olorosa.

De como el padre Comisario acabó de visitar los conventos de la parle de Xalisco y dio vuelta á Guadalajara de la provincia de Aralos.

Jueves veintiseis de Febrero salió el padre Comisario general de Tuchpan muy de madrugada, y pasadas tres barrancas, y otros tantos arroyos, por cada una el suyo, y despues un rio y otro arroyo, subió ya de dia una cuesta algo empinada, luego entró en un valle, e:i

Tomo LVffl. 8

el cual pasó otros dos arroyos y otra vez el rio sobredicho, y finalmente, andadas tres leguas largas, llegó al pueblo y convento de Tamatzula fundado junto al mesmo rio, donde fué recebido de los indios con una danza y música de trompetas; á la puerta de la iglesia tenian hecha una ramada, y en lo alto della puestos dos indios en hábito de frailes, representando á nuestro Padre San Francisco, cuando en el monte Alberne recibió lns llagas de mano de nuestro Señor en figura de serafin; y hacianlo tan al vivo, que el que representaba á nuestro Padre estuvo grandisimo rato levantados los brazos, y puestos con las manos de la manera que estaba cuando las recibió, y le suelen pintar, sin menear pié ni mano ni cabeza, y sin pestañear ni quitar los ojos de un crucifijo que estaba en lo alto, que cierto provocaba á devocion; el pueblo es pequeño, sus vecinos y los de las visitas de aquella presidencia son de una lengua particular que llaman de xilotlantzingo, la cual corre muchas leguas hacia el mar del Sur por partidos y visitas de clérigos; todos caen en el Obispado do Michoacan y en la jurisdicion de México, pero son de la parte de Xalisco por la razon ya dicha. El convento es asimesmo pequeño, de aposentos bajos hechos de adobes, con su iglesia cubierta toda de paja y moraba en él solo un fraile; visitólo el padre Comisario y detúvose alli todo aquel dia: en aquel capitulo se deshizo aquella presidencia y quedaron aquellos pueblos por visita del convento de Tuchpan. En aquella comarca hay muchas y muy buenas aguas, y algunas estancias de ganado mayor y mennr, alli tambien está la mina afamada de Morcillo, que fué un español deste nombre que la descubrió, de la cual, segun se dice, se sacaba tanta plata que cuando el Morcillo la fué á registrar, la tomó la justicia para el rey, y que permitió Dios que, por esta codicia, nunca más la pudieron hallar. Pero no obstante esto, cuando el padre Comisario llegó á Tamatzula le afirmaron que ya se beneficiaba, y que el no haberse hecho en tiempos pasados fué porque se hundió, aunque otros decían que no, sino que se acabó, y que agora la limpiaban para ver si mostraba algun metal,

Viernes veintisiete de Febrero salió el padre Comisario tan de madrugada de Tamatzula, que andadas cinco leguas de camino llano, y pasados en ellas tres arroyos y un rio, llegó á las nueve de la mañana al pueblo y convento de Zapotlan, donde se le hizo muy buen recebimiento; saliéronle á recebir algunos delos españoles que residen en aquel pueblo un buen trecho de camino, y acudieron luego los indios con algunas danzas vistosas; habia muchas ramadas, y en la penúltima dellas estaba en lo alto un indio vestido como ángel, representando á San Miguel, con una espada desnuda en la mano, como que heria á Lucifer, el cual era otro indio vestido á manera y figura de dragon, que estaba dando bramidos debajo de los pies del ángel; en la última ramada representaron la Asumpcion de nuestra Señora (que es la vocacion de aquel convento) todo en lengua mexicana, aunque brevemente. Está el pueblo de Zapotlan en un llano ó valle junto á una buena laguna que cria mucho y muy buen pescado blanco, no muy lejos de la sierra Nevada y volcan de Zapotitlan, el cual aquella mañana echó de si tanto humo, que dello se hizo una nube muy grande. Es aquel pueblo de mediana vecindad, dellos son navales y dellos hablanla lengua Tzaulteca, pero todos entienden la mexicana y en ella se confiesan y se les predica, como tambien lo hacen losdeTamatzula. Ellos y los de las visitas (que son de la mesma lengua) caen en el Obispado de Michoacan y en la jurisdicion de México, pero son de la |. parte de Xalisco, como los de Tuchpan; moraban en Zapotlan como veinte españoles mercaderes y tratantes, y que tienen algunas estancias. El convento estaba acabado con su claustro, dormitorios é iglesia, todo pequeño y viejo, hecho de adobes y cubierto de paja, tiene una buena huerta á la cual entra un golpe de agua grande, dánse en ella nueces y otras frutas de tierra templada, y habia en ella puerros muchos y muy buenos. Dánse muchos ajos, y son tantos y tan buenos los que en todo aquel pueblo se cogen, que tienen fama en toda la tierra de Xalisco, á la cual los llevan los indios á vender; moraban en aquel convento dos religiosos, visitólos el padre Comisario y detúvose con ellos aquel dia y el siguiente: acudieron los indios con sus presentes de pescado, plátanos, melones y pan de Castilla.

Domingo primero dia de Marzo salió antes que amaneciese de Zapotlan, y pasados dos arroyuelos y una ciénaga por una calzada y muchas pontezuelas de madera, y andada legua y media, pasó ya de dia por junto á un poblezuelo de pocas casas, llamado San Sebastian, visita de Zapotlan, y andada otra legua y media, en que se bajan unas cuestas pequeñas, llegó á otro pueblo, visita del convento deTzayula, llamado Axomaxac; de media legua antes de llegar el padre Comisario á este pueblo le salieron árecebir muchos españolesde Tzayula, y le hicieron la salva disparando sus arcabuces, luego acudieron infinidad de indios a hacerle fiesta, y llegado al pueblo salieron otros muchos á tomar su bendicion. Pasó de largo por debajo de los arcos que tenian hechos, y andada otra buena legua, acompañado de españoles y de indios é indias, llegó al mesmo pueblo y convento de Tzayula, donde fué recebido con mucha solemnidad y gran concurso de gente; hubo música de trompetas, flautas y chirimias, sacaron muchas danzas y salieron muchos indios de á caballo, que iban corriendo delante del padre Comisario, y otros de á pié en trage dechichimecas. Desde la entrada del pueblo hasta el convento, que es un gran trecho, estaban las calles llenas de arcos y puestas en ellas muchas banderillas de paños muy galanos, de las cuales habia tambien mucho número a las puertas y por las paredes de las casas; la gente era mucha, asi indios como indias, chicos y grandes, y hacian tanto polvo, que no se pudo dejar de probar, aunque era en ayunas; llegado al convento, era tanta la priesa que se daban los indios á llegar á besarle el hábito, que le apretaban y no le dejaban andar, tanta era su devocion. Dijo luego misa y predicó á los seglares españoles, que eran mas de veinte, y a los frailes que llegaban á diez, porque habian acudido muchos huéspedes. El pueblo de Tzayula es grande y de mucha vecindad, y de buen temple, dánse en él y en aquella comarca muchas frutas de Castilla, asi como uvas, naranjas, membrillos, higos y granadas; dáse trigo y mucha y muy buena hortaliza. Está fundado aquel pueblo á la punta de un valle muy largo, al abrigo de unas serrezuelas, de las cuales desciende un golpe de agua que entra en el pueblo y en la huerta del convento, los indios son muy devotos de nuestro estado, y hay entre ellos muchos y muy gruesos mercaderes, en su tanto; ofrecieron al padre Comisario pescado, plátanos, huevos, pan de Castilla y algunos panes de sal, que se hacen de una laguna que está en el mes

« AnteriorContinuar »