Una muerte en la familia

Portada
Alianza Editorial, 2008 - 400 páginas
1 Reseña
Jay Follet muere en accidente de tráfico cuando regresa a casa después de atender una emergencia familiar. Su ausencia marca las vidas de su esposa, Mary, y de sus dos hijos de corta edad, Rufus y la pequeña Catherine. A través de sus recuerdos, junto a los de otros miembros de la familia, se reconstruye todo el universo que les unía y el vacío que produce su falta. Una muerte en la familia es una obra emocionante en la que James Agee hace un retrato de una familia norteamericana en el corazón de los agitados Estados Unidos de 1915.

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

Reseña de usuario - Marcar como inadecuado

http://bookshunter.net/
Cuando Ralph el hermano de Jay le llama para avisarle de que su padre se encuentra muy grave y que debe ir sin falta a la casa familiar nadie se imagina lo que va a suponer
de verdad ese viaje.
En su camino de vuelta un problema en el coche acaba en un accidente que termina con su vida de forma instantánea.
La familia deberá afrontar está perdida súbita y los niños entender lo incomprensible de la muerte.
Esta novela está basada en la muerte del padre del autor en un accidente automovilístico cuando tenía seis años.
Es una historia conmovedora que no intenta esconder los sentimientos que un niño de seis años tenía y observaba a su alrededor, al perder a su padre.
La incomprensión ante esta nueva situación que Rufus parece entender pero no terminar de asimilar y que su hermana Catherine, más pequeña ni siquiera es capaz de entender.
Se aprecia con mucha profundidad la congoja ante lo irremediable y las reacciones de supervivencia de los vivos.
Se dan situaciones absurdas en que salen las pequeñas rencillas sin importancia, los equívocos, y todo ese equipaje viejo y gastado que nos llevamos de la familia y que nunca llegamos a airear.
Todo una serie de mecanismos de autodefensa ante la pena por la pérdida de un ser querido.
Centrarse en la minucia para no ahogarse en lo importante.
Sacar lo mejor de nuestra naturaleza y también lo peor.
Es una historia que realmente me ha impactado. Es real. Cada una de las escenas que se describen están llenas de las sensaciones que se tienen ante la muerte de un ser querido y las reflexiones que hacen los dos niños están llenas de la inocencia de lo que no es rebuscado, sino de la sensación limpia de la pérdida antes de que la edad y la experiencia cambie nuestra visión del mundo que nos rodea.
Algunos de los pensamientos de Rufus:
"No le interesaba tanto comer como el modo en que transcurrían las cosas y escuchaba atentamente, mirando casi siempre su plato, y todos los ruidos que oyó y el silencio, que era tanto más fuerte que los sonidos, le decían que las cosas no andaban muy bien.
"Él estaba muerto desde anoche y no ni siquiera lo supe hasta que desperté. Ha estado muerto durante toda la noche mientras yo dormía y ahora es de mañana y estoy despierto pero él sigue muerto y seguirá estando muerto toda la tarde y toda la noche y todo el día de mañana...."
Otras palabras en boca de otros protagonistas:
"Siempre supuse que la finalidad de las palabras... era comunicar... claramente"
"Cuando la pena y el golpe sobrepasan lo soportable tienen lugar etapas de postración, de anestesia, durante las cuales nos queda relativamente muy poco y se tiene la ilusión de reconocer y de comprender gran parte de lo que sucede"
Es una gran novela que realmente merece la pena leer.
 

Otras ediciones - Ver todo

Información bibliográfica