La Celestina: tragicomedia de Calisto y Melibea : texto de veintiún actos según la edición de Valencia, 1514, comparado con el primitivo de diez y seis, según las de Burgos, 1499, y Sevilla, 1501 : lleva como apéndice el Auto de Traso

Portada
Perlado, Páez, 1907 - 342 páginas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 98 - El ánima que pecare, aquella misma muera"; a la humana, que jamás condena al padre por el delito del hijo ni al hijo por el del padre.
Página 41 - ¿Por qué, señor, te matas? ¿Por qué, señor, te congoxas? ¿E tú piensas que es vituperio en las orejas desta el nombre que la llamé? No lo creas; que assí se glorifica en le oyr, como tú cuando dizen: ¡diestro cauallero es Calisto!, E demás desto, es nombrada e por tal título conocida.
Página 303 - ¿cómo no te quiebras de dolor, que ya quedas sin tu amada heredera? ¿Para quién edifiqué torres; para quién adquirí honras; para quién planté árboles; para quién fabriqué navios?
Página 68 - Celestina con sus seys dozenas de años acuestas, no me maltratara Calisto; mas esto me porná escarmiento daquí adelante con él; que si dixiere, comamos, yo también; si quisiere derrocar la casa, aprouarlo...
Página 94 - Quemada seas, alcahueta, falsa, hechicera, enemiga de honestidad, causadora de secretos yerros. ¡ Jesú, Jesú ! ¡ Quítamela, Lucrecia, de delante que me fino, que no me ha dejado gota de sangre en el cuerpo ! Bien se lo merece esto y más quien a estas tales da oídos.
Página 304 - Yo pensaba en mi más tierna edad que eras y eran tus hechos regidos por alguna orden; agora, visto el pro y la contra de tus bienandanzas, me pareces un laberinto de errores, un desierto espantable, una morada de fieras, juego de hombres que andan en corro, laguna llena de cieno, región llena de espinas, monte alto, campo pedregoso, prado lleno de serpientes, huerto florido y sin fruto, fuente de cuidados, rio de lágrimas, mar de miserias, trabajo sin provecho, dulce ponzoña, vana esperanza,...
Página 101 - ¡Oh cuánto me pesa con la falta de mi paciencia! Porque siendo él ignorante y tú inocente, habéis padecido las alteraciones de mi airada lengua.
Página 19 - LA COMEDIA O TRAGICOMEDIA DE CALISTO Y MELIBEA, COMPUESTA EN REPREHENSIÓN DE LOS LOCOS ENAMORADOS QUE, VENCIDOS EN SU DESORDENADO APETITO, A SUS AMIGAS LLAMAN Y DICEN SER SU DIOS.
Página 62 - E dizen algunos, que la nobleza es vna alabanza que prouiene de los merescimientos é antigüedad de los padres; yo digo, que la agena luz nunca te hará claro, si la propia no tienes. E por tanto, no te estimes en la claridad de tu padre, que tan magnifico fue, sino en la tuya.
Página 92 - Doncella graciosa y de alto linaje, tu suave habla y alegre gesto, junto con el aparejo de liberalidad que muestras con esta pobre vieja, me dan osadía a te lo decir.

Información bibliográfica