Imatges de pàgina
PDF
EPUB

piosísimo de todas las cosas más notables contenidas en dicha série, para el más fácil manejo de ella; y que, en pos de esta, principiase la otra de las iglesias nuevas ó en su nuevo estado, comenzando, como es justo, por la continuacion de la Santa Iglesia de Toledo, desde su restauracion por D. Alonso VI hasta el dia.

En virtud de este acuerdo, se encargó al Sr Fort el tratado relativo á la Santa Iglesia de Urgel, importantísimo por muchos conceptos, el de la de Tarazona al Sr. La Fuente, y más adelante el de Pamplona al Sr. Oliver. Los disturbios políticos, su estado valetudinario, y otras causas ajenas á su voluntad impidieron al Sr. Fort llenar su cometido; pero, en cambio, ocupó en los últimos años de su vida sus reconocidas actividad é inteligencia en acumular una multitud de datos curiosísimos, penosamente y con gran paciencia allegados, acerca de los Obispos españoles titulares in partibus infidelium, y aun de algunos extranjeros, que sirvieron como Auxiliares ó coadjutores en varias iglesias de España.

Esta Real Academia, tanto por honrar la buena memoria de su laborioso Bibliotecario, como por la utilidad que estas noticias pueden tener para nuestra Historia eclesiástica, y á fin de que no quedasen tan curiosas investigaciones olvidadas, ó quizá perdidas, procuró adquirirlas, y encargó su publicacion. Difícil

era esta por más de un motivo: al morir un literato perecen á veces con él ideas y noticias con que se podrían formar algunos curiosos libros. Aun con respecto á las que deja escritas, si estas no están completas y coordinadas, perecen las otras ideas relativas al plan, método y otras circunstancias necesarias para su ejecucion y complemento: tal era lo que sucedía con los apuntes citados, pues había que adivinar el plan, y el modo de coordinarlos y publicarlos. El autor, que durante muchos años con gran paciencia y laboriosidad había allegado noticias á noticias, apuntaciones, recuerdos y respuestas á consultas y preguntas investigadoras, añadiendo cuartillas á cuartillas, no debía estar satisfecho aún de su trabajo, ni ver próxima su conclusion, mucho más dada la escrupulosidad de su carácter. Mas, a pesar de todo, la Academia juzgó que debían publicarse esas noticias en la mejor forma posible, aunque la obra adoleciera, como precisamente adolece, de muchas faltas, que no hubiese tenido si el Señor Fort hubiera podido dar la última mano á su trabajo.

La Academia acordó ademas que al frente de este tomo se colocase el retrato del autor, como se puso el del Sr. Baranda al frente del tomo XLVIII, juntamente con una biografía del Sr. Fort, encargada al individuo de la Comision á quien se designó para llevar á cabo la publicacion de este.

[graphic][ocr errors][ocr errors][subsumed][merged small][merged small]
« AnteriorContinua »