El Sentimiento de la Riqueza en Castilla

Portada
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Índice


Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 36 - Minaya, 920 el cavallo corriendo, valo abracar sin falla, besóle la boca e los ojos de la cara. Todo gelo dize, que nol encubre nada.
Página 210 - Espanna sobre todas es adelantada en grandez et mas que todas preciada por lealtad. ¡Ay Espanna! non a lengua nin engenno que pueda contar tu bien...
Página 125 - Que a todo solariego puede el Señor tomarle el cuerpo, e todo quanto en el mundo ovier; e él non puede por esto decir a fuero [o reclamar justicia] ante ninguno. Esta versión es del año 1356, es decir, cuando se terminó la confección del Fuero Viejo para ser "concertado
Página 209 - Espanna es ahondada de miesses, deleytosa de fructas, viciosa de pescados, sabrosa de leche et de todas las cosas que se della fazen...
Página 170 - ... dos collares de camarones, envueltos en un paño, que eran hechos de huesos de caracoles colorados, que ellos tienen en mucho; y de cada collar colgaban ocho camarones de oro, de mucha perfección, tan largos casi como un geme; e como se los trujeron, se volvió a mí y me los echó al cuello...
Página 87 - Nos detiene por nada el que en buen c»ra nació: calcas de buen paño en sus camas metió, sobrellas unos capatos que a grant huebra son. . Vistió camisa de rancal tan blanca commo el sol, con oro e con plata todas las presas son, al puño bien están, ca él se lo mandó; sobrella un brial primo de ciclatón, obrado es con oro, parecen por o son. Sobresto una piel vermeja, las bandas d.
Página 162 - E demás desto, se comenzó de pulir e abellidar en su persona mucho más que de antes, e se puso un penacho de plumas con su medalla de oro, que le parecía muy bien.
Página 86 - Velmezes vestidos por sufrir las guarnizones, de suso las lorigas tan blancas comino el sol; sobre las lorigas, armiños e pelligones, e que no parescan las armas, bien presos los cordones; so los mantos las espadas dulc.es e tajadores; d' aquesta guisa quiero ir a la cort, por demandar míos derechos e dezir mié razón. Si desobra buscaren ifantes de Carrión, do tales ciento tovier, bien seré sin pavor.> Respondieron todos: «nos esso queremos, señor.> Assí commo lo ha dicho, todos adobados...
Página 84 - Merced, ya rey don Alfons, sodes nuestro señor! No lo podemos negar, ca dos espadas nos dio; quando las demanda e dellas ha sabor, dárgelas queremos delant estando vos.

Información bibliográfica