Imágenes de página
PDF

y seis desta de Tesáico; la cual dicha ciudad será de hasta diez mil vecinos, y la mitad della, y aun las dos tercías partes, puestas enel agua; y el señor della, que era hermano de Muteczuma, á quien los indios después de su muerte habían alzado por señor, había sido el principal que nos había hecho la guerra y echado fuera de la ciudad. E así por esto, como porque había sabído que estaban de muy mal propósito los desta ciudad de Iztapalapa, determiné de ir á ellos. E cómo fuí sentido de la gente della bíen dos leguas antes que llegase, luego parecieron en el campo algunos indios de guerra, y otros por la laguna en sus canoas; y así, fuimos todas aquellas dos leguas revueltos peleando, así con los de la tierra como con los que salían del agua, fasta que llegamos á la dicha ciudad. E antes, casi dos tercios de legua, abrían una calzada, como presa, ques está entre la laguna dulce y la salada‘, segun que por la figura de la ciudad de Tenuxtitan, que yo envié á V. M., se podrá haber visto. E abíerta la dicha calzada ó presa, wmenzó con mucho ímpetu á salir agua de la laguna salada y correr hácía la dulce, aunque están las lagunas desviadas la una de la otra mas de medía legua, y no mirando en aquel engaño, con la codicía de la victoría que llevábamos, pasamos muy bíen,

y seguimos nuestro alcance fasta entrar dentro, revueltos con los ‘

enemigos, en la dicha ciudad. E cómo estaban ya sobre el aviso, todas las casas de la tierra firme estaban despobladas, y toda la gente y despojo dellas metidos en las casas de la laguna, y allí se recogieron los que iban huyendo, y pelearon con nosotros muy recíamente; pero quiso nuestro Señor dar tan'to Lesfuerzo á los suyos, que les entramos fasta los meter por el agua, á las veces á los pechos, y otras nadando, y les tomamos muchas casas de las que están en el agua, y murieron dellos mas de seis mil ánimas entre hombres y mujeres y niños; porque los indios nuestros amigos, vista la victoría que Dios nos daba, no entendian en otra cosa sino en matar á diestro y á siniestro. E porque sobrevino‘ la noche, recogí la gente y puse fuego á algunas de aquellas casas; y estándolas quemando, pareció que nuestro Señor me inspiró é me trujo 'á la memoría la calzada ó presa que había

‘ Se ha dicho en la otra carta que por un lado del sur llega d Iztapalapa la laguna de Chalco, que es de agua dulce, y por el norte la de Tezeuco, que es salada.

visto rota en el camino, y representósemc el gran daño que era; y á mas andar, con mi gente junta, me tornó á salir de la ciudad, ya noche, bíen obscuro. Cuando llegué á aquella agua, que serían casi las nueve de la noche, había tanta y corría con tanto ímpetu, que la pasamos á volapié ‘, y se ahogaron algunos indios de nuestros amigos, y se perdió toto el despojo que en la ciudad se había tomado: certifico á V. M. que si aquella noche no pasáramos el agua, ó aguardáramos tres horas mas, que ninguno de nosotros escapara2 , porque quedábamos cercados de agua, sin tenor paso por parte ninguna. E cuando amaneció, vimos cómo el agua de la una laguna estaba en el peso de la otra, y no corría mas, y toda la laguna salada estaba llena de canoas con gente de guerra, creyendo de nos tomar allí. E aquel dia me volví á Tesáico, peleando algunos ratos con los que salian de la mar, aunque poco daño les podiamos hacer, porque se acogían luego á las canoas; y llegando á la ciudad de Tesáico, hallé la gente que había dejado, muy segura y sin haber habído reencuentro alguno, y hobíeron mucho placer con nuestra venida y victoría. E otro dia que llegamos falleció un español que vino herido, y aun fué el primero que en campo los indios me han muerto fasta agora.

Otro dia siguiente vinieron á esta ciudad ciertos mensajeros de Ia ciudad de Otumba 3 , y otras cuatro ciudades que están junto á ella, las cuales están á cuatro y á cinco y á seis leguas de Tesáico; y dijéronme que me rogaban les perdonase la culpa, si alguna tenian por la guerra pasada que me se había fecho; porque allí en Otumba fué donde se juntó todo cl poder de Méjico y Tenuxtitan cuando salíamos desbaratados della, creyendo que nos acabaran. E bíen vían estos de Otumba que no se podian relevar de culpa, aunque se excusaban con decir que habían sido mandados ; é para me inclinar mas á benevolencía, dijéronme que los señores de Tenuxtitan les habían envíado mensajeros á les decir que fuesen de su parcíali

‘ Volapié, esto es, con tanta ligereza, que no hacían pié.

’ Parte del pueblo de Iztapalapa está en tierra y parte en agua, y los indios soltaron los diques para la comunicacion de las dos lagunas.

3 Así se llama hoy, y cerca della está San Juan Theothihuacan, Axapusco, Quathlanzingo, que antes fué muy grande, y Ostoticpac y Tecpayucan , Xaltepec, Nopaltepec y la hacienda de Ometusco.

dad y que no ficiesen ninguna amistad con nosotros; si no, que vernían sobre ellos y los destruirían; y que ellos querían ser antes vasallos de V. M. y facer lo que yo les mandase. E yo les dije que bíen sabían ellos cuán culpantes eran en lo pasado, y que para que yo les perdonase y creyese lo que me decian, que me habían de traer atados primero aquellos mensajeros que decían , y á todos los naturales de Méjico y Tenuxtitan que estuviesen en su tierra, y que de otra manera yo no los había de perdonar; y que se volviesen á. sus casas y las poblasen, y ficiesen obras por donde yo conociese que eran buenos vasallos de V. M., é aunque pasamos otras razones, no pudieron sacar de mi otra cosa; y así, se volvieron á su tierra, certificándome que ellos harían siempre lo que yo quisiese; é de ahí adelante siempre han sido y son leales y obedientes al servicio de V. M.

En la otra relacion, muy venturuso y excelentísimo Príncipe, dije á V. M. cómo al tiempo que me desbarataron y echaron de la ciudad de Tenuxtitan sacaba conmigo un hijo y dos hijas de Muteczuma, y al señor de Tesáico ', que se decia Cacamacin, y á dos hermanos suyos, y á otros muchos señores que tenia presos, y cómo á todos los habían muerto los enemigos, aunque eran de su propría nacion, y; sus señores algunos dellos, excepto á los dos hermanos del dicho Cacamacin, que por gran ventura se pudieron escapar; y el uno destos dos hermanos, que se decia lpaesuehil, y en otra manera Cucascacin , al cual de antes yo, en nombre dc V. M. y con parecer de Muteczuma, había hecho señor desta ciudad de Tesáico y provincía de Aculuacan, altiempo que [yo llegué á la provincía de Tascaltecal, teniéndolo en son de preso, se soltó y se volvió á la dicha ciudad de Tesáico; y cómo ya en ella habían alzado por señor á otro hermano suyo, que se dice Guanacacin, de que arriba se ha hecho mencion , dicen que hizo matar al dicho Cucascacin, su hermano, desta manera: que cómo llegó á la dicha provincía de Tesáico, las guardas lo tomaron, é hiciéronlo saber á Guanacacin , su señor; el cual tambíen lo hizo saber al señor de Tenuxtitan; el cual, cómo supo que el dicho Cucascacin era venido, creyó que no se pudiera ha

[ocr errors]

ber soltado , y que debía de ir de nuestra parte para desde allá darnos algun aviso; y luego envió á mandar al dicho Guanacacin que matasen al dicho Cucascacin, su hermano, el cual lo hizo así sin lo dilatar. El otro, que era hermano menor que ellos, se quedó conmigo, y cómo era muchacho, imprimió mas en él nuestra conversacion y tornóse cristíano, y pusimosle nombre don Fernando; y al tiempo que yo partí de la provincía de Tascalteca para estas de Méjico y Tenuxtitan, dejéle allí con ciertos españoles, y de lo que con él después sucedió, adelante haré relacion á V. M.

El dia siguiente que vine de Iztapalapa á esta ciudad de Tesáico, acordé de envíar á Gonzalo de Sandoval ‘, alguacil mayor de V. M., por capitan, con veinte de caballo y docientos hombres de pié, entre ballesteros y escopeteros y rodeleros, para dos eietos muy necesarios; el uno, para que echasen fuera desta provincía á ciertos mensajeros que yo envíaba á la ciudad de Tascaltecal para saber en qué términos andaban los trece bergantines que allí se hacian, y proveer otras cosas necesarías, así para los de la villa de la Veracruz, como para los de mi compañía; y el otro, para asegurar aquella parte, para que pudiesen ir y venir los españoles seguros; porque por entonces ni nosotros podiamos salir desta provincía de Aculuacan sin pasar por tierra de los enemigos, nl los españoles que estaban en la villa y en otras partes podian venir á nosotros sin mucho peligro de los contrarios. E mandé al dicho alguacil mayor que, después de puestos los mensajeros en salvo, llegase á una provincía que se dice Calco 2, que confina con esta de Aculuacan, porque tenía certificacion que los naturales de aquella provincía, aunque eran de la liga de los de Culúa, se querían dar por vasallos de V. M., y que no lo osaban hacer á causa de cierta guarnicion de gente que los de Culúa tenian puesta cerca dellos. Y el dicho capitan se partió, y con él iban todos los indios de Tascaltecal que nos habían traido nuestro fardaje, y otros que habían venido á ayudarnos y habían habído algun despojo en la guerra. E cómo sc adelantaron un poco adelante, el dicho capitan creyendo que con venir en la rezaga los españoles, los enemigos no osarían salir á ellos, cómo los vieron los contrarios que estaban en los pueblos de la laguna y en la costa della, dieron en la rezaga de los de Tascaltecal, y quitáronles el despojo, y aun mataron algunos dellos. E cómo el dicho capitan llegó con los de caballo y con los peones, dieron muy recíamente en ellos, y alancearon y mataron muchos, y los que quedaron, desbaratados, se acogieron al agua y á otras poblaciones que están cerca della; y los indios de Tascaltecal se fueron á su tierra con lo que les quedó, y tam—

l Gonzalo de Sandoval , natural de Medellin, regidor y alguacil mayor de Villarica ó Veracruz por Cortés. Es el mismo de quien ya se trató en la Relacion n, pag. 123.

’ Chalco, cuya provincia ,confina con la de Méjico ó Culhuaean, segun la llama Cortés; y el pueblo de Culhuacan está muy cerca de Méjico como dos leguas, y por agua

menos.

.bien los mensajeros que yo envíaba; y puestos todos en salvo, el

dicho Gonzalo de Sandoval siguió su camino para la dicha provincía de Calco, que era bíen cerca de allí. E otro dia de mañana juntósc mucha gente de los enemigos para los salir á recibír; y puestos los unos y los otros en el campo, los nuestros arremetieron contra los enemigos, y desbaratáronles dos escuadrones con los de caballo , en tal manera, que en poco rato les dejaron el campo, y fueron quemando, y matando en ellos. Y fecho esto, y desembarazado aquel camino, los de Calco salieron á recibír á los españoles, y los unos y los otros se holgaron mucho. E los principalos dijeron que me querían venir á ver y hablar; y así, se partieron y vinieron á dormir á Tesáico; y llegados, vinieron ante mí aquellos principales con dos hijos del señor de Calco, y diéronnos obra de trecientos pesos de oro en piezas, y dijéronme cómo su padre era fallecido, y que al tiempo de su muerte les había dicho que la mayor pena que llevaba era no verme primero que muriese, y que muchos dias me había estado esperando; y que les había mandado que,‘ luego cómo yo á esta provincía viniese, me viniesen á ver y me tuviesen por su padre, y que cómo ellos habían sabído de mi venida á aquella ciudad de Tesáico, luego quisieran venir á verme, pero que por temor de los de Culúa no habían osado; y que tampoco entonces osaran venir, si aquel capitan que yo había envíado no hobíera llegado á su tierra, y que cuando se hobíesen de volver á ella, les había de dar otros tantos espa‘ ñoles para los volver en salvo. E dijéronme que bíen sabía yo que nunca en guerra ni fuera della habían sido contra ml, y que tam

' Esta batalla fué en el llano que hay en el camino, desde Tezcuco á Chalco.

« AnteriorContinuar »