Imágenes de página
PDF

Tepeacá se hallaron algunas con que pelearon, y en los ranchos y aposentos en que la gente de Culúa estaba en Guacachula se hallaron asimismo muchas dellas. Otras muchas cosas supe, que por no dar á V. A. importunidad, dejo.

Yo envio á la isla Española cuatro navíos para que luego vuelvan cargados de caballos y gente para nuestro socorro; é asimismo envio á comprar otros cuatro para que desde la dicha isla Española y ciudad de Santo Domingo traígan caballos y armasy ballestas y pólvora, porque esto es los que en estas partes es mas necesario; porque peones rodeloros aprovechan muy poco solos, por ser tanta cantidad de gente y tener tan fuertes y grandes ciudades y fortalezas; y escribo al licencíado Rodrigo de Figueroa y á los oficíales de V. A. que residen en la dicha isla, que dén para ello todo el favor y ayuda que ser pudiere, porque así conviene mucho al servicio de V. A. y á la seguridad de nuestras personas ; porque viniendo esta ayuda y socorro, pienso volver sobre aquella gran ciudad y su tierra, é creo, como ya á V. M. he dicho, que en muy breve tornará al estado en que antes yo la tenía, é se restaurarán las pérdidas pasadas. Y en tanto yo quedo haciendo doce bergantines para entrar por la laguna, y estáse labrando ya la tablazon‘ y piezas de ellos, porque así se han de llevar por tierra, porque en llegando se liguen y acaben en breve tiempo; é asimismo se hace clavazon para ellos, y está. aparejada pez y estopa, y velas y remos, y las otras cosas para ello necesarías. E certifico á V. M. que hasta conseguir este fin no pienso tener descanso ni cesar para ello todas las formas y maneras á mi posibles, posponiendo para ello todo el trabajo y peligro y costa que se me puede ofrecer.

Habrá dos ó tres días que por carta del teniente que en mi lugar está en la villa de Veracruz, supe cómo al puerto de la dicha villa había llegado una caravela pequeña con hasta treinta hombres de mar y tierra, que diz que venía en busca de la gente que Francisco de Garay había envíado á esta tierra, de que ya á V. A. he hecho relacion, y cómo había llegado con mucha necesidad de bastimentos; y tanta, que si no hobíeran hallado allí socorro, se murieran de sed y hambre; é supe dellos cómo habían ‘llegado al rio de Pánuco, y estado en él treinta dias surtos, y no habían visto gente en todo el rio ni tierra; de donde se cree que á causa delo que allí sucedió se ha despoblado aquella tierra. E asimismo dijo la gente de la dicha caravela que luego tras ellos habían de venir otros dos navíos del dicho Francisco de Garay con gente caballos, y que creian que eran ya pasados la costa abajo; é parecióme que cumplia al servicio de V. A., porque aquellos navíos y gente que en ellos iba no se pierda, é yendo desproveidos de aviso de las cosas de la tierra, los naturales no hiciesen en ellos mas daño de lo que en los primeros hicieron, envíar la dicha caravela en busca de los dos navíos para que les avisasen de lo pasado, y se viniesen al puerto de la dicha villa, donde el capitan que envió el dicho Francisco de Garay primero estaba esperandolos. Plega á Dios que los halle. y á tiempo que no hayan salido á tierra, porque segun los naturales ya estaban sobre aviso, y los españoles sin él, temo recibírían mucho daño, y dello Dios nuestro Señor y V. A. serían muy deservidos, porque seria encarnar mas aquellos perros de lo que están enearnados, y darles mas ánimo y osadía para acometer á los que adelante fueren.

l Esta por constante tradicion se trabajaba en un barrio de Hueyothipan, que llaman Uuausimalan, que quiere decir donde labran los palos.

En un capítulo antes destos he dicho cómo había sabído que por muerte de Muteczuma habían alzado por señora su hermano, que se dice Cuetravacin‘, el cual aparejaba muchos géneros de armas y se fortalecía en la gran ciudad y en otras ciudades cerca de la laguna. E ahora de poco acá he asimismo sabído que el dicho Cuetravaein ha envíado sus mensajeros por todas las tierras y provincías y ciudades sujetas á aquel señorío, á decir y certificar á sus vasallos que él les hace gracía por un año de todos los tributos y servicios que son obligados á le hacer, y que no le dén ni le paguen cosa alguna, con tanto que por todas las maneras que puedan hagan muy cruel guerra á todos los cristíanos hasta los matar ó echar de toda la tierra; é que asimismo la hagan á todos los naturales que fueren nuestros amigos y alíados; y aunque tengo esperanza en nuestro Señor que en ninguna cosa saldrán con su intencion y propósito, hállome en muy extrema necesidad para socorrer y ayudar á los indios nuestros amigos, porque cada dia vienen de muchas ciudades y villas y poblaciones

[ocr errors]

á pedir socorro contra los indios de Culúa, sus enemigos y nuestros, que les hacen guerra cuanta pueden, á causa de tener nuestra amistad y alíanza, é yo no puedo socorrer á todas partes, como querría. Pero, como digo, placerá á nuestro Señor, suplir á nuestras pocas fuerzas, y envíar presto el socorro, así el suyo como el que yo envio á pedir á la Española.

Por lo que yo he visto y comprehendido cerca de la similitud que toda esta tierra tiene á España, así en la fertilidad como en la grandeza y frios que en ella hace, y en otras muchas cosas que la equiparan á ella, me pareció que el mas conveniente nombre para esta dicha tierra era llamarse la Nueva-España del mar Océano; y así, en nombre de V. M. se le puso aqueste nombre. Humildemente suplico á V. A. lo tenga por bíen y mande que se nombre así.

Yo he escrito á V. M., aunque mal dicho, la verdad de todo lo sucedido en estas partes y aquello que mas necesidad hay de hacer saber á V. A. ; y por otra mia, que va con la presente, envio á suplicar á Vuestra Real Excelencía mande envíar una persona de coniíanza que haga inquisicion y pesquisa de todo, é informeá V. S. M. dello. Tambíen en esta lo torno humildemente á suplicar, porque en tan señalada merced lo terné como en dar entero crédito á lo que escribo.

Muy alto y muy excelentísimo príncipe : Dios nuestro Señor la vida y muy real persona y muy poderoso estado de V. S. M. conserve y aumente por muy largos tiempos, con acrecentamiento de muy mayores reinos y señoríos, como su real corazon desea.— De la villa de Segura de la Frontera desta Nueva-España, á 30 de

octubre de i520 años. -— De V. S. M. muy humilde siervo y vasallo que los muy reales piés y manos de V. A. besa. -— Fernan Cortés.

Después de esta, en el mes de marzo primero que pasó, vinieron nuevas de la dicha Nueva-España, cómo los españoles habían tomado por fuerza la grande ciudad de Tenuxtitan, en la cual murieron mas indios que en Jerusalem judíos en la destruccion que hizo Vespasíano; y en ella asimismo había mas número de gente que en la dicha Ciudad Santa. Hallaron poco tesoro, a causa que los naturales lo habían echado y sumido en las aguas: solos docientos mil pesos tomaron; y quedaban muy fortalecidos

[ocr errors]

en la dicha ciudad los españoles, de los cuales hay al presente en ella mil y quinientos peones y quinientos de caballo; é tiene mas de cien mil indios de los naturales en la tierra en el campo en su favor : son cosas grandes y extrañas, y es otro mundo sin duda, que de solo verlo tenemos harta codicía los que á los confines dél estamos. Estas nuevas son hasta principio de abril de 1522 años, las que acá tenemos dipas de fe‘.

‘ Esta especie de posdata es evidente que no la escribió Cortés, sino alguno a cuyas manos llegaría una copia de su carta. Hallase, sin embargo, en la edicion de Sevilla.

« AnteriorContinuar »