Imágenes de página
PDF

ir de noche, sin ser sentido, si fuese posible, y ir derecho al aposento del dicho Narvaez, que yo y todos los de mi compañía sabíamos muy bíen, yprenderlo;porque preso él, creí que no hubíera escándalo, porque los demás querían obedecer á la justicía, en especíal que los mas dellos venian por fuerza, que el dicho Diego Velazquez les hizo, y por temor que no les quitase los indios que en la isla Fernandina tenian. E así fué que el dia de pascua de Espíritu Santo, poco mas de medía noche, yo dí en el dicho aposento, y antes topé las dichas espías, que el dicho Narvaez tenía puestas, y las que yo delante llevaba prendieron la una dellas, y la otra se escapó, de quien me informé de la manera que estaban; y porque la espía que se había escapado no llegase antes que yo, y diese mandado de mi venida, me dí la mayor priesa que pude, aunque no pude tanta, que la dicha espía no llegase primero casi medía hora. E cuando llegué al dicho Narvaez, ya todos los de su compañía estaban amados y ensillados sus caballos y muy á punto, y velaban cada cuarto docientos hombres; é llegamos tan sin ruido, que cuando fuimos sentidos y ellos tocaron al arma, entraba yo por el patio de su aposento, en el cual estaba toda la gente aposentada y junta, y tenian tomadas tres ó cuatro torres que en él había, y todos los demás aposentos fuertes. Y en la una de las dichas torres, donde el dicho Narvaez estaba aposentado, tenia á la escalera della hasta diez y nueve tiros de fusilería. E dimonos tanta priesa á subírla dicha torre, que no tuvieron lugar de poner fuego mas de á un tiro, el cual quiso Dios que no salió ni hizo daño ninguno. E así se subíó la torre hasta donde el dicho Narvaez tenía su cama , donde él y hasta cincuenta hombres que con él estaban, pelearon con cl dicho alguacil mayor y con los que con él subíeron, ypuesto que muchas veces le requirieron que se diese á prision por V. A., nunca quisieron, hasta que se les puso fuego, y con él se dieron. Y en tanto que el dicho alguacil mayor prendía al dicho Narvaez, yo con los que conmigo quedaron defendia la subída de la torre á la demás gente que en su socorro venia, y fice tomar toda la artillería, y me fortalecí con ella; por manera que sin muertes de hombres, mas de dos que un tiro mató, en una hora eran presos todos los que se habían de prender, y tomadas las armas á todos los demás, y ellos prometido ser obedientes á la justicía de V. M.; diciendo que fasta allí habían sido engañados, porque les habían dicho que traían provisiones de V. A., y que yo estaba alzado con la tierra y que era traídorá. V. M., é les habían hecho entender otras muchas cosas. E como todos conocieron la verdad, y mala intencion y dañada voluntad del dicho Diego Velazquez y del dicho Narvaez, y como se habían movido con mal propósito, todos fueron muy alegres, porque así Dios lo había hecho y proveido. Porque certifico á V. M. que si Dios misteriosamente esto no proveyera, y la victoría fuera del dicho Narvaez, fuera el mayor daño que de mucho tiempo acá en españoles tantos por tantos se ha hecho. Porque él ejecutara el propósito que traía y lo que por Diego Velazquez le era mandado, que era ahorcarme á mí y á muchos de los de mi compañía, porque no hubíese quien del fecho diese razon. E segun de los indios yo me informé, tenian acordado que si á mí el dicho Narvaez prendiese, como él les había dicho, que no podría ser tan sin daño suyo y de su gente, que muchos dellos y de los de mi compañía no muriesen. E que entre tanto ellos matarían á los que yo en la ciudad dejaba, como lo acometieron, é después se juntarían, y darían sobre los que acá quedasen, en manera que ellos y su tierra quedasen libres, y de los españoles no quedase memoría. E puede V. A. ser muy cierto que si así lo ficieran y salieran con su propósito, de hoy en veinte años no se tornara á ganar ni á pacificar la tierra, que estaba ganada y pacífica.

Dos dias después de preso el dicho Narvaez, porque en aquella ciudad no se podia sostener tanta gente junta, mayormente que ya estaba casi destruida, porque los que con el dicho Narvaez en ella estaban la habían robado, y los vecinos della estaban ausentes y sus casas solas, «Iespaché dos capitanes con cada docientos hombres, el uno para que fuese á hacer el pueblo en el puerto de Cucicacalco , que, como á V. A. he dicho, antes envíaba á hacer, y el otro á aquel rio que los navíos de Francisco de Garay dijeron que habían visto, porque ya yo le tenía seguro. E asimismo envié otros docientos hombres á la villa de la Veracruz, donde fice que los navíos que el dicho Narvaez traía viniesen. E con la gente demás me quedó en la dicha ciudad para proveer lo que al servicio de V. M. convenia. E despaché un mensajero á la ciudad de

[ocr errors]

Tenuxtitan, y con él hice saber á los españoles que allí había dejado, lo que me había sucedido. El cual dicho mensajero volvió de ahí á doce dias, y me trujo cartas del alcalde que allí había quedado, en que me hacía saber cómo los indios les habían combatido la fortaleza por todas las partes della, y puéstola fuego por muchas partes y hecho ciertas minas, y que se habían visto en mucho trabajo y peligro, y todavia los mataran, si el dicho Muteczuma no mandara cesar la guerra; y que aun los tenian cercados, puesto que nolos combatían, sin dejar salir ninguno dellos dos pasos fuera de la fortaleza. Y que les habían tomado en el combate mucha parte del bastimento que yo les había dejado, y que les habían quemado los cuatro bergantines que yo allí tenía, y que estaban en muy extrema necesidad, y que por amor de Dios los socorriese á mucha priesa. E vista la necesidad en que estos españoles estaban, y que si no los socorría, demás de los matar los indios, y perderse todo el oro y plata y joyas que en la tierra se habían habido, así de V. A. como de españoles y mias, se perdia la mejor y mas noble ciudad de todo lo nuevamente descubíerto del mundo; y ella perdida, se perdia todo lo que estaba ganado, por ser la cabeza de todo y á quien todos obedecian. Y luego despaehé mensajeros á los capitanes que había envíado con la gente, haciéndoles saber lo que me habían escrito de la gran ciudad para que lueg , donde quiera que los alcanzasen, volviesen, y por el camino mas cercano se fuesen á la provincía de Tlascaltecal, donde yo con la gente estaba en compañía, y con toda la artillería que pude y con setenta de caballo me fuí á juntar con ellos, y allí juntos y hecho alarde, se hallaron los dichos setenta de caballo y quinientos peones. E con ellos á mayor priesa que pude me partí para la dicha ciudad, y en todo el camino nunca me salió á recibír ninguna persona del dicho Muteczuma, como antes lo solian facer, y toda la tierra estaba alborotada y casi despoblada; de que eoncebí mala sospecha, creyendo que los españoles que en la dicha ciudad habían quedado, eran muertos, y que toda la gente de la tierra estaba junta esperándome en algun paso ó parte donde ellos se pudiesen aprovechar mejor de mí. E con este temor fui al mejor recaudo que pude, fasta que llegué á la ciudad de Testuco‘, que, como ya he hecho relaeion á V. M., está

[ocr errors]

en la costa de aquella granlaguna. E allí pregunté á algunos de los naturales della por los españoles que en la gran ciudad habían quedado.‘ Los cuales me dijeron que eran vivos, y yo les dije que me trujesen una canoa, porque quería envíar un español á lo saber; y que en tanto que él iba, había de quedar conmigo un natural de aquella ciudad, que parecia algo principal, porque los señores y principales della de quien yo tenía noticía, no parecia ninguno. Y él mandó traer la canoa, y envió ciertos indios con el español que yo envíaba, y se quedó conmigo. Y estándose embarcando este español para ir á la dicha ciudad de Tenuxtitan, vió venir por la mar ’ otra canoa, y esperó á que llegase al puerto, y en ella venía uno de los españoles que habían quedado en la dicha ciudad, de quien supe que eran vivos todos, excepto cinco ó seis que los indios habían muerto, y que los demás estaban todavia cercados, y que no los dejaban salir de la fortaleza, ni los proveían de cosas que habían menester, sino por mucha copía de rescate; aunque después que de mi ida habían sabído, lo hacian algo mejor con ellos; y que el dicho Muteczuma decia que no esperaba, sino yo que fuese, para que luego tornasen á andar por la ciudad, como ante solian. Y con el dicho español me envió el dicho Muteczuma un mensajero suyo, en que me decia que ya creia que debía saber lo que en aquella ciudad había acaecido, y que él tenia pensamiento que por ello yo venia enojado y traía voluntad de le hacer algun daño; que me rogaba perdiese el enojo, porque á él le había pesado tanto cuanto á mí, y que ninguna cosa se

había hecho por su voluntad y consentimiento, y me envió á decir

otras muchas cosas para me aplacar la ira que él creia que yo traía por lo acaecido; y que me fuese á la ciudad á aposentar, como antes estaba, porque no menos se haría en ella lo que yo mandase, que antes se solia facer. Yo le envié á decir que no traía enojo ninguno dél, porque bíen sabía su buena voluntad,yque asi como él lo decia, lo haría yo.

E otro dia siguiente, que fué vispera de San Juan Bautista, me partí,ydormí en el camino, á tres leguas de la dicha gran ciudad; y dia de San Juan, después de haber oido misa, me partí y entré en ella casi á mediodia, y vi poca gente por la ciudad, y algunas

‘ Por la laguna que llamaban mar.

puertas de las encrucijadas y traviesas de las calles quitadas, que no me pareció bíen, aunque pensé que lo hacian de temor de lo que habían hecho, y que entrando yo, los aseguraría. E con esto me fui á la fortaleza, en la cual y en aquella mezquita mayor que junto á ella está, se aposentó toda la gente que conmigo venía; élos

que estaban en la fortaleza nos recibíeron con tanta alegría como‘

si nuevamente les diéramos las vidas, que ya ellos estimaban perdidas; y con mucho placer estuvimos aquel dia y noche, creyendo que ya todo estaba pacifico. E otro dia después de misa envié un mensajero á la villa de Veracruz, por les dar buenas nuevas de cómo los cristíanos eran vivos, y yo había entrado en la ciudad, y estaba segura. El cual mensajero volvió dende á media hora todo descalabrado y herido, dando voces que todos los indios de la ciudad venian de guerra, y que tenian todas las puentes alzadas; é junto tras él da sobre nosotros tanta multitud de gente por todas partes, que ni las calles ni azoteas se parecian con la gente; la cual venia con los mayores alaridos y grita mas espantable que en el mundo se puede pensar; y eran tantas las piedras que nos echaban con hondas dentro en la fortaleza, que no parecia sino que el cielo las llovía, é las flechas y tiraderas eran tantas, que todas las paredes y patios estaban llenos, que casi no podiamos andar con ellas. E yo salí fuera á ellos por dos ó tres partes, y pelearon con nosotros muy recíamente, aunque por la una parte un capitan salió con docientos hombres, y antes que se pudiese recoger le mataron cuatro, y líírieron á él y á muchos de los otros; é por la parte que yo andaba me hirieroñ á'mí y á muchos de los españoles. E nosotros matamos pocos dellos, porque se nos acogían de la otra parte de las puentes, y desde les azoteas y terrados nos hacian daño con piedras, de las cuales ganamos algunas y las quemamos. Pero eran tantas y tan fuertes, y de tanta gente pobladas, y tan bastecidas de piedras y otros géneros de armas, que no bastábamos para ge las tomar todas, ni defender que ellos no nos ofendiesen á su placer. En la fortaleza daban tanj recio combate, que por muchas partes nos pusieron fuego, y por la una se quemó mucha parte della, sin lo poder remedíar, hasta que la atajamos cortando las paredes y derrocando un pedazo, que mató el fuego. E si no fuera por la mucha guarda que allí puse de escopeteros y ballesteros y otros tiros de pólvora, nos entraran á escala vista sin los poder

« AnteriorContinuar »