Imágenes de página
PDF
ePub

En un capítulo antes deste le fecho saber a vuestra , habian sacado una muestra, la cual me envió; y que majestad cómo el capitan que habia enviado á conquis- tres dias antes habia estado en la mar y tomado la potar la provincia de Guaxaca la tenia pacífica, y estaba sesion della por vuestra majestad, y que en su presenesperando allí para ver lo que le mandaba; y porque decia habian sacado una muestra de perlas 4, que tambien su persona habia necesidad, y era alcalde y teniente en me envió; las cuales, con la muestra del oro de minas, la villa de Segura la Frontera, le escribí que los ochen envio á vuestra majestad. ta hombres y diez de caballo que tenia los diese á Pedro Como Dios nuestro Señor encaminaba bien esta nede Albarado, al cual enviaba á conquistar la provincia gociacion, y iba cumpliendo el deseo que yo tengo de de Tatutepeque 1, que es cuarenta leguas adelante de servir á vuestra majestad en esto de la mar del Sur, por la de Guaxaca, junto a la mar del Sur, y bacian mucho ser cosa de tanta importancia, he proveido con mucha daño y guerra á los que se habian dado por vasallos de diligencia que en la una de tres partes por do yo he desvuestra majestad, y á los de la provincia de Tecoatepe- | cubierto la mar se hagan dos carabelas medianas y dos que, porque nos babian dejado por su tierra entrar á bergantines; las carabelas para descubrir, y los bergandescubrir la mar del Sur; y el dicho Pedro de Albarado tines para seguir la costa; y para ello he enviado con una se partió desta ciudad al último de enero deste presente persona de recaudo bien cuarenta españoles, en que año, y con la gente que de aquí llevó y con la que reci van maestros y carpinteros de ribera y aserradores y bió en la provincia de Guaxaca juntó cuarenta de caba- herreros y hombres de la mar; y he proveido a la villa llo y docientos peones, en que habia cuarenta balleste por clavazón y velas y otros aparejos necesarios para los ros y escopeteros, y dos tiros pequeños de campo; y dichos navíos, y se dará toda la priesa que sea posible dende á veinte dias recibí cartas del dicho Pedro de Al para los acabar y echar al agua; lo cual fecho, crea vuesbarado, como estaba de camino para la dicha provincial tra majestad que será la mayor cosa y en que mas servide Talutepeque, y que me hacia saber que habia toma- cio redundará á vuestra majestad después que las Indo ciertas espías naturales della; y habiéndose infor dias se han descubierto. mado dellas, le habian dicho que el señor de Tatutepe- Estando en la ciudad de Tesáico, antes que de allí que con su gente le estaba esperando en el campo, y saliese á poner cerco á la de Temixtitan, aderezándonos que él iba con propósito de hacer en aquel camino toda y forneciéndonos de lo necesario para el dicho cerco, su posibilidad por pacificar aquella provincia, y por- | bien descuidado de lo que por ciertas personas se ordeque para ello, demás de los españoles, llevaba muchanaba, vino á mí una de aquellas que era en el conciery buena gente de guerra. Y estando con mucho deseo to, y fízome saber cómo ciertos amigos de Diego Veesperando la sucesion deste negocio, á 4 de marzo des- lazquez que estaban en mi compañía me tenian ordete mismo año recibí cartas del dicho Pedro de Alba nada traicion para me matar, y que entre ellos habian rado 2, en que me fizo saber cómo él habia entrado en y tenian elegido capitan y alcalde mayor y alguacil y la provincia, y que tres o cuatro poblaciones della se otros oficiales; y que en todo caso lo remediase, pues habian puesto en resistirle, pero que no habian perse- veia que, demás del escándalo que se seguiria por lo de verado en ello; y que habian entrado en la poblacion y mi persona, estaba claro que ningun español escaparia ciudad de Talutepeque, y habian sido bien recibidos á viéndonos revueltos á los unos y á los otros; y que para lo que habian mostrado ; y que el señor, que le habia esto no solamente hallariamos á los enemigos apercedicho que se aposentase allí en unas casas grandes su bidos, pero aun los que teniamos por amigos trabajayas que tenian la cobertura de paja , y que porque eran rian de nos acabar a todos. E como yo vi que se me haen lugar algo no provechoso para los de caballo, no i bia revelado tan gran traicion , di gracias a nuestro Sehabian querido sino abajarse á otra parte de la ciudad nor, porque en aquello consistia el remedio. E luego que era mas llano; y que tambien lo habia fecho por- hice prender al uno, que era el principal agresor, el que luego entonces habia sabido que le ordenaban de cual espontáneamente confesó que él habia ordenado y matar á él y a todos desta manera : que como todos los concertado con muchas personas que en su confesion españoles estuviesen aposentados en las casas, que eran declaró, de me prender o matar, y tomar la gobernamuy grandes, a media noche les pusiesen fuego y los cion de la tierra por Diego Velazquez, y que era verdad quomasen á todos. Y como Dios le habia descubierto que tenia ordenado de hacer capitan y alcalde mayor, y este negocio, habia disimulado y llevado consigo á lo i que él habia de ser alguacil mayor y me habia de prenbajo al señor de la provincia y un hijo suyo, y que los der ó matar; y que en esto eran muchas personas, que habia detenido y tenia en su poder como presos, y le él tenia puestas en una copia , la cual se halló en su pohabian dado veinte y cinco mil castellanos; y que creia sada, aunque hecha pedazos, con algunas de las dichas que segun los vasallos de aquel señor le decian, que te- personas que declaró él habia platicado lo susodicho; y nia mucho tesoro; y que toda la provincia estaba tan que no solamente esto se habia ordenado allí en Tesáipacífica, que no podia ser mas, y que tenian sus mer- | co, pero que tambien lo habia comunicado y puesto en cados y contratacion como antes, y que la tierra era plática estando en la guerra de la provincia de Tepeamuy rica de oro de minas 3, y que en su presencia le ca. E vista la confesion deste, el cual se decia Antonio 1 Tuxtepec, en la diócesis de Goatemala.

de Villafaña, que era natural de Zamora, y cómo se 2 Natural de Badajoz; al fin fųé ingrato á Cortés; murió desgra certificó en ella, un alcalde y yo lo condenamos á muerciadamente, y su mujer é hijos ahogados en una inundacion de Goatemala; su familia ó descendencia en Méjico era la de Sale | rios, ó eran mantas saperficiales, pues al presente no hay mipas cedo.

tan ricas como en otras partes. 3 Este oro de minas dc Goatemala le cogian los indios en los Aun hoy hay pesquería de perlas.

te, la cual se ejecutó en su persona. Y caso que en este viesen á los españoles de la manera que los de las otras delito hallamos otros muy culpados, disimulé con ellos, | islas; y que tambien, cesando aquesto, los conquistahaciéndoles obras de amigos, porque por ser el caso dores y pobladores destas partes no se podian sustenmio, aunque mas propriamente se puede decir de vues- tar. E que para no constreñir por entonces á los intra majestad, no he querido proceder contra ellos rigu dios 3, y que los españoles se remediasen, me parecia rosamente; la cual disimulacion no ha hecho mucho que vuestra majestad debia mandar que de las rentas provecho, porque después acá algunos desta parciali que acá pertenecen á vuestra majestad fuesen socorridad de Diego Velazquez han buscado contra mí muchas dos para su gasto y sustentacion , y que sobre ello vuesasechanzas, y de secreto hecho muchos bullicios y es tra majestad mandase proveer lo que fuese mas servicándalos, en que me ha convenido tener mas aviso de do, segun que de todo mas largamente hice á vuestra me guardar dellos que de nuestros enemigos. Pero Dios majestad relacion. E después acá, vistos los muchos y nuestro Señor lo ha siempre guiado en tal manera, que continuos gastos de vuestra majestad, y que antes desin hacer en aquellos castigo ha habido y hay toda pa biamos por todas vias acrecentar sus rentas que dar cificacion y tranquilidad; y si de aquí adelante sintiere causa á las gastar; y visto tambien el mucho tiempo otra cosa, castigarse ha conforme a justicia.

que habemos andado en las guerras, y las necesidades Después que se tomó la ciudad de Temixtitan, es- y deudas en que á causa dellas todos estábamos puestando en esta de Cuyoacan falleció don Fernando, señor tos, y la dilacion que habia en lo que en aqueste caso de Tesáico, de que a todos nos pesó, porque era muy vuestra majestad podia mandar; y sobre todo, la mubuen vasallo de vuestra majestad y muy amigo de los cha importunacion de los oficiales de vuestra majestad cristianos; y con parecer de los señores y principales y de todos los españoles, y que ninguna manera me pode aquella ciudad y su provincia, en nombre de vuestra dia excusar, fuéme casi forzado depositar los señores y majestad, se dió el señorío á otro hermano suyo menor, naturales destas partes á los españoles, considerando el cual se bautizó y se le puso nombre don Carlos; y se en ello las personas y los servicios que en estas partes á gun dél hasta ahora se conoce, lleva las pisadas de su vuestra majestad han hecho, para que en tanto que hermano, y aplácele mucho nuestro hábito y conver otra cosa mande proveer, ó confirmar esto, los dichos sacion.

señores y naturales sirvan y dén á cada español á quien En la otra relacion hice saber á vuestra majestad có estuvieren depositados lo que hubieren menester para mo cerca de las provincias de Tascaltecal y Guajocingo su sustentacion. Y esta forma fué con parecer de perhabia una sierra redonda y muy alta, de la cual salia sonas que tenian y tienen mucha inteligencia y expecasi á la continua mucho humo, que iba como una sae riencia de la tierra; y no se pudo ni puede tener otra ta derecho hácia arriba. E porque los indios nos daban cosa que sea mejor, que convenga mas, así para la susá entender que era cosa muy mala y que morian los tentacion de los españoles, como para conservacion y que alli subian, yo bice á ciertos españoles que subie buen tratamiento de los indios, segun que de todo hasen y viesen de la manera que la sierra estaba arriba. E rán mas larga relacion á vuestra majestad los procuraá la sazon que subieron salió aquel humo con tanto rui- dores que ahora van desta Nueva-España : para las har do, que ni pudieron ni osaron llegar a la boca ; y des ciendas y granjerías de vuestra majestad se señalaron pués acá yo hice ir allá á otros españoles, y subieron las provincias y ciudades mejores y mas convenientes. dos veces hasta llegar a la boca de la sierra do sale Suplico á vuestra majestad lo mande proveer, y responaquel humo 1, y habia de la una parte de la boca á la der lo que mas fuere servido. otra dos tiros de ballesta, porque hay en torno cuasi | Muy católico Señor : Dios nuestro Señor la vida y tres cuartos de legua; y tiene tan gran hondura, que muy real persona y muy poderoso estado de vuestra no pudieron ver el cabo; y allí al rededor hallaron algun / cesárea majestad conserve y aumente con acrecentaazufre 2 de lo que el humo expele. Y estando una vez miento de muy mayores reinos y señoríos, como su allá oyeron el ruido grande que traia el humo, y ellos real corazon desea.- De la ciudad de Cuyoacan desta diéronse priesa á se bajar; pero antes que llegasen al medio de la sierra ya venian rodando infinitas piedras, 3 La tierra de los indios se dió en encomienda á los españoles, de que se vieron en harto peligro; y los indios nos tu- y por esto se llamaron encomenderos, y tenian los indios á su servieron á muy gran cosa osar ir adonde fueron los espa- vicio; después han salido las leyes en favor de la libertad de los ñoles.

indios, y se han señalado tierras á estos; es á saber, á cada pue

blo seiscientas varas á cada uno de los cuatro vientos á lo menos, Por una carta mia hice saber á vuestra majestad có

y conservando á otros las posesiones y mercedes que tienen hemo los naturales destas partes eran de mucha mas ca chas por su majestad y excelentisimos señores vireyes, y con rapacidad que no los de las otras islas, que nos parecian

zon, pues son los labradores de la tierra; sin ellos quedaria sin de tanto entendimiento y razon cuanto á uno media

cultivo, y el motivo de enviarse tanta riqueza de Nueva España es

porque hay indios. Nueva-España mantiene con situados a las islas namente basta para ser capaz; y que á esta causa me

Filipinas, que en lo ameno es un paraiso terrenal; á la isla de Cuparecia cosa grave por entonces compelerles á que sir ba y plaza de la Habana, no obstante que abunda de mucho azúcar

y cacao; á la isla de Puerto-Rico, que parece la mas fértil de toda 1 De lo que los autores enseñan del Etna de Sicilia, ó Mongi- ja América, y á otras islas: ultimamente, la flota que sale de Verabelo, y del Vesubio junto á Nápoles, se conocerá lo misido acá en cruz para España es la mas interesada de todo el mundo en crela América.

cida suma de moneda, y todo esto, en mi concepto, es porque hay ? Con este azufre se hizo pólvora, y es digno de notar que des indios, y en Cuba y en Puerto-Rico no; y cuanto mas se cuide de de este tiempo acá po ha habido persona que se haya 'atrevido a tener arraigados y propagados á los indios, tanto mas crecerá el sabirá la boca del volcan; en Goatemala bay otros dos volcanes, 1 haber real, el comercio, las minas y lodos los estados; porque la lau de luego y otro de agua, y tambien hay volcanes en Nicaragua. I tilma del indio a todos cubre.

Nueva-España del mar Océano, á 15 dias de mayo driamos escribir, no hay necesidad de mas nos alargar, de 1522 años. — Potentísimo Señor. — De vuestra ce sino remitirnos a la relacion del dicho capitan. sárea majestad muy humilde siervo y vasallo, que los Invictísimo y muy católico Señor : Dios nuestro Semuy reales piés y manos de vuestra majestad besa. - ñor la vida y muy real persona y potentísimo estado de Hernando Cortés.

vuestra majestad conserve y aumente, con acrecentaPotentísimo Señor: A vuestra cesárea majestad hace miento de muchos mas reinos y señoríos, como su real relacion Fernando Cortés, su capitan y justicia mayor corazon desea. — De la ciudad de Cuyoacan, á 15 de en esta Nueva-España del mar Océano, segun aquí mayo de 1522 años. — Potentísimo señor.-De vuestra vuestra majestad podrá mandar ver, y porque los ofi cesárea majestad muy humildes siervos y vasallos, que ciales de vuestra católica majestad somos obligados a los muy reales piés y manos de vuestra majestad besan. le dar cuenta del suceso y estado de las cosas destas | Julian Alderete.- Alonso de Grado. - Bernardino partes, y en esta escritura va muy particularmente de- | Vazquez de Tapia. clarado, y aquello es la verdad y lo que nosotros po

CARTA CUARTA,

QUE DON FERNANDO CORTÉS, GOBERNADOR Y CAPITAN GENERAL POR SU MAJESTAD EN LA NUEVA-ESPASA DEL MAR OCÉANO,
ENVIÓ AL MUY ALTO Y MUY POTENTÍSIMO, INVICTÍSIMO SEÑOR DON CARLOS, EMPERADOR SIEMPRE AUGUSTO

Y REY DE ESPAÑA, NUESTRO SEÑOR.

[merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][ocr errors][ocr errors]

Muy alto, muy poderoso y excelentísimo Principe, | dicho Ordas y los que con él fueron lo habian rondamuy católico, invictísimo Emperador, Rey y Señor : En do, y la tierra era muy aparejada para poblar en ella; y la relacion que envié à vuestra majestad con Juan de por la falta que en esta costa hay de puertos, deseaba Ribera , de las cosas que en estas partes me habian su hallar alguno que fuese bueno, y poblar en él. Emandé cedido después de la segunda que dellas á vuestra al- aldicho alguacil mayor que antes que entrase en la proteza envié, dije cómo por apaciguar'y reducir al real vincia, desde la raya della enviase ciertos mensajeros, servicio de vuestra majestad las provincias de Guatus que yo le di, naturales desta ciudad, á les hacer saber co, Tustepeque y Guatasca , y las otras á ellas comar cómo iba por mi mandado, y que supiesen dellos si tecanas que son en la mar del Norte, que desde el alza nian aquella voluntad al servicio de vuestra majestad miento desta ciudad estaban rebeladas, habia enviado y á guestra amistad que antes habian mostrado y ofreal alguacil mayor con cierta gente, y lo que en su ca cido; y que les hiciese saber cómo por las guerras que mino les habia pasado, y cómo le habia mandado que yo habia tenido con el señor desta ciudad y sus tierras poblase en las dichas provincias, y que pusiese nombre no los habia enviado á visitar tanto tiempo habia; pero al pueblo la villa de Medellin 1: resta que vuestra alte- | que yo siempre los habia tenido por amigos y vasallos za sepa cómo se pobló la dicha villa, y se apaciguó toda de vuestra alteza, y como tales, creyesen hallarian en aquella tierra y provincias y pacífico : le envié mas mí buena voluntad para cualquiera cosa que les cumgente, y le mandé que fuese la costa arriba hasta la pliese; y que para favorecerlos y ayudarlos en cualprovincia de Guazacualco, que está de adonde se pobló quiera necesidad que tuviesen, enviaba allí aquella genesta dicha villa cincuenta leguas, y desta ciudad ciento te para que poblasen aquella provincia. El dicho aly veinte; porque cuando yo en esta ciudad estaba, siendo guacil mayor y gente fueron, y se hizo lo que yo le vivo Muteczuma, señor della , como siempre trabajé de mandé, y no hallaron en ellos la voluntad que antes hasaber todos los mas secretos destas partes que me fué ! bian publicado; antes la gente puesta á punto de guerposible, para hacer dellos entera relacion á vuestra ma ra para no los consentir entrar en su tierra; y él tuvo jestad, babia enviado á Diego de Ordas 2, que en esta tan buena órden, que con saltear una noche un pueblo. corte de vuestra majestad reside; y los señores y natu donde prendió una señora áquien todos en aquellas parrales de la dicha provincia le habian recibido de muy tes obedecian, se apaciguo, porque ella envió á llamar buena voluntad, y se habian ofrecido por vasallos ysúb- i todos los señores, y les mandó que obedeciesen lo que ditos de vuestra alteza , y tenia noticia como en un se les quisiese mandar en nombre de vuestra majestad, muy gran rio que por la dicha provincia pasa y sale á porque ella así lo habia de hacer; é así, llegaron hasta la mar habia muy buen puerto para navíos; porque el el dicho rio 3, y á cuatro leguas de la boca dél, que sa

le á la mar, porque mas cerca no se halló asiento, se 1 Medellin , asi llamado por la patria de Cortés, Guazacualco

pobló y fundó una villa, á la cual se puso nombre el Esy demás pueblos que aqui expresa, están en la costa del seno mejicano, siguiendo desde Veracruz hasta Tabasco.

piritu Santo, y allí residió el dicho alguacil mayor al2 Diego de Ordas vino á Nueva-España con Juan de Grijalba, gunos dias, hasta que se apaciguaron y trajeron al serfue nombrado capitan por Cortés; este es el que subió á recono

vicio de vuestra católica majestad otras muchas procer el volcan de Méjico que llamaban los indios Popocatepec, y no ha vuelto otro á reconocerle después dél, a excepcion de Francisco Montaño, que saco del azufre para la pólvora.

3 Rio de Guasacualco.

[ocr errors][ocr errors][merged small][merged small]

vincias comarcanas, que fueron la de Tabasco, que es mandé que fuesen con un capitan a la mar del Sur, en el rio de la Victoria ó de Grijalva que dicen , y la adonde yo tenia y tengo poblada una villa que se dice de Chimaclan y Quechula y Quizaltepeque, y otras Zacatula 2 que hay desde la dicha ciudad de Huicicique por ser pequeñas no expreso; y los naturales de la 3 cien leguas, y allí tengo en astillero cuatro navíos llas se depositaron y encomendaron á los vecinos de la para descubrir por aquella mar todo lo que a mí fuere dicha villa, y les han servido y sirven hasta ahora, aun posible y Dios nuestro Señor fuere servido. E yendo que algunas dellas, digo la de Cimaclan, Tabasco y este dicho capitan y gente á la dicha ciudad de ZacaQuizaltepeque se tornaron á rebelar; y habrá un mes tula, tuvieron noticia de una provincia que se dice que yo envié un capitan y gente desta ciudad á las re Coliman 4, que está apartada del camino que habian ducir al servicio de vuestra majestad y castigar su re de llevar, sobre la mano derecha, que es al poniente, cinbelion; y hasta ahora no he sabido nuevas dél; creo, cuenta leguas; y con la gente que llevaba, y con mucha queriendo nuestro Señor, que harán mucho, porque lle de los amigos de aquella provincia de Mechuacan, fué varon buen aderezo de artillería y municion, y balles allá sin mi licencia, y entró algunas jornadas, donde huteros y gente de á caballo.

bo con los naturales algunos reencuentros; y aunque Tambien, muy católico Señor, en la relacion que el eran cuarenta de caballo y mas de cien peones, ballesdicho Juan de Ribera llevó, hice saber á vuestra cesá teros y rodeleros, los desbarataron y echaron fuera de rea y católica majestad cómo una gran provincia que la tierra , y les mataron tres españoles y mucha gente se dice Mechuacan, que el señor della se llama Casul de los amigos, y se fueron á la dicha ciudad de Zacacit, se habia ofrecido por sus mensajeros, el dicho se tula; é sabido por mí, mandé traer preso al capitan, y ñor y naturales della, por súbditos y vasallos de vues- le castigué su inobediencia. tra cesárea majestad, y que habian traido cierto pre Porque en la relacion que á vuestra cesárea majessente, el cual envié con los procuradores que desta tad hice de cómo habia enviado á Pedro de Albarado Nueva España fueron á vuestra alteza, y porque la pro- | á la provincia de Tututepeque 5, que es en la mar del vincia y señorío de aquel señor Casulci, segun tuve re Sur, no hubo mas que decir de cómo habia llegado á lacion de ciertos españoles que yo allá envié, era gran ella, y tenia presos al señor y á un hijo suyo; y de cierde y se habian visto muestras de haber en ella mu to oro que le presentaron, y de ciertas muestras de oro cha riqueza; y por ser tan cercana á esta gran ciudad, i de minas y perlas que asimismo hubo; porque hasta después que me rehice de alguna mas gente y caba aquel tiempo no habia mas que escribir; sabrá vuestra llos, envié un capitan con setenta de caballo y docien excelsitud que, en respuesta destas nuevas que me enlos peones bien aderezados de sus armas y artillería, vió, le mandé que luego en aquella provincia buscase para que viesen toda la dicha provincia y secretos de un sitio conveniente, y poblase en él; y mandé tamlla; y si tal fuese, que poblasen en la ciudad principal bien que los vecinos de la villa de Segura la Frontera Huicicila; y idos, fueron bien recibidos del señor y na- se pasasen á aquel pueblo, porque ya del que estaba turales de la dicha provincia , y aposentados en la di- hecho allí no habia necesidad, por ser tan cerca de cha ciudad; y demás de proverlos de lo que tenian ne- aquí; y así se hizo, y se llamó el pueblo Segura la Froncesidad para su mantenimiento, les dieron hasta tres tera, como el que antes estaba hecho; y los naturales mil marcos de plata envuelta con cobre, que seria de aquella provincia, y de la de Guaxaca, y Coaclan, y media plata , y hasta cinco mil pesos de oro, asimismo | Coasclahuaca, y Tachquiaco, y otras allí comarcanas, entuelto con plata, que no se le ha dado ley, y ropa de se repartieron en los vecinos de aquella villa, y les seralgodon y otras cosillas de las que ellos tienen; lo cual, vian y aprovechaban con toda voluntad; y quedó en ella sacado el quinto de vuestra majestad, se repartió por por justicia y capitan, en milugar, el dicho Pedro de Allos españoles que á ella fueron; y como á ellos no les sa barado. Y acaeció que, estando yo conquistando la protisliciese mucho la tierra para poblar, mostraron para | vincia de Pánuco, como adelante á vuestra majestad ello mala voluntad, y aun movieron algunas cosillas, diré, los alcaldes y regidores de aquella villa le rogapor donde algunos fueron castigados, y por esto los man- ron al dicho Pedro de Albarado que él remitiese con de volver a los que volverse quisieron, y á los demás su poder á negociar conmigo ciertas cosas que ellos le

encomendaron , lo cual él aceptó; y venido, los dichos Catzolein, rey de Michoacan, que era señor y soberano de la

alcaldes y regidores hicieron cierta liga y monipodio, provincia de Xalisco, diócesis de Durango, cuya ereccion y divi. sion de la de Guadalajara la hizo el señor don Pedro de Otalora,

convocando la comunidad, y hicieron alcaldes, y conpresidente de la real andiencia de Guadalajara, por comision que tra la voluntad de otro que allí el dicho Pedro de Albarale dió su majestad en real cédula de 14 de junio de 1621.

do babia dejado por capitan, despoblaron la dicha villa Doa Neno de Guzman, gobernador que habia sido en Pánuco, y presidente de la real audiencia de Méjico, separado por justas

y se vinieron a la provincia de Guaxaca, que fué causa causas deste cargo, emprendió conquistar á Xalisco en el año de 1551, y en Michoacan prendió al rey Catzolcin, le tomó diez ? Zacatula , junto al mar del Sur, segun queda explicado en las mil marcos de plata y mucho oro bajo, y seis mil indios para ser cartas antecedentes. Ticio de carga de su ejército, y quemó al Rey y á muchos indios 5 Gomara , en la Crònica de Nueva-España , cap. 150, la llama principales para que no se pudiesen quejar; pero Dios le castigó, į Chincicilla. pues sué depuesto, preso, enviado á España, y murió de repente, Cortés envió á Cristóbal de Olid á conquistar esta provincia habiendo visto el enojo del Rey, porque fue muy cruel, sin ser i de Coliman, le acompañó después Gonzalo de Sandoval, y al fin necesario, el haber quitado la vida á tantos indios, pues en batalla 1 se entregaron los pueblos de Colimantlec, Zihuatlan y otros. era licito, y fuera della, bajeza de ánimo, por el interés.

5 Tututepec ya queda dicho en las cartas antecedentes que está La provincia de Michoacan es de las mas fértiles de Nueva-Es- en la diócesis de Oaxaca, hacia la mar del Sur, distinto de Tututepaba, y abundante en cosechas de trigo, maíz y otros frutos.

pec cn la diócesis de Puebla. HA,

de mucho desasosiego y alboroto en aquellas partes. | de prestar la obediencia que antes habían ofrecido, mas Ecomo el que allí quedó por capitan me lo hizo saber, aun hicieron muchos daños en los comarcanos á su tierenvié á Diego de Ocampo 1, alcalde mayor, para que ra que eran vasallos de vuestra católica majestad, quehobiese la informacion de lo que pasaba , y castigase mando muchos pueblos y matando mucha gente; y los culpados. Sabido por ellos, se ausentaron, y andu aunque en aquella coyuntura yo no tenia mucha sobra vieron ausentes algunos dias, hasta que yo los prendi; de gente, por la tener en tantas partes dividida, vienpor manera que el dicho alcalde mayor no pudo haber do que dejar de proveer en esto era gran daño, temas de al uno de los rebeldes, el cual sentenció a muer miendo que aquellas gentes que confinaban con aquete natural, y apeló para ante mí; y después que yo pren- llas provincias no se juntasen con aquellos por el ledi los otros, los mandé entregar al dicho alcalde ma- mor al daño que recibian; y aun porque yo no estaba yor; el cual asimismo procedió contra ellos y los sen satisfecho de su voluntad, envié un capitan con treinta tenció como al otro, y apelaron tambien. Ya los plei- de caballo y cien peones, ballesteros y escopeteros y tos están conclusos para los sentenciar en la segunda | rodeleros y con mucha gente de los amigos, los cuales instancia ante mí, y los he visto. Pienso, aunque fué fueron , y hobieron con ellos ciertos reencuentros, en tan grave su yerro, habiendo respeto al mucho tiem que les mataron alguna gente de nuestros amigos y dos po que há que están presos, comutarles la pena de españoles; y plugo á nuestro Señor que ellos de su vola muerte, á que fueron sentenciados, en muerte civil, luntad volvieron de paz y me trujeron los señores, á que es desterrarlos destas partes, y mandarles que no los cuales yo perdoné, por haberse ellos venido sin haentren en ellas sin licencia de vuestra majestad, so pe berlos prendido. Después, estando yo en la provincia na que incurran en la de la primera sentencia. En este de Pánuco, los naturales destas partes echaron sama medio tiempo murió el señor de la dicha provincia de | que yo me iba á Castilla , que causó harto alboroto; y Tututepeque; y ella y las otras comarcanas se rebela- | una destas dos provincias, que se dice Tututepeque, se ron, y envié al dicho Pedro de Albarado con gente y ) tornó á rebelar, y bajó de su tierra el señor con mucha con un hijo del dicho señor que yo tenia en mi poder; gente, y quemó mas de veinte pueblos de los de nuestros y aunque hobieron algunos reencuentros y mataron al- | amigos, y mató y prendió mucha gente dellos; y por esgunos españoles, las tornó á rendir al servicio de vuestra to , viniéndome yo de camino de aquella provincia de majestad, y están agora pacíficas, y sirven á los españo- Pánuco, los torné á conquistar; y aunque á la entrada les, que están depositadas muy pacíficas y seguramen mataron alguna gente de nuestros amigos que quedate, aunque no se tornó á poblar la villa, por falta de ba rezagada, y por las sierras reventaron diez ó doce gente y porque al presente no hay dello necesidad; por caballos , por el aspereza dellas, se conquistó toda la que con el castigo pasado quedaron domados de ma provincia, y fué preso el señor y un hermano suyo munera, que hasta esta ciudad vienen á lo que les mandan. | chacho, y otro capitan general suyo que tenia la una

Luego como se recobró esta ciudad de Temixtitan y frontera de la tierra; el cual dicho señor y su capitan lo á ella sujeto, fueron reducidas á la imperial corona fueron luego ahorcados, y todos los que se prendieron de vuestra cesárea majestad dos provincias que están en la guerra hechos esclavos, que serian hasia dociená cuarenta leguas della al norte, que confinan con la tas personas; los cuales se herraron y vendieron en alprovincia de Pánuco 2, que se llaman Tututepeque y movedas, y pagado el quinto que dello perteneció á Mezclitan3, de tierra asaz fuerte, bien usitada en el vuestra majestad , lo demás se repartió entre los que se ejercicio de las armas, por los contrarios que de todas hallaron en la guerra, aunque no hubo para pagar el partes tienen , viendo lo que con esta gente se habia | tercio de los caballos que murieron; porque, por ser la hecho; y como á vuestra majestad ninguna cosa le es- tierra pobre, no se hubo otro despojo. La demás gente torbaba, me enviaron sus mensajeros, y se ofrecieron que en la dicha provincia quedó, vino de paz y lo está, por sus súbditos y vasallos; y yo los recibí en el real y por señor della aquel muchacho hermano del señor nombre de vuestra majestad, y por tales quedaron y | que murió; aunque al presente no sirve ni aprovecha estuvieron siempre, hasta después de la venida de Cris de nada , por ser, como es, la tierra pobre, como dije, tóbal de Tapia, que con los bullicios y desasosiegos mas de tener seguridad della que no nos alborote los que en estas otras gentes causó, ellos no solo dejaron que sirven; y aun para mas seguridad, he puesto en 1 Diego de Ocampo fué el que con otros quedó nombrado por

ella algunos naturales de los desta tierra. A esta sazon, Cortés para gobernar su estado cuando se ausentó para España, y

invictísimo César, llegó al puerto y villa del Espíritu dicho Ocampo fué depuesto por Salazar : tuvo el mérito de haber Santo, de que ya en los capítulos antes deste he hecho descubierto la navegacion al Perú, saliendo de Tehuantepec, en la

mencion, un bergantinejo harto pequeño, que venia de costa del sur, y llegó al Callao de Lima , todo á su costa. Fué patural de la villa de Cáceres, en los reinos de Castilla, y sugeto de

Cuba, y en él un Juan Bono de Quejo , que con el armaparticulares prendas.

da que Panfilo de Narvaez trajo, habia venido a esta 2 Tututepec, en la diócesis de Puebla.

tierra por maestre de un navío de los que en la dicha 5 Hoy se llama Metztithlan, del arzobispado de Méjico, camino

armada vinieron; y segun pareció por despachos que al norte, y antes de subir a las sierras de Huayacocothla y Tlanchinol, que son las sierras de que luego habla y confinan con las

traia , venia por mandado de don Juan de Fonseca“, obisque dividen la diócesis de Puebla del arzobispado, y lodas son as po de Búrgos, creyendo que Cristóbal de Tapia, que él perísimas, tanto, que admira el que Cortés aun pudiese caminar con gente de guerra por ellas. Las he pasado, y tiene sobrada ra | Don Juan de Fonseca, obispo de Burgos, presidente del conzon Cortés, porque necesité el apearme de la mula: mas agrias son sejo de Indias, en este particular se dejó llevar de siniestros idlas de Tuto ó Tututepec para bajar á Tulauzingo, de que es buen formes, y que acaso, si no fuera el teson de Cortés, hubieran albe testigo el ilustrísimo scuor obispo de Puebla, que las ha pasado, ! rotado la América y perdido todo 12 conquistado.

« AnteriorContinuar »