Imágenes de página
PDF
ePub

HISPANIA VICTRIX.

PRIMERA Y SEGUNDA PARTE

DE LA HISTORIA GENERAL DE LAS INDIAS,

con todo el descubrimiento, y cosas notables que han acaecido desde que se ganaron hasta el año de 1551;

con la conquista de Méjico y de la Nueva-España.

A LOS LEYENTES.

Toda historia , aunque no sea bien escrita, deleita. Por ende no hay que recomendar la nuestra, sino avisar cómo es tan apacible cuanto nueva por la variedad de cosas, y tan notable como deleitosa por sus muchas extrañezas. El romance que lleva es llano y cual agora usan, la órden concertada é igual, los capítulos cortos por ahorrar palabras, las sentencias claras, aunque breves. He trabajado por decir las cosas como pasan. Si algun error ó falta hubiere, suplidlo vos por cortesia, y si aspereza ó blandura, disimulad, considerando las reglas de la historia; que os certifico no ser por malicia. Contar cuándo, dónde y quién hizo una cosa, bien se acierta ; empero decir cómo, es dificultoso; y así, siempre suele haber en esto diferencia. Por tanto, se debe contentar quien lee historias de saber lo que desea en summa .y verdadero; teniendo por

cierto

que particularizar las cosas es engañoso y aun muy odioso; lo general ofende poco si es público, aunque toque á cualquiera; la brevedad a todos aplace; solamente descontenta á los curiosos, que son pocos, y á los ociosos, que son pesados. Por lo cual he tenido en esta mi obra dos estilos; ca soy breve en la historia y prolijo en la conquista de Méjico. Cuanto á las entradas y conquistas que muchos han hecho á grandes gastos, é yo no trato dellas, digo que dejo algunas por ser de poca importancia, y porque las mas dellas son de una mesma manera, y algunas por no las saber, que sabiéndolas no las dejaria. En lo demás ningun historiador humano contenta jamás á todos; porque si uno meresce alguna loa, no se contenta con ninguna, y la paga con ingratitud; y el que hizo lo que no querria oir , luego lo reprehende todo; con que se condena de veras.

1

A LOS TRASLADADORES.

Algunos por ventura querrán trasladar esta historia en otra lengua , para que los de su nacion entiendan las maravillas y grandeza de las Indias, y conozcan que las obras igualan, y aun sobrepujan, á la fama que dellas anda por todo el mundo. Yo ruego mucho á los tales, por el amor que tienen á las historias, que guarden mucho la sentencia, mirando bien la propiedad de nuestro romance, que muchas veces ataja grandes razones con pocas palabras. Y que no quiten ni añadan ni muden letra á los nombres propios de indios, ni á los sobrenombres de españoles, si quieren hacer oficio de fieles traducidores; que desotra manera, es certisimo que se corromperán los apellidos de los linajes. Tambien los aviso cómo compongo estas historias en latin, para que no tomen trabajo en ello.

A DON CARLOS, EMPERADOR DE ROMANOS, REY DE ESPAÑA,

SEÑOR DE LAS INDIAS Y NUEVO-MUNDO ;

FRANCISCO LOPEZ DE GOMARA, olérigo.

Muy soberano Señor : La mayor cosa después de la creacion del mundo, sacando la encarnacion y muerte del que lo crió, es el descubrimiento de Indias; y así, las llaman Mundo-Nuevo. Y no tanto le dicen nuevo por ser nuevamente hallado, cuanto por ser grandísimo, y casi tan grande como el viejo, que contiene a Europa, Africa y Asia. Tambien se puede llamar nuevo por ser todas sus cosas diferentísimas de las del nuestro. Los animales en general, aunque son pocos en especie, son de otra manera ; los peces del agua, las aves del aire, los árboles, frutas, yerbas y grano de la tierra, que no es pequeña consideracion del Criador, siendo los elementos 'una misma cosa allá y acá. Empero los hombres son como nosotros, fuera del color; que de otra manera bestias y monstruos serian, y no vernian, como vienen, de Adan. Mas no tienen letras, ni moneda, ni bestias de carga : cosas principalisimas para la policia y vivienda del hombre; que ir desnudos, siendo la tierra caliente y falta de lana y lino, no es novedad. Y como no conoscen al verdadero Dios y Señor, están en grandísimos pecados de idolatria , sacrificios de hombres vivos, comida de carne humana, habla con el diablo, sodomia, muchedumbre de mujeres, y otros asi. Aunque todos los indios, que son vuestros subjectos, son ya cristianos por la misericordia y bondad de Dios, y por la vuestra merced y de vuestros padres y abuelos, que habeis procurado su conversion y cristiandad. El trabajo y peligro vuestros españoles lo toman alegremente, asi en predicar y convertir como en descubrir y conquistar. Nunca nacion extendió tanto como la española sus costumbres, su lenguaje y armas, ni caminó tan léjos por mar y tierra, las armas á cuestas. Pues mucho mas hubieran descubierto, subjectado y convertido, si vuestra majestad no hubiera estado tan ocupado en otras guerras; aunque para la conquista de Indias no es menester vuestra persona, sino vuestra palabra. Quiso Dios descobrir las Indias en vuestro tiempo y á vuestros vasallos, para que las convirtiésedes á su santa ley, como dicen muchos hombres sabios y cristianos. Comenzaron las conquistas de indios acabada la de moros, porque siempre guerreasen españoles contra infieles; otorgó la conquista y conversion el Papa; tomastes por letra Plus ultra, dando á entender el señorío del Nuevo-Mundo. Justo es pues que vuestra majestad favorezca la conquista y los conquistadores, mirando mucho por los conquistados. Y tambien es razon que todos ayuden y ennoblezcan las Indias, unos con santa predicacion, otros con buenos consejos, otros con provechosas granjerías, otros con loables costumbres y policia. Por lo cual he yo escrito la historia: obra, ya lo conozco, para mejor ingenio y lengua que la mia; pero quise ver para cuánto era. Publícola tan presto, porque no tratando del Rey, no hay que aguardar. Intitúlola á vuestra majestad, no porque no sabe las cosas de Indias mejor que yo, sino porque las vea juntas, con algunas particularidades tan apacibles como nuevas y verdaderas. Y aun porque vaya mas segura y autorizada so el amparo de vuestro imperial nombre; que la gracia y la perpetuidad la mesma historia se la dará ó quitará. Hágola de presente en castellano porque gocen della luego todos nuestros españoles. Quedo haciéndola en latin de mas espacio, y acabaréla presto, Dios mediante , si vuestra majestad lo manda y favoresce. Y allí diré muchas cosas que aquí se callan, pues el lenguaje lo sufre y lo requiere; que así hago en las guerras de mar de nuestro tiempo, que compongo; donde vuestra majestad, á quien Dios nuestro Señor de mucha vida y victoria contra los enemigos, tiene gran parte.

[ocr errors][merged small][merged small]

Es el mundo tan grande y hermoso, y tiene tanta di- | tuvo que cada estrella era un mundo, a lo que Galeno versidad de cosas tan diferentes unas de otras, que pone escribe de historia filosófica. Y lo mesmo dijeron Heraadmiracion á quien bien lo piensa y contempla. Pocos clídes y otros pitagóricos, segun refiere Teodorito, De hombres bay, si ya no viven como brutos animales, que materia y mundo. Seleuco, filósofo, segun escribe Pluno se pongan alguna vez á considerar sus maravillas, tarco, no se contentó con decir que habia infinitos porque natural es á cada uno el deseo de saber. Empero mundos, sino que tambien dijo ser el mundo infinible, unos tienen este deseo mayor que otros, á causa de ha como quien dijese que no puede tener cabo donde feber juntado industria y arte á la inclinacion natural; y nezca su fin. Creo que de aquí le tomó ansia al gran estos tales alcanzan muy mejor los secretos y causas de Alejandre de conquistar el universo; pues claramente, las cosas que naturaleza obra; aunque á la verdad, por á lo que Plutarco cuenta , lloró oyendo un dia disputar agudos y curiosos que son, no pueden llegar con su in esta quistion á Anaxarco. El cual, preguntada la causa genio ni proprio entendimiento a las obras maravillosas | de lágrimas tan fuera de tiempo, respondió que lloraba que la Sabiduría divina misteriosamente hizo y siempre con justa y gran razon, pues habiendo tantos mundos hace; en lo cual se cumple lo del Eclesiástico, que dice: 1 como Anaxarco decia, no era el aun señor de ninguno. «Puso Dios al mundo en disputa de los hombres, con Y así, después, cuando emprendió la conquista deste que ninguno dellos pueda hallar las obras que él mismo nuestro mundo, imaginaba otros muchos y pretendia obró y obra.» Y aunque esto sea ansi verdad, segun que señorearlos todos. Mas atajóle la muerte los pasos antes tambien lo afirma Salomon, diciendo: «Con dificultad que pudiese sujetar medio. Tambien dice Plinio: «Creer juzgamos las cosas de la tierra, y cou trabajo hallamos que hay infinitos mundos procedió de querer medir el lo que vemos y tenemos delante;» no por eso es el hom inundo á piés; » lo cual tiene por atrevimiento; aunque bre incapaz ó indigno de entender al mundo y sus se dice llevar tan sotil y buena cuenta, que seria vergüenza cretos; ca Dios crió el mundo por causa del hombre, no creerlo. De la opinion destos filósofos salió el refran y se lo entregó en su poder, é puso debajo los pies , y, que cuando uno se halla nuevo en alguna cosa dice como Esdras dice, los que moran en la tierra pueden que le paresce estar en otro mundo. Poco estimáramos entender lo que hay en ella; así que, pues Dios puso el el dicho destos gentiles, pues como dice sant Augustin, mundo en nuestra disputa , y nos hizo capaces y mere

se revolcaron por infinitos mundos con su vano peasacedores de lo poder entender, y nos dió inclinacion vo miento; ni el de los herejes dichos ofios, ni el de los luntaria y natural de saber, no perdamos nuestros pre talmudistas, que afirman decinueve mil mundos, pues vilegios y mercedes.

escriben contra los Evangelios, si no hubiese teólogos

que hagan mencion de mas mundos. Baruch habló de El mundo es uno, y no muchos, como algunos alósofos siete mundos, como dice Orígenes; y Clemente, discipensaron.

pulo de los apóstoles, dijo en una su epístola, segun Opinion y tema fué de muchos y grandes filósofos, Orígenes lo acota en el Periarcon : «No es navegable et hombres en su tiempo tenidos por muy sabios, que ha- | mar Océano; y aquellos mundos que detrás de él están, bia muchos mundos. Leucipo, Demócrito, Epicuro, se gobiernan por providencia del mesmo Dios.» TamAnaximandro y los otros, porfiados en que todas las co- bien sant Jerónimo alega esta misina autoridad sobre la sas se engendran y crian del tamo y átomos, que son epístola de sant Pablo á los efesios, donde dice: «Todo unos pedacicos de nada como los que vemos al rayo del el mundo está puesto en malignidad.» En muchas partes sol, dijeron que habia muchos mundos; y que así como del Testamento Nuevo está hecha mencion de otro munde solas veinte y tantas letras se componen infinitos li do; y Cristo, que es la mesma verdad, dijo que su reino bros, así, ni mas ni menos, de aquellos pocos y chicos no era deste mundo, y llamó al diablo príncipe deste átomos y menudencias se hacen muchos y diversos mundo. Diciendo este, paresce que hay otros, á lo memundos. Esto afirmaban, creyendo que todo era infini nos otro; y por eso erraron los herejes ofios, que no to. Y así á Metrodoro le parecia cosa fea y despropor entendiendo bien la Escritura Sagrada, inferian ser incionada no haber en este infinito mas de un solo mun numerables los mundos; y quien creyese que hay mudo, como seria si en una muy gran viña no hubiese sino chos mundos como el nuestro, erraria malamente couna cepa, o en una gran pieza una sola espiga. Orfeo | mo ellos. Mundo es todo lo que Dios crio: cielo, tierra, agua, y las cosas visibles, y que, como dice sant Augus- | tar ociosos, ó porque (como dice Salomon) quieren tin contra los académicos, nos mantienen ; lo cual afir meterse en honduras y trabajos, pudiendo vivir descanman todos los filósofos cristianos, y aun los gentiles, sados. Bastaríales saber que Dios hizo el mundo redonsino es Aristótiles con sus discípulos, que hace al cielo do y apartó la tierra de las aguas para vivienda de los diferente del mundo, en el tratado que dellos compuso. hombres, sino que tambien quieren saber si se habita Este pues es el mundo que Dios hizo, segun lo certifican ó no toda ella. Thales , Pitágoras, Aristótiles, y tras él sant Juan Evangelista , y mas largamente Moisen; que casi todas las escuelas griegas y latinas, afirman que la si hubiera mas mundos como él, no los callaran. El reino tierra en ninguna manera se puede toda morar, en una de Cristo, que no era deste mundo, porque responda

parte de muy caliente, y en otras de muy fria. Otros, mos á ellos, es espiritual, y no material; y así, decimos que reparten la tierra en dos partes, a quien llaman he- . el otro mundo, como la otra vida y como el otro siglo; misperios, dicen que no hay hombres en la una ni los lo cual declara muy bien Esdras, diciendo : «Hizo el Al puede haber, sino que de pura necesidad han de vivir tísimo este siglo para muchos; y el otro, que es la glo- en la otra, que es donde nosotros estamos , y aun della ria, para pocos ;» y sant Bernardo llama inferior a este quitan tres tercios, de cinco que le ponen; de suerte que, mundo en respecto del cielo. Cuanto á los mundos que segun ellos, solas dos partes, de cinco que tiene la tierpone Clemente detrás del Océano, digo que se han de ra, son habitables. Para que mejor entiendan esto los entender y tomar por orbes y partes de la tierra; que romancistas, que los doctos ya se lo saben, quiero alarasí llama Plinio y otros escritores á Scandinavia, tier- 1 gar un poco la plática. Queriendo probar cómo la mara de Godos; y á la isla Taprobana, que agora dicen yor parte de la tierra es inhabitable," fingen cinco faZamotra. Y Epicuro, segun Plutarco refiere, tenia por jas, que llaman zonas, en el cielo, por las cuales reglan mundos á semejantes orbes y bolas de tierras, aparta el orbe de la tierra. Las dos son frias, las dos templados de la Tierra-Firme como islas. Y por ventura estos das, y la otra caliente. Si quereis saber cómo son estas tales pedazos de tierra son el orbe y redondez que la Es cinco zonas, poned vuestra mano izquierda entre la cara critura llama de tierras, y la que llama de tierra ser to y el sol cuando sale, con la palma hácia vos, que así lo do el mundo terrenal. Yo, aunque creo que no hay mas enseñó Probo, gramático; tened los dedos abiertos y de un solo mundo, nombraré muchas veces dos aquí extendidos, y mirando al sol por entre ellos haced cuenen esta mi obra, por variar de vocablos en una mesma ta que cada uno es una zona : el dedo pulgar es la zona cosa , y por entenderme mejor llamando nuevo mundo fria de hacia el norte, que por su demasiada frialdad es á las Indias, de las cuales escribimos.

inhabitable; el otro dedo es la zona templada y habita

ble, do está el trópico de Cancro; el dedo de medio es Que el mundo es redondo, y no llano.

la tórrida zona, que por tostar y quemar los hombres la Muchas razones hay para probar ser el mundo redon llaman así, y es inhabitable; el dedo del corazon es la do, y no llano. Empero la mas clara y mas á ojos vistas es otra zona templada, donde está el trópico de Capricorla vuelta redonda que con increible presteza le da el sol no; el dedo menor es la otra zona fria é inhabitable, que cada dia. Siendo pues redondo todo el cuerpo del mun cae al sur. Sabiendo pues esta regla, es entendido lo do, de necesidad han de ser redondas todas sus partes, habitable ó inhabitable de la tierra , que dicen estos. Y especial los elementos, que son tierra, agua, aire, fue aun Plinio, desmenuyendo lo habitado, escribe que de go. La tierra, que es el centro del mundo, segun lo cinco partes, que llaman zonas, quita las tres el cielo á muestran los equinocios, está fija , fuerte, y tan recia y la tierra, que son lo señalado por los dedos pulgar y mebien fundada sobre sí mesma, que nunca faltará ni fla- | nor y el de medio, y que tambien le hurta algo el Océaqueara; y sin esto, tira y atrae para sí los extremos. La no; y aun en otro lugar dice que no hay hombres sino mar, aunque es mas alta que la tierra, y muy mayor, i en el Zodiaco. La causa que ponen para no poder vivir guarda su redondez en medio y sobre la tierra, sin der- hombres en las tres zonas y parte de la tierra es el granramarse ni sin cubrilla, por no quebrantar el manda dísimo frio que con la mucha distancia y ausencia del miento y término que le fué dado; antes ciñe de tal ma- sol hay en la region de los polos, y el excesivo calor que nera , ataja y hiende la tierra por muchas partes, sin hay debajo la tórrida zona por la vecindad y continua niezclarse con ella, que paresce milagro. Muchos pen presencia del sol. Lo mesmo afirman Durando, Scoto y saron ser como huevo ó piña ó pera, y Demócrito, redon- casi todos los teólogos modernos; y Juan Pico de la Mido como plato; empero cóncavo. Mas Anaximandro y rándula , caballero doctísimo, sustentó en las concluAnaximenes y Lactancio, y los que niegan los antípo siones que tuvo en Roma delante el papa Alejandro VI des afirman ser llano este cuerpo redondo, que hacen cómo era imposible vivir hombre ninguno debajo la tóragua y tierra. Llaman llano en comparacion de redon rida zona. Pruébase lo contrario con dichos de los mesdo, aunque veian muchas sierras y valles en él. Cual mos escriptores y con autoridades de sabios antiguos y quiera hombre de razon, aunque no tenga letras, caerá modernos, con sentencia de la divina Escriptura y con Juego en cuanto los tales estropezaban en llanura de su la experiencia. Strabon , Mela y Plinio, que afirman lo mundo; y así, no es menester mas declaracion.

de las zonas, dicen cómo liay hombres en Etiopía, en

la Aurea Chersoneso y en Taprobana , que son Guinea, Que no solamente es el mundo habitable, mas que tambien

Malaca y Zamotra , las cuales caen debajo de su tórries habitado.

da; y que Scandinavia, los montes hiperbóreos y otras No se harta la curiosidad humana asi como quiera, tierras que caen al norte, en lo que señala el dedo puló que lo hagan los hombres por saber mas, ó por no es- gar, están pobladas de gente. Estos hiperbóreos están

« AnteriorContinuar »