Imágenes de página
PDF
ePub

compañía vinieron, y por algunas cartas que desos rei- | los oficiales y yo enviamos; y hemos tenido atrevimienmos me han escrito, he sabido que las cosas que yo a to á enviar tanta suma junta, así por la necesidad que vuestra cesárea majestad envié con Antonio de Quiño- acá se nos representa que vuestra majestad debe tener nes y Alonso de Avila, que fueron por procuradores con las guerras 3 y otras cosas, como porque vuestra desta Nueva-España, no llegaron ante su real presen- | majestad no tenga en mucho la pérdida de lo pasado, y cia 1, porque fueron tomados de los franceses, á causa después desto se enviará cada vez que hubiere aparedel mal recado que los de la casa de la contratacion de jo, todo lo mas que yo pudiere; y crea vuestra sacra Sevilla enviaron para que los acompañase desde la isla | majestad que, segun las cosas van enhiladas, y por estas de los Azores; y aunque por ser todas las cosas que iban i partes se ensanchan los reinos y señoríos de vuestra tan ricas y extrañas, que deseaba yo mucho que vues- alteza, que tendrá en ellas mas seguras rentas y sin tra majestad las viera; porque, demás del servicio que costa que en ninguno de todos sus reinos y señoríos, con ellas vuestra alteza recibia, mis servicios fueran si no se nos ofrecen algunos embarazos de los que hasta mas manifiestos, me ha pesado mucho; mas tambien ! ahora aquí se nos han ofrecido. Digo esto, porque habrá he holgado que las llevasen, porque á vuestra majestad dos dias que Gonzalo de Salazar, factor de vuestra alharán poca falta, y yo trabajaré de enviar otras muy masteza, llegó al puerto de San Juan desta Nueva-España, ricas y extrañas, segun tengo nuevas de algunas provin- del cual he sabido que en la isla de Cuba , por donde pacias que ahora he enviado á conquistar, y de otras que só, le dijeron que Diego Velazquez, teniente de almienviaré muy presto teniendo gente para ello; y los fran rante en ella, habia tenido formas con el capitan Crisceses y los otros principes á quien aquellas cosas fueren | tóbal Dolid, que yo envié á poblar las Hibueras en nomnotorias, conocerán por ellas la razon que tienen de se bre de vuestra majestad, y que se habian concertado sujetar á la imperial corona de vuestra cesárea majes: , que se alzaria con la tierra por el dicho Diego Velaztad, pues demás de los muchos y grandes reinos y se

s de los muchos y grandes reinos y se- | quez; aunque, por ser el caso tan feo y tan en deservicio ñoríos que en esas partes vuestra alteza tiene, destas de vuestra majestad, yo no lo puedo creer, aunque por tan divisas y apartadas, yo el menor de sus vasallos tan- | otra parte lo creo, conociendo las mañas 4 que el dicho tos y tales servicios le puedo hacer; y para principio de Diego Velazquez siempre ha querido tener para me dami ofrecimiento, envio ahora con Diego de Soto, cria- | ñar y estorbar que no sirva; porque cuando otra cosa do mio, ciertas cosillas que entonces quedaron por no puede hacer, trabaja que no pase gente en estas pardeshecho y por no dignas de acompañar á las otras, y tes; y como manda aquella isla, prende á los que van algunas que después acá yo he hecho, que aunque, co de acá, que por allí pasan, y les hace muchas opresiomo digo, quedaron por desechadas, tienen algun parecer nes, y tómales mucho de lo que llevan, y después hace con ellas; envio asimismo una culebrina de plata 2, que probanzas con ellos porque los dé libres, y por verse entró en la fundicion della veinte y cuatro quintales y libres dél hacen y dicen todo lo que quiere : yo me indos arrobas, aunque creo entró en la fundicion algo, formaré de la verdad, y si hallo ser así, pienso enviar porque se hizo dos veces, y aunque me fué asaz costo por el dicho Diego Velazquez y prenderle 5, y preso, ensa, porque, demás de lo que me costó el metal, que fue viarle á vuestra majestad; porque cortando la raíz de ron veinte y cuatro mil y quinientos pesos de oro, á ra- todos males, que es este hombre, todas las otras ramas zon de á cinco pesos de oro el marco, con las otras cos se secarán, y yo podré mas libremente efectuar mis tas de fundidores y grabadores y de los llevar hasta el servicios comenzados y los que pienso comenzar. puerto, me costó mas de otros tres mil pesos de oro; Todas las veces que á vuestra sacra majestad he espero por ser una cosa tan rica y tan de ver, y digna de crito, he dicho á vuestra alteza el aparejo que hay en ir ante tan alto y excelentísimo principe, me puse á lo / algunos de los nalurales destas partes para se convertrabajar y gastar : suplico á vuestra cesárea majestad

tir á nuestra santa fe católica y ser cristianos; y he enreciba mi pequeño servicio, teniéndole en tanto cuanto | viado á suplicar á vuestra cesárea majestad, para ello la grandeza de mi voluntad para le hacer mayor, si pu mandase proveer de personas religiosas de buena vida diera merecer; porque, aunque estaba adeudado, como y ejemplo. Y porque hasta agora han venido muy pocos, á vuestra alteza arriba digo, me quise adeudar en mas, ó cuasi ningunos, y es cierto que harian grandísimo frudeseando que vuestra majestad conozca el deseo que to, lo torno á traer a la memoria á vuestra alteza, y le de servir tengo; porque he sido tan mal dichoso, que suplico lo mande proveer con toda brevedad, porque hasta ahora he tenido tantas contradicciones ante vues dello Dios nuestro Señor será muy servido, y se cumtra alteza , que no han dado lugar á que este mi deseo plirá el deseo que vuestra alteza en este caso, como case manifestase.

tólico, tiene. E porque con los dichos procuradores AnAsimismo envio á vuestra sacra majestad sesenta mil

5 En las historias del señor Carlos I se pueden leer las guerpesos de oro de lo que ha pertenecido á sus reales ren

ras que tuvo en Alemania como emperador; en España á causa tas, como vuestra alteza verá por la cuenta que dello del levantamiento de los comuneros, que fueron vencidos en Me

dina del Campo; en Pavía con Francisco I, rey de Francia, al que . Esta fué una pérdida muy considerable, y que si no hubiera hicieron prisionero, y lo estuvo en España , no obstante que fue sucedido habria tenido nuestra corte el mayor gozo en ver las pie un soberano de grande valor y pericia militar, y todos le juzgan zas maravillosas que envió Cortés, y pusieron en codicia a las demás por digno competidor de Carlos V. naciones.

Los dolos y artificios con que tanto le morti fcó, no por servi2 Mejor diria una culebrina de oro, por lo mucho que tenia, y cio de Dios y del Rey, sino por emulacion de la gloria de Cortés. deseara yo saber un ejemplar de otro conquistador que tan al prin 5 En nada se detenia Cortés, como jazgase ser del servicio del cipio de la conquista hubiese enviado á su soberano una pieza Soberano, y se resolvia á empresas las mas arduas, venciendo totan primorosa, de tanto peso y valor.

das las dificultades.

tonio de Quiñonest y Alonso Dávila , los concejos de y en otros vicios; en dejar 'mayorazgos á sus hijos ó palas villas desta Nueva-España y yo enviamos á suplicar rientes, y aun seria otro mayor mal que, como los naá vuestra majestad mandase proveer de obispos ó otros turales destas partes tenian en sus tiempos personas reprelados para la administracion de los oficios y culto ligiosas que entendian en sus ritos y ceremonias, y esdivino, y entonces pareciónos que así convenia; y agora | tos eran tan recogidos, así en honestidad como en casmirándolo bien, háme parecido que vuestra sacra ma- tidad, que si alguna cosa fuera desto á alguno se le jestad los debe mandar proveer de otra manera, para sentia era punido con pena de muerte. E si agora vieque los naturales destas partes mas aina se conviertan, sen las cosas de la Iglesia y servicio de Dios en poder de v puedan ser instruidos en las cosas de nuestra santa fe canónigos ó otras dignidades, y supiesen que aquellos católica; y la manera que a mí en este caso me parece eran ministros de Dios, y los viesen usar de los vicios y que se debe tener, es que vuestra sacra majestad man- profanidades que agora en nuestros tiempos en esos reide que vengan a estas partes muchas personas religio- nos usan, seria menospreciar nuestra fe y tenerla por sas, como ya he dicho, y muy celosas deste fin de la cosa de burla; y seria á tan gran daño, que no creo conversion destas gentes, y que destos se hagan casas aprovecharia ninguna otra predicacion que se les hi y monasterios por las provincias que acá nos pareciereciese; y pues que tanto en esto va, y la principal intenque convienen, y que á estas se les dé de los diezmos cion de vuestra majestad es y debe ser que estas gentes para hacer sus casas y sostener sus vidas, y lo demás, se conviertan, y los que acá en su real nombre residique restare dellos sea para las iglesias y ornamentos mos la debemos seguir, y como cristianos tener dellos de los pueblos donde estuvieren los españoles, y para especial cuidado, he querido en esto avisar á vuestra clérigos que las sirvan; y que estos diezmos los cobren cesárea majestad, y decir en ello mi parecer; el cual los oficiales de vuestra majestad, y tengan cuenta y ra- suplico á vuestra alteza reciba como de persona súbdizon dellos, y provean dellos á los dichos monasterios y 1 ta y vasallo suyo, que así como con las fuerzas corpoiglesias, que bastará para todo, y aun sobra farto , de rales trabajo y trabajaré que los reinos y señoríos de que vuestra majestad se puede servir. Y que vuestra al vuestra majestad por estas partes se ensanchen, y su leza suplique á su santidad conceda á vuestra majes- real fama y gran poder entre estas gentes se publique, tad los diezmos destas partes para este efecto, hacién- que así deseo y trabajaré con el ánima para que vuesdole entender el servicio que á Dios nuestro Señor se tra alteza en ellas mande sembrar nuestra santa fe, porhace en que esta gente se convierta, y que esto no se que por ello merezca la bienaventuranza de la vida perpodria hacer sino por esta ria; porque habiendo obis- | petua; y porque para hacer órdenes y bendecir iglesias pos y otros prelados , no dejarian de seguir la costum- ' y ornamentos y óleo y crisma y otras cosas, no habienbre que por nuestros pecados hoy tienen, en disponer do obispos, seria dificultoso irá buscar el remedio dede los bienes de la Iglesia, que es gastarlos en pompas las á otras partes, asimismo vuestra majestad debe su

plicar á su santidad que conceda su poder y sean sus 1 Antonio de Quiñones asió de un brazo á Cortés cuando se vió en gran peligro, y le sacó de entre los indios mejicanos : no se subdelegados en estas partes las dos personas principalogró esta remesa de albajas hecha al rey Carlos I, porque junto á i les de religiosos que á estas partes vinieren, uno de la los Azores apresó las carabelas ó navios el cosario francés lla

órden de San Francisco, y otro de la orden de Santo Dotoado Florin, y fue la mayor lástima, pues llevaba Quiñones cosas admirables, es å saber: muchas piedras finas, en particular una

mingo 2, los cuales tengan los mas largos poderes que esmeralda como la palma de la mano, cuadrada y que remataba

vuestra majestad pudiere; porque, por ser estas tierras en punta de pirámide; una vajilla de oro y plata en tazas, jarros, tan apartadas de la Iglesia romana , y los cristianos que escadillas, platos, ollas y otras piezas , vaciadas unas como aves, en ellas residimos y residieren , tan lejos de los remeotras come peces, otras como animales, otras como frutas y flores, y muy al vivo; muchas manillas, zarcillos, sortijas, bezotes ó

dios de nuestras conciencias, y como humanos, tan sujesrillos, que los indios traian pendientes del labio inferior, deriva tos á pecado, hay necesidad que en esto su santidad con do del término bezo, y joyas de hombres y mujeres; algunos idolos nosotros se extienda en dar á estas personas muy lary cerbatanas de oro y plata : todo lo cual valia mas de ciento y

gos poderes; y los tales poderes sucedan en las persocincuenta mil ducados; además desto, llevaban muchas máscaras mosáicas de piedras finas pequeñas, con las orejas de oro, los col

nas que siempre residan en estas partes, que sea en el millos de hueso ; muchas ropas de sacerdotes gentiles, frontales, general que fuere en estas tierras , ó en el provincial de palias y otros ornamentos de templo tejidos de plumas, algodon y cada una destas órdenes. pelos de conejo ; huesos de gigantes, que se hallaron en Culhua

Los diezmos destas partes se han arrendado de algutan, y se han visto y hallado otros muchos en la diócesis de Puebla, lo que parece prueba que es cierto que los tlaxcaltecas ma

nas villas, y de las otras andan en pregon, y arriendataron hombres gigantes, y no aquieta enteramente la razon de que se desde el año de 23 á esta parte; porque de los demás con el suco de la tierra crecen, pues es falso en Culhuacan, donde no me pareció que se debia hacer, porque ellos en sí les balló Cortés. Me hago cargo de lo que dice el reverendisimo Feijóo, pero el hecho es cierto é innegable y muy verosímil, que

fueron pocos, y porque en aquel tiempo los que alguaan después del diluvio universal quedaran bombres de estatura

nas crianzas tenian, como era en tiempo de guerras, disforme y gigantesca, y en los Mecos se ven hoy algunos bom gastaban mas en sostenerlo que el provecho que dello bres que, como Saul, exceden a los mejicanos del hombro arriba :

habian : si otra cosa vuestra majestad enviare á manyo los he visto muy altos, y tambien tengo en mi librería huesos de tal lamafio, que á no haberlos formado así la naturaleza , es pre

| dar, hacerse ha lo que mas fuere su servicio. tiso confesar que eran de proprios gigantes; mas esta disputa se reserva á los eruditos, que cada uno va por su lado. Tambien en 2 Asi lo hizo el señor Carlos I, enviando religiosos de San vió Cortés tres tigres , y habiéndose soltado uno en la nao, mató Francisco, cuya principal cabeza fué el venerable fray Martin de dos personas, hirió á otras y saltó a la mar : aun vivian los padres Valencia , y después religiosos dominicos, cuya principal cabeza, de Cortés, porque Juan de Ribera, su secretario, les llevaba tam y fundador de la provincia, fué el venerable Betanzos, que hizo el bien cuatro mil ducados.

primer convento ó doctrina en Tepethlaxtoc, cerca de Tezcuco. .

Los diezmos desta ciudad del dicho año de 23 y des- į las islas desta Nueva-España han recibido; y porque te de 24 se remataron en cinco mil y quinientos y cin- en la verdad ellos allá tienen poca necesidad de lo que cuenta pesos de oro, y los de las villas de Medellin y la defienden, suplico á vuestra majestad lo mande proVeracruz andan en precio de mil pesos de oro: por los veer, enviando á aquellas islas su provision real para dichos años no estan rematadas; creo subirán mas. Los que todas las personas que lo quisieren sacar lo puede las otras villas no he sabido si están puestos en pre dan hacer, sin pena alguna, y á ellos, que no lo defiencio; porque, como están lejos, no he habido respues dan; porque, demás de no les hacer á ellos falta , vuesta. Destos dineros se gastarán para hacer las iglesias 1 tra majestad seria dello muy deservido, porque no poy pagar los curas y sacristanes y ornamentos, y otros driamos acá hacer nada en conquistar cosa de nuevo`ni gastos que fueren menester para las dichas iglesias; y aun sostener lo conquistado, y yo me hubiera pagado de todo tendrá cuenta el contador y tesorero de vues bien desto; de manera que ellos holgaran de reponer tra majestad, porque todo se entregará al dicho teso sus mandamientos y pregones; porque con dar yo otro rero, y lo que se gastare será por libramiento del con para que ninguna cosa que de aquellas islas se trajese tador y mio.

se descargase en esta tierra , si no fuese las que ellos Asimismo, muy católico Señor, he sido informado de defienden, ellos holgarian de dejar traer lo uno porlos navios que ahora han venido de las islas, que los jue- que se les recibiese lo otro, pues no tienen otro remeces y oficiales de vuestra majestad que en la isla Espa dio para tener algo sino la contratacion desta tierra; nola residen han proveido y mandado apregonar en la que antes que la tuviesen no habia entre todos los vedicha isla y en todas las otras que no saquen yeguas2 ni cinos de las islas mil pesos de oro, y ahora tienen mas otras cosas que pucdan multiplicar para esta Nueva-l que en algun tiempo tuvieron; mas por no dar lugará que España , so pena de muerte; y hanlo hecho á fin que los que han querido mal decir puedan extender sus lensiempre tengamos necesidad de comprarles sus gana guas, lo he disimulado basta lo manifestar á vuestra dos y bestias, y ellos nos los vendan por excesivos pre majestad, para que vuestra alteza lo maude proveer cios; y no lo debieran hacer así, por estar notorio del como convenga á su real servicio. mucho deservicio que á vuestra majestad se hace en Tambien he hecho saber a vuestra cesárea majestad excusar que esta tierra se pueble y se pacifique , pues la necesidad que hay que á esta tierra se traigan plansaben cuánta necesidad bay desto, que ellos defienden tas de todas suertes, y por el aparejo que en esta tierpara sostener lo ganado y ganar lo que mas hay, como ra hay de todo género de agricultura; y porque hasta por las buenas obras y mucho noblecimiento que aque ahora ninguna cosa se ha proveido, torno á suplicar á 1 Asi se hizo, y de tiempo de Cortés se mantienen unas fábricas

vuestra majestad, porque dello será muy servido, mande maravillosa estructura , como son las de Tepozthlan, Ayaca de enviar su provision á la casa de la contratacion de pisthla , Tula, Mestillam, Molango, Cuernabaca, Oculman y otras Sevilla para que cada navío traiga cierta cantidad de partes , y las pinturas son de insignes maestros. 3 Vinieron yeguas de las islas y de España, y la cria de caba

plantas 3, y que no pueda salir sin ellas, porque será llos es abundantisima en este reino, muy ligeros y de buena talla.

mucha causa para la poblacion y perpetuacion della. De las demás especies de animales conocidos en Europa, como Como á mí me convenga buscar toda la buena órleones , ligres, osos, gatos, víboras de cascabel, por el ruido que den que sea posible para que estas tierras se pueblen, meten, alacranes, etc., hay en esta Nueva-España con abundancia, y estos últimos son muy venenosos en Tierra-Caliente; pero hay

y los españoles pobladores y los naturales dellas se con

serven y perpetúen, y nuestra santa fe en todo se arraiel golfo de Californias, á la desembocadura del rio Colorado; mas gue, pues vuestra majestad me hizo merced de me dar no tienen la cola tan ancha ni larga como en otras partes.

cuidado, y Dios nuestro Señor fué servido de me hacer Los cibolos, que son una especie de bueyes pequeños, mansos y bastante feos, tienen el lomo levantado al modo de los came

medio por donde viniese en su conocimiento, y debajo llos, y el pelo o lana es fina.

del imperial yugo de vuestra alteza hice ciertas ordeArmadillos; es una especie de tortugas chicas : están cubiertos nanzas y las mandé pregonar, y porque dellas envio coen todo el cuerpo y cola con unas conchas que abren y cierran

pia á vuestra majestad, no terné que decir sino que á como quieren; tienen las uñas largas y corren bastante. Tlacoachi; es del tamaño y color de zorra, algo mas pardo; anda

todo lo que acá yo he podido sentir, es cosa muy conveminando debajo la tierra, y muda sus hijuelos de una á otra parie, niente que las dichas ordenanzas se cumplan. De algullevardo á unos encima del lomo y a otros metidos en una especie nas dellas los españoles que en estas partes residen no de bolsa que forma con una membrana en las ingles. Zorrillo; propriamente es un zorro pequeño manchado, que des

están muy satisfechos, en especial de aquellas que los pide un aire tan félido, que se percibe y molesta el olfato á gran

obligan á arraigarse en la tierra; porque todos, ó los de distancia, y en esto consiste su natural defensa.

mas, tienen pensamientos de se haber con estas tierras Culebras sa etillas; se arrojan desde los árboles contra los cami

como se han habido con las islas que antes se poblanantes, y son muy venenosas. Tarántulas; son unas arafas grandes, peludas y tan venenosas,

ron, que es esquilmarlas y destruirlas, y después dejarque en pisándolas una bestia, luego se le cae el casco.

las; y porque me parece que seria muy gran culpa á los Niguas; son unos insectos menudisimos, que se meten entre que de lo pasado tenemos experiencia, no remediar lo cuero y carne, y allí hacen una bolsita donde crian; causan fuertes dolores, y es preciso sacar con un alfiler toda la bolsa para que

presente y por venir, proveyendo en aquellas cosas por no se multipliquen ni quede alguno dentro, pues si se les deja, co 3 Me parece que rara planta de Europa falta en el reino : unas men toda aquella parte, como si fuera cáncer.

prueban mejor que otras; solo falta industria y gana de trabajar, Luciérnagas; son unos mosquitos que despiden luz solo cuan pues hay tierras calientes, como son todas las cercanas a las cosdo vuelan, por tenerla debajo de las alas : estos son los que, se tas del mar del Sur y del Océano; otras templadas, como Méjico y fun Solís, engañaron a la gente de Narvacz cuando venia contra Puebla ; y otras muy frias, como son las que están cerca de los Cortés, pensando que estas luces eran mechas encendidas de ar volcancs de Méjico, Orizaba, Toluca y las sierras; y segun esta vacabuces.

riedad tan notable de temperamentos, prueban las plantas.

algunos particulares y raros, como los castores, que se hallan en

donde nos es notorio haberse perdido las dichas islas, cumplan; y siempre terné cuidado de añadir lo que mas mayormente siendo esta tierra, como yo muchas veces me pareciere que conviene, porque como por la graná vuestra majestad he escrito, de tanta grandeza y no deza y diversidad de las tierras que cada dia se descubleza 1, y donde tanto Dios nuestro Señor puede ser bren, y por muchos secretos que cada dia de lo descuservido y las reales rentas de vuestra majestad acre- bierto conocemos, hay necesidad que a nuevos acoutecentadas, suplico á vuestra majestad las mande mirar, cimientos haya nuevos pareceres y consejos, y si en aly de aquello que mas vuestra alteza fuere servido me gunos de los que he dicho, o de aquí adelante dijere il envie á mandar la orden que debo tener, así en el cum vuestra majestad, le pareciere que contradigo algunos plimiento destas dichas ordenanzas, como en las que de los pasados, crea vuestra excelencia que nuevo caso mas vuestra majestad fuere servido que se guarden y me hace dar nuevo parecer. "Nocho se ha escrito, y doctisimamente, sobre las causas de la

1 Invictísimo César, Dios nuestro Señor la imperial despoblacion de nuestra España, y ser una de las principales la

persona de vuestra majestad guarde, y con acrecentapoblacion de Indias : el hecho es cierto é innegable, porque lan- miento de muy mayores reinos y señoríos, por muy lartos millones de criollos , que llaman españoles, como hay en las gos tiempos en su santo servicio prospere y conserve, dos Américas y en todas las islas, descienden de españoles rancios,

con todo lo demás que por vuestra alteza se desea.- De á las que se agrega el número tan crecido de gachupines ó europeas como hoy al presente, y con todo esto, para sosegar los es

la gran ciudad de Temixtitan desta Nueva-España, 15 crupolos de algunos curiosos pongo las siguientes reflexiones: un dias del mes de octubre de 1524 años 2.--De vuestra sates que tiene rastos dominios debe cuidar de que todos estén po

cra majestad muy humilde siervo y vasallo, que los reabados, pues todos son sus vasallos y todos le contribuyen; con que, contando los vasallos que nuestro rey tiene en la Vieja

les piés y manos de vuestra majestad besa.-Hernando Espaia, en las dos Américas y en tantas islas, tiene mas pobla

Cortés. Cores, mas vasallos, mas ciudades, mas tributos, mas riqueza, mas poder, mayor seguridad, aunque por casualidad sea menor la poblacion de algunas ciudades de Castilla, que en comparacion de los demás dominios, es una mínima parte.

Concluyo mi trabajo apropriando las palabras del saEl dinero en España andaba antes muy escaso, y con los que bio maestro fray Luis de Leon, escribiendo á unas relitieben á Indias se socorren muchas familias de allá, y lo que mas giosas carmelitas tocante á la vida de Santa Teresa : es, hay para los gastos de guerra.

yo no conocí ni vi al héroe Hernan Cortés, pero le coCuanto mas pobladas de gente estén las Américas, tendrá nuesto rey mas tropa de los nacidos en ellas, y aun para enviar á Es nozco y veo todos los dias en sus cartas; no le traté, paña y socorrer á otras islas; pasarán mas pobladores á España pero en esta capital de Méjico, en las calles y plazas, se côn tráfico, con haciendas y con familias, y poco a poco se irá

| me representa á todas horas con la espada en la mano, reemplazando la falla de gente que al principio de la conquista se eißerimentó.

uvas veces alentando á sus soldados, otras cortando Ultimamente, todas las naciones cultas tienen ansia de poseer acequias, otras pasándolas á nado y salvando á otros; Bas y mas en las Américas, y se despueblan aun mas que noso en las iglesias que edificó admiro su piedad y magnilifös; con que el partido es igual, la causa es indispensable, la atilidad notoria, la defensa destas provincias precisa , la variedad

cencia; en sus relaciones veo un extremeño el mas vedel mundo natural á nuestra condicion, y las razones de estado

rídico, el mas constante, valeroso y religioso, que paIdénticas, porque en el instante en que un soberano permitiera otro rece le habia Dios destinado para sufrir todas las incoen la América, correrian igual riesgo todas las provincias: esto inodidades de la América, como en su glorioso paisano supuesto, el mandar que todos los españoles ricos en las Indias se volviesen con sus hijos criollos á España, era impracticable,

san Pedro Alcántara formó la divina Providencia un duro y de gran perjuicio para los intereses reales y de particula

hombre que parecia hecho de raíces de árboles para res; el obligar a todos los españoles á guardar castidad en las asombro de la penitencia. Américas, moralmente imposible; con que se pueden interpretar Gloriese la Extremadura de tener un alumno de tan may bien las razones de los eruditos, que vieron la despoblacion de España en los principios, que dudaron de las riquezas, que no

elevado mérito, que su historia y conquista ha sido trafieron estas provincias americanas, que no trataron á los indios;

ducida con emulacion por todas las naciones europeas; Finalmente, la propagacion de la fe y la extirpacion del gentilis gloriese mi amada diócesis de Plasencia por tener en no son fuertes fundamentos para no llorar tanto la falta de argi

su comprehension á la villa de Medellin, esclarecida has familias en España, a la que, circulando la poblacion por el eundo, irán volviendo insensiblemente.

patria de Cortés, porcuya cuna merecia el que altercaYo no vine á esta Nueva-España para volver á mi antiguo reino

sen siete ciudades, como por la de Homero: un extreai para enviar riquezas, sino para vivir en trabajos y fatigas de mi meño sin segundo es el que dió el ser á esta capital de pastoral ministerio; conservo el amor á mi palria, y no quiero

Méjico; y yo me glorio de haber gobernado, aunque por deslucir la vieja España en cosa alguna, y con todo dijo con verdad Hernan Cortés que Méjico y otras provincias de la América

corto tiempo, la diócesis de Plasencia , para dar mueshenen disposicion para ser de las mejores del mundo en grande tra á aquella mi santa iglesia de que aprecio á sus na24, nobleza y riqueza ; sin que me mueva á decir esto la adulacion turales, y aunque tan distante, tengo siempre en mi a los naturales deste pais, sino unicamente el conocimiento de la Ferdad, el amor á todos los españoles destos paises, a los indios,

presencia un diocesano tan ilustre como Cortés, un solpor mi oficio y derechos divino, natural y eclesiástico, y la expe

dado que excedió las reglas del arte militar, un vasallo riencia de que la tierra es fecunda, agradecida al cultivo, y bené de nuestro Rey, que vivirá eternamente en los mármobca en mas abundantes cosechas que en nuestra España. No por esto faltan incomodidades, y mayores que en la Europa; porque

9 El año de 1521 fué la conquista, y á tres a los de hecha, ya las pestes son mas frecuentes, los calores é intemperie hacia las habla Cortés en esla carta como si hubieran pasado cincuenta de toslas del mar, sea norte o sur, insufribles, y aun cosi inhabita buen gobierno : veneraré siempre a Cortés, y beso su firma como bles algunas; de modo que el que viene a Nueva-España puede de un héroe politico, militar y cristiano sin ejemplo por su lerEsperar sea su sepulcro, no solo el mar, sino tambien los puertos; mino; de un vasallo que sufrió los golpes de la fortuna con la maEnga presente la muerte y la eternidad para no cebarse con la yor fortaleza y constancia, y.de un hoibre á quien tenia Dios des

cia; que las riquezas se desparecen, y lo que queda siempre estinado para poner en manos del Rey Católico otro nuevo y manter u justicia, las virtudes y la buena sama.

grande mundo.

les , en láminas de bronce, y fatigará las prensas la ala- | lia , mas de lionor que de riquezas; y merecia justísibanza de sus proezas. ,

|mamente que en el convento de San Francisco el GranLabró él mismo su fortuna á fuerza de golpes, como de desta ciudad, donde está su retrato, se le erigiese el diamante; en su vida ni él mismo llegó á conocer el estatua para eterna memoria. valor de la herencia que dejaba á su esclarecida fami

CARTA QUINTA,

DIRIGIDA A LA SACRA CATÓLICA CESAREA MAJESTAD DEL INVICTÍSIMO EMPERADOR DON CARLOS V, DESDE LA CIUDAD DE TEMUXTITAX,

Á 3 DE SETIEMBRE DE 1526 AÑOS.

SACRA católica cesarea majestad : En 23 dias del mes de aquella villa, envié á las provincias de Tabasco y Xide otubre del año pasado de 1525 despaché un navío calango á hacer saberá los señores dellas miida á aquepara la isla Española desde la villa de Trujillo, del puer- | llas partes, y mandándoles que viniesen á hablarme ó to y cabo de Honduras, y con un criado mio que en el cnviasen personas á quien yo dijese lo que habian de envié, que habia de parar en esos reinos, escrebi á vues liacer, que á ellos se lo supiesen bien decir, y así lo hitra majestad algunas cosas de las que en aquel que cieron, que los mensajeros que yo envié fueron dellos llaman golfo de Higuelas habian pasado , así entre los | bien recebidos, y con ellos me enviaron siete ó ocho capitanes que yo envié y el capitan Gil Gonzalez, co-l personas honradas con el crédito que ellos tienen por mo después que yo vine, y porque al tiempo que des- | costumbre de enviar, y hablando con estos en muchas paché el dicho navio y mensajero no pude dar á vues-cosas de que yo queria informarme de la tierra, me ditra majestad cuenta de mi camino y cosas que en él jeron que en la costa de la mar, de la otra parte de la me acaecieron después que partí desta gran ciudad tierra que llaman Yucatan, bácia la bahía que llaman de de Temuxtitan, basta topar con las gentes de aquellas la Asuncion, estaban ciertos españoles, y que los hacian partes, son cosas que es bien que vuestra alteza las se | mucho daño; porque, demás de quemarles muchos puepa, al menos por no perder yo el estilo que tengo, que blos y matarles alguna gente, por donde muchos se haes no dejar cosa que á vuestra mojestad no manifieste; / bian despoblado, y huido la gente dellos á los montes, las relataré en suma lo mejor que yo pudiere, porque recebian este mayor daño los mercaderes y tratantes; decirlas como pasan, ni yo las sabria significar, ni por porque á su causa se habia perdido toda la contratacion lo que yo dijese allá se podrian comprender; pero diré de aquella costa, que era mucha, y como testigos de vislas cosas notables y mas principales que en el dichia ta, me dieron razon de casi todos los pueblos de la costa camino me acaecieron; aunque hartas quedarán por hasta llegar donde está Pedrarias de Avila, gobernador acepsorias, que cada una dellas podrá dar materia de de vuestra majestad, y me hicieron una figura en un larga escritura.

paño de toda ella, por la cual me paresció que yo poDada órden para en lo de Cristóbal de Olid, como del dia andar mucha parte della, en especial hasta allí donvuestra majestad se creyó, porque me paresció que ya de me señalaron que estaban los españoles; y por hallar habia mucho tiempo que mi persona estaba ociosa y no tan buena nueva del camino para seguir mi propósito y hacia cosa nuevamente de que vuestra majestad se sir- por atraer los naturales de la tierra al conocimiento de viese, á causa de la lesion de mi brazo; aunque no mas nuestra fe y servicio de vuestra majestad, que forzado libre della, me paresció que debia de entender en algo, en tan largo camino habia de pasar muchas y diversas v salí desta gran ciudad de Temuxlitan á 12 dias del mes provincias, y de gente de muchas maneras, y por saber de otubre del año 1524 años, con alguna gente de ca si aquellos españoles eran de algunos de los capitanes ballo y de pié, que no sueron mas de los de mi casa y que yo habia enviado, Diego ó Cristóbalde Olid, ó Pedro algunos deudos y amigos nios, y con ellos á Gonzalo de de Albarado, ó Francisco de las Casas, para dar órden en Salazar y Peralmirez, Chirinofator y veedor de vuestra lo que debiesen bacer, me paresció que convenia al majestad, y llevé asimismo conmigo todas las personas servicio de vuestra majestad que yo llegase allá, y aun principales de los naturales de la tierra, y dejé cargo de | porque forzado se habian de ver y descubrir muchas la justicia y gobernacion al tesorero y contador de vues tierras y provincias no sabidas, y se podrian apaciguar tra alteza, y al licenciado Alonso de Zuazo, y dejé en muchas dellas, como después se hizo, y concebido en mi esta ciudad todo recaudo de artillería y municion y gen pecho el fruto que de mi ida se seguiria, pospuestos tote que era necesaria, y las atarazanas asimismo basteci dos trabajos y costas que se me ofrecieron y represendas de artillería, y los bergantines en ellas muy á pun taron, y los que mas se me podian ofrescer , me deterto, un alcaide y toda buena manera para la defensa des miné de seguir aquel camino, como antes que saliese ta ciudad, y aun para ofender á quien quisiesen, y con desta ciudad lo tenia determinado. este propósito y determinacion, salí desta ciudad de Te Antes que llegase á la dicha villa del Espíritu Santo, muxtitan, y llegado a la villa del Espíritu Santo, que es en dos o tres partes del camino habia rescebido cartas en la provincia de Guazaco alto, ciento y diez leguas de la otra ciudad, así de los que yo dejé mis lugarteniendesta ciudad, en tanto que yo daba órden en las cosas les como de otras personas, y lambien las rescibieron

« AnteriorContinuar »