Imágenes de página
PDF
ePub

Pag.

CAP. CXLII. De como el Rey don Alfonso casó con la Çayda,

fija del Rey Abenabet de Sevilla, de quien ovo un fijo,

que dixeron don Sancho . . . . . . . . . . CAP. CXLIII. De como el Rey don Alfonso embió al Mira

mamolin de Marruecos por los Alarabes: e del daño que recibió dellos, donde pensava recebir provecho: e de como los Moros de España se le alçaron al Rey don Alfonso, e mataron a su suegro, el Rey de Sevilla , como la chronica

lo cuenta . . . . . . . . . . . . . . 145 CAP. CXLIV. De como los Alarabes cercaron a Ucles: e

de como fueron vencidos los Christianos en una batalla que con ellos ovieron, adonde murió el Infante don Sancho, e

otros Condes e ricos omes . . . . . . . . . . 146 CAP. CXLV. De como el Rey don Alfonso fazia mucho

duelo por la muerte del Infante don Sancho, e de los loga

res que entonce tomaron los Moros . . . . . . . 147 CAP. CXLVI. De como el Rey don Alfonso sacó grand

hueste contra los Moros, e cercó al Miramamolin en Cordova, donde ovieron batalla, e venció el Rey de Sevilla,

su suegro: e los de Cordova fizieronse sus vassallos . . 149 CAP. CXLVII. De como el Rey don Alfonso cercó a Cara

goça: e de la venida del Miramamolin de Marruecos en España: e de como tomó mucha tierra e degolló al Aguazil Ali, que havia muerto al Infante don Sancho: e de como los Moros del Andaluzia se partieron del señorio del Rey

don Alfonso, e se juntaron con el Miramamolin . . . 150 CAP. CXLVIII. De como Yucaf sacó muy grand hueste e

fué correr la tierra del Rey don Alfonso: e ovo batalla con él, e fué vencido el Rey don Alfonso : e de como Yucaf se fué allende el mar, e se bolvió luego con grand poder de Moros, e fué señor de la Andaluzia, e de allende

e de aquende el mar . . . . . . . . . . . . 151 CAP. CXLIX. De como el Rey don Alfonso corrió tierra

de Moros fasta Sevilla : e buscava maneras por echar los

Alarabes de la tierra . . . . . . . . . . .. CAP. CL. De como el Rey de Valencia estava desamparado

e se le alcava la tierra: e de como vino sobre Valencia el Rey de Denia por la haver, e el Rey de Valencia embio por secorro al Rey don Alfonso, e al Rey de Faragoça . 153

155

Pag. CAP. CLI. De como el Rey don Alfonso fué otra vez cor

rer tierra de Moros, e mandó al Cid que fincasse en Castilla para guarda : e de como el Cid corrió la tierra, e se fizo su vasallo el Rey de Albarazin, e depues fué a

Valencia con el Rey de Caragoça . . . . . . . 154 CAP. CLII. De como el Rey de Valencia rescibió muy bien

al Cid e al Rey de Caragoça, quando lo vinieron a descercar: e de como el Rey de Faragoça andava por haver

a Valencia . . . . . . . . . . . . . . . 155 CAP. CLIII. De como el Cid fué a cercar a Xerica por

consejo del Rey de Caragoça: é de como Aboheça Abenlumpo, alcayde de Valencia, entergó el castillo de Morviedro al Rey de Denia, e se fizo su vassallo por temor del

Cid . . . . . . . . . . . . . . . . 156 CAP. CLIV. De como el Cid embió a dezir al Rey don

Alfonso, que le dexasse la gente que tenia, e embiólos a correr la tierra: e de como el Conde don Remon Berengel cercó a Valencia con favor del Rey de Saragoça, non estando ende el Cid: o de como quitó el cerco, quando supo que el Cid venia: e del concierto que fizo el Cid

con el Rey de Valencia : e de como corrió toda la tierra. 156 CAP. CLV. De como el Cid fazia pagar al Rey de Valen

cia sus rentas, e corrió tierraa de Denia, Xativa, e Tortosa: e de como el Rey de Tortosa embió contra el Cid al Conde don Remon Berengel de Barcelona, con grand gente de Moros e de Franceses: e de como el Cid se re

traxo a una sierra por los desbaratar . . . . . . 158 CAP. CLVI. De como el Conde don Remon embió a desa- '

fiar al Cid Ruydiez por sus cartas: e de lo que el Cid

respondió a las cartas del Conde . . . . . . . . 159 CAP. CLVII. De como el Conde tomó el monte que estava

sobre la alvergada del Cid; e de la manera que tovo el Cid para derramar la gente del Conde: e de como el Cid los desbarató, venció, e mató muchos, e prendió cinco

mil dellos, donde ovo mucha riqueza e ganancia . . . 160 CAP. CLVINI. De como el Conde don Remon de Barcelona,

depues que se vido vencido, e su gente presa, se vino a poner en poder del Cid Ruydiez: e de como el Cid se ovo muy piadosamente con él e con todos los suyos. . 162

Pag.

CAP. CLIX. De como depues de la muerte del Rey de

Denia e de Tortosa , sus fijos se fizieron tributarios del
Cid: e de como lo que el Cid mandava en Valencia era

fecho, e del poder que tenia en la villa . . . . . 162 CAP. CLX. De como el Cid cercó a Liria, e corrió toda

tierra de Caragoça , e reedificó el castillo de Onteniente: e de como el Adelantado de los Alarabes cercó el castillo de Aledo, e vinieron a le acorrer el Rey don Alfonso e

el Cid, e fuyeron los Alarabes . . . . . . . . 163 CAP. CLXI. De como algunos cavalleros, que querian mal al

Cid, le bolvieron con el Rey don Alfonso, e el Cid embió a se desculpar: e de como los Moros tomaron a merced el dicho castillo de Aledo: e de como la Reyna embió a llamar al Cid, que veniesse a favorescer al Rey, e los

Moros echaron a fuyr a Murcia . . . . . . . . 164 CAP. CLXII. De como el Rey don Alfonso vino con grand

hueste sobre Valencia: e de lo que el Cid sobre esto fizo

en Castilla . . . . . . . . . . . . . . . 166 CAP. CLXIII. De como los Moros de Valencia se quexa

van del tributo que davan al Cid: e de como embiaron por los Alarabes, e les entergaron la villa : e los Christianos salieron de la villa, e se fueron al castillo de Segorve: e de como el Adelantado de los Alarabes tomó a Denia e

otros muchos logares e castillos . . . . . . . . 167 CAP. CLXIV. De como el Rey de Valencia por miedo de los

Alarabes se metió en una caseta : e los de la villa entergaron

el Alcaçar al Alcayde de los Alarabes . . . . . . 168 CAP. CLXV. De como el Alcayde Abenjaf prendió al Agua

zil del Cid, e mató al Rey de Valencia, su señor, por haver

sus thesoros, e tomó la villa . . . . . . . . . 168 CAP. CLXVI. De como Abenjaf, despues que mató al Rey

de Valencia, estava muy loçano, e se tenia en todas las

cosas como Rey · · · · · · · · · · · · · 109 CAP. CLXVII. De como el Cid vino sobre Valencia, quando

supo de la muerte del Rey, e embió sus cartas a Abenjaf: e

de lo que Abenjaf respondió a las cartas del Cid . . . 170 CAP. CLXVIII. De como Abenazin puso su amor con el Cid :

e de como el Cid embiava a correr a Valencia dos vezes cada dia, e mataron muchos Moros, e trayan grand robo . . 171

Pag. CAP. CLXIX. De como Abenjaf recogió trezientos cavalleros

que salian a lidiar con la gente del Cid: e de como en la cibdad havia vandos, e de como tenia el Cid cercado el

castillo de Cebolla . . . . . . . . . . . . 172 CAP. CLXX. De como el Cid puso su amor con Abenjaf, con

condicion que echasse los Alarabes de la villa : e de como Abenjaf les començó de quitar la vianda: e de como el Adelantado de los Alarabes embió por dineros para emhiar

al Miramamolin, para que viniesse contra el Cid . . . 172 CAP. CLXXI. De como el Cid tomó todo el haver que

embiavan los de Valencia para el Miramamolin : e tomó el castillo de Cebolla, e quemó todas las aldeas de enderredor de Valencia, e las barcas: e cercó a Valencia, e der

ribó las torres e casas de enderredor, e fizo coger el pan. 173 CAP. CLXXII. De como el Rey de Caragoça embió al Cid

grand haver por los cautivos que le tenia, e andava por haver a Valencia: e de como el Cid combatió el arrabal que dizen Villanueva, e lo tomó, e despues combatió la

villa muy de rezio, donde murieron muchos Moros . . 174 CAP. CLXXIII. De como el Cid tomó el arrabal del Alcu

dia , e de como fizo echar los Alarabes de la villa: e de como los de la villa pagaron al Cid todo lo que le havian tomado, e los tributos que non le havian pagado, e se fizie

ron sus tributarios, porque dexasse yr seguros a los Alarabes. 175 CAP. CLXXIV. De como Abenjaf ponia diligencia en reca

dar los tributos del Cid: e como supo el Cid que tornavan los Alarabes a Valencia : e de como el Cid corrió tierra de Algezira, e les segó todo el pan, e lo traxo a

Cebolla . . . . . . . . . . . . . . . 176 CAP. CLXXV. De como Abenrazin fizo convenencia con el

Rey don Pedro de Aragon, que le ayudasse ganar a Valencia: e de como lo supo el Cid, e le robó e destruyó toda su tierra: e de como peleó el Cid con unos cavalleros, estando sobre la villa de Albarrazin, donde fué el Cid ferido

en la garganta . . . . . . . . . . . . . 177 CAP. CLXXVI. De como llegó mandado a los de Valencia

de la venida de los Alarabes, e el Cid se vino a Cebolla
e de como tubo sus pleytesias con el Alcayde de Xativa,
e él de Carchayra e con Abenjaf, e mandavan su carta al
caudillo de los Alarabes que non veniesse; e de como ma-
guer de la carta vino . . . . . . . . . . 178

178

[ocr errors][ocr errors]

Pag.

CAP. CLXXVII. De como el Cid pidió a Abenjaf una

buerta, por estorvar la venida de los Alarabes: e de como estava apercebido Abenjaf para fazer fiesta quando veniesse el Cid a la huerta : e de la causa porque el Cid non quiso

venir · · · · · · · · · · · · · 178 CAP. CLXXVIII. De como los de Valencia con mucha gana

esperavan los Alarabes de dia en dia: e de como el Cid tomó la huerta ya dicha, e se apoderó del arrabal del Alcudia: e de como los de Valencia quitaron a Abenjaf todo

el poder que tenia . . . . . . . . . . . . 179 CAP. CLXXIX. De como havia gran desacuerdo entre el

Cid e los Moros de Valencia: e de como los Alarabes llegaron en Algezira: e de como el Cid mandó derribar las puentes e incbió la vega de agua: e de la alegria que

ovieron los de Valencia por la venida de los Alarabes , 180 CAP. CLXXX. De como los Alarabes venieron sobre Valen

cia, e de la causa porque se bolvieron luego, e del grand pesar que ovieron los Moros de Valencia, quando lo supieron, e los Christianos grand alegria: e de la carestia

de las viandas que era en Valencia . . . . . . . 181 CAP. CLXXXI. De como el Cid se tornó a la huerta, e

robó e assoló los Alarabes de Valencia, e cercó la villa e la combatia cada dia: e de como el Adelantado de los Alarabes escrivió a los Moros de Valencia, que estuviessen firmes, que él los vernia a acorrer, e que en ninguna ma

nera diessen la villa . . . . . . . . . . . 182 CAP. CLXXXII. De como el Cid apremiava a los de Valen

cia, e de como les vino nueva que los Alarabes se eran bueltos: e de como los de los castillos se venieron al Cid, e pusieron con él de le dar su tributo: e le dieron gente

e ballestas para combatir a Valencia . . . . . . . 183 CAP. CLXXXIII. De como los Moros se arrepentieron, por

que dexaron a Abenjaf, su caudillo, e le querian tornar a tomar e apartarse de los fijos de Abenagit: e de lo que

un Moro dixo sobre la mas alta torre de Valencia . . 183 CAP. CLXXXIV. De como fizieron los de Valencia Adelan

tado a Abenjaf: e él començó de tratar con el Cid que le daria su tributo: e de como el Cid fabló con los de la villa, e les dixo que echassen de la villa los fijos de Abenagit, e tomassen por su Adelantado a Abenjaf, lo qual assi fizieron. 185

« AnteriorContinuar »