El arte religioso de la Contrarreforma: Estudios sobre la iconografía del final del s. XVI y de los ss. XVII y XVIII

Portada
Encuentro, 21 ene 2002 - 528 páginas
Emile Mâle, heredero de la gran cultura universitaria francesa del siglo XIX, nos ofrece en estas páginas, aunque escritas en su versión final hace más de cincuenta años, un estudio único de la iconografía cristiana posterior al concilio de Trento, cuya concreción, visión amplia y don de referencia le dan un valor permanente e indispensable tanto para el estudioso como para el interesado en conocer una época fundamental de la cultura europea.
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

Reseña de usuario - Marcar como inadecuado

p 409 La decoración de las iglesias....Capitulo decimo:
plos de san Agustín en hábito monástico no son extraños: tal es el hermoso san Agustín de Rubens en el Museo de la ... de San Fernando, en Madrid, y tal es también el san Agustín de Van Dyck, pintado para el convento de los Eremitas de

Páginas seleccionadas

Índice

Nota del editor
7
Prefacio
9
El arte y los artistas después del concilio de Trento
15
El arte y el protestantismo
33
El martirio 103
75
La visión y el éxtasis
151
La muerte
199
La nueva iconografía
223
Las nuevas devociones
279
Las supervivencias del pasado Persistencia del espíritu de la Edad Media
313
Persistencia del espíritu del siglo XVI La alegoría
361
La decoración de las iglesias Las iglesias de las órdenes religiosas
409
Conclusión
487
Página de créditos

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 15 - Padres se expresaron del siguiente modo: -El Santo Concilio prohibe que se sitúen en las iglesias imágenes que se inspiren en un dogma erróneo y que puedan confundir a los simples de espíritu; quiere, además, que se evite toda impureza y que no se dé a las imágenes caracteres provocativos. Para asegurar el cumplimiento de tales decisiones, el Santo Concilio prohibe colocar en cualquier lugar...
Página 11 - Querer estudiar cada uno de los grandes artistas de este tiempo, como si se tratara de individuos aislados, sin preguntarse lo que debían al pensamiento de la Iglesia, sería querer estudiar los planetas sin saber que giran alrededor del Sol.

Información bibliográfica