Cancionero de d. Pedro manuel Ximenez de Urrea, Publicado por la exca: Diputación de Zaragoza, teniendo á la vista la única y hoy rarísima edición, que se hizo en Logroño en 1513, Volumen 2

Portada
Impr. del Hospicio provincial, 1878 - 492 páginas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Índice

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página xxx - Por cierto si el del purgatorio es tal, más querría que mi espíritu fuese con los de los brutos animales, que por medio de aquél ir a la gloria de los santos.
Página xxx - ¿Cómo? Yo te lo diré. Mayor es la llama que dura ochenta años que la que en un día pasa, y mayor la que mata un ánima que la que quema cien mil cuerpos.
Página 439 - ... desconsuela; que viene con su vihuela cada noche aquí a cantar : no lo puedo yo olvidar. Su manera es tan discreta cuanto esté en ninguno vivo, que si le tengo cativo él me tiene a mí sujeta.
Página xxiii - Nunca medréis vos, Aldea, Y tan bien quien os fundó. :Por qué tengo de estar yo Donde nadi estar desea? Que cualquiera que me vea, Dirá estoy más retraydo Que ninguno nunca ha sido De mi linaje de Urrea. Ir de collado en collado Siempre en monte como zorro, Juzgadlo vos, aldeorro, Si estaré yo descansado. Según me habéis enojado En ver esta cuesta arriba, Si fuérades cosa viva, Ya os hubiera degollado.
Página 269 - Van aliuiando la ropa y buscando los frescores; Dó son las mejores oras Las noches y los albores, En este tiempo que digo...
Página 7 - ... cuando hombre mucho se alarga, un romance, y esto que sea tan bien dicho, que ande entre caballeros, porque los caballeros han de hacer un mote ó una cosa breve, que se diga no hay más que ser.
Página 438 - Su vista ya me consuela tanto cuanto lo consuelo, que si él tiene desconsuelo lo mismo a mí desconsuela; que viene con su vihuela cada noche aquí a cantar: no lo puedo yo olvidar. Su manera es tan discreta cuanto esté en ninguno...
Página 352 - Sales tan chapada dorada Quando sales los domingos, Haziendo dos mil respingos , Que turbas la garconada. Hazes tú con tu baylada La sonada más galana, Hermosa caragocana.
Página 475 - ... redondas tyene las tetas. 695 Las otras cosas secretas, quales ella las detyene, ¿quién las podrá figurar? Mirando su tez lustrosa, ciertamente a toda cosa 700 basta hazer esperezar. Su cuero tal nos parece que a la nieue escurece; su color tan bueno a sido qual ella misma a escogido, 705 que ya de bueno no crece. SE.
Página 91 - No puedo yr dó mas veo, Porque me lieue el deseo Lo que la obligacion traya: Aunque aquí el alma desmaya, Son tales aquí mis prendas, Que adrede y muy á sabiendas Me hazen tener á la raya. Pensarán más de quinientos Por qué estoy yo retraido: ¿Será baxo mi sentido?

Información bibliográfica