Historia general de España, Volumen 2

Portada
Impr. y Libr. de Gaspar y Roig, 1852 - 467 páginas
0 Reseñas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Índice

I
3
II
32
III
62
IV
91
V
119
VI
142
VII
219
VIII
249
XI
357
XII
394
XIII
424
XIV
453
XV
483
XVI
508
XVII
533
XVIII
561

IX
276
X
319
XIX
600
XX
641

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 82 - Y lo más grave, que por aquellas pesquisas secretas les quitaban la libertad de oír y hablar entre sí, por tener en las ciudades, pueblos y aldeas personas a propósito para dar aviso de lo que pasaba; cosa que algunos tenían en figura de una servidumbre gravísima ya par de muerte.
Página 78 - Manrique en unas trovas muy elegantes, en que hay virtudes poéticas y ricos esmaltes de ingenio y sentencias graves, á manera de endecha lloró la muerte de su padre.
Página 122 - La ocasión y principio de esta nueva navegación y descubrimiento fue- de esta manera : » Cierta nave, desde la costa de África, do andaba ocupada en los tratos de aquellas partes, arrebatada con un recio temporal, aportó á ciertas tierras no conocidas.
Página 115 - Antiguamente tenia siete puertas, al presente doce. No se puede sitiar por todas partes, por ser muy ancha y los lugares muy desiguales. Por la parte de la vega, que es lo llano de la ciudad, y por do la subida es muy fácil, está fortificada con torres y baluartes. En aquella parte está la iglesia mayor , mezquita en tiempo de Moros , de fábrica grosera , al presente de obra muy prima...
Página 82 - ... dar pena de muerte; pero fuera de esto confesaban era justo fuesen castigados con cualquier otro género de pena. Entre otros fué de este parecer Hernando del Pulgar, persona de agudo y elegante ingenio, cuya historia anda impresa de las cosas y vida del rey don Fernando...
Página 82 - Lo que sobre todo extrañaban era que los hijos pagasen por los delitos de los padres, que no se supiese ni manifestase el que acusaba, ni le confrontasen con el reo ni hobiese publicación de testigos, todo contrarío á lo que de antiguo se acostumbraba en los otros tribunales.
Página 82 - El principal autor y instrumento deste acuerdo muy saludable lúe el caidenal de España , por ver que á causa de la grande libertad de los años pasados, y por andar moros y judíos mezclados con los cristianos en todo género de conversación y trato, muchas cosas andaban en el reino estragadas.
Página 59 - junta que se hizo de los eclesiásticos para acudir á lo « que el Legado pedia (que era dinero para su Santidad) «se trató de poner remedio á estos daños. Entre otras « cosas acordaron de hacer instancia con el Papa para « que en las iglesias catedrales se proveyesen por voto « del Obispo y del Cabildo dos canonicatos, el uno á un «jurista y el otro á un teólogo. La demanda era tan jus« tincada que el Padre Santo otorgó con ella , sobre que
Página 21 - ... ,,Esto es lo postrero que te puedo dar. Alzó el mozo el grito con grandes sollozos y llanto, ocasion que hizo saltar á muchos las lágrimas, causadas de los varios pensamientos que con aquel espectáculo se les representaban. Comparaban la felicidad pasada con la presente fortuna y desgracia, cosa que aun á sus enemigos hacia plañir y llorar. Hallóse presente Barrasa, caballerizo del príncipe Don Enrique: llamóle Don Alvaro y dijole: ,,Id y decid al príncipe de mi parte, que en gratificar...
Página 118 - ... tanto á moreno. En particular el rey tenia el color tostado por los trabajos de la guerra , el cabello castaño y largo , la barba afeitada á fuer del...

Información bibliográfica