Elliot y el retorno de las momias (Elliot Tomclyde 3)

Portada
Penguin Random House Grupo Editorial España, 15 jul. 2010 - 416 páginas

La tercera entrega de la saga. Una aventura trepidante centrada en el elemento Fuego.

Estamos en el museo egipcio de El Cairo. Dos vigilantes han sido golpeados por tres momias que ¡se han despertado! y han salido del lugar siguiendo un extraño gas verde. Cuando los vigilantes despiertan, no recuerdan nada de lo ocurrido. Mientras tanto, Elliot, Eric y sus hermanos se van juntos de vacaciones y una noche, un trenti le roba a Elliot la Piedra de la Luz.

Elliot lo sigue y descubre que Tánatos ha ofrecido a los trenti la capacidad de tocar el agua a cambio de que le entreguen a Elliot. Por suerte, él logra escapar y tiene un encuentro con el Oráculo que le anuncia que, debido a la desaparición de Aureolus Pathfinder y a las elecciones que se convocan para decidir su sustituto, es mejor que estudie en Blazeditch, la capital del elemento Fuego. Elliot está encantado porque allí coincidirá con Sheila. La muchacha no está pasando un buen momento porque su padre ha sido apresado por colaborar con Tánatos.

Por eso, cuando un siniestro personaje le promete liberar a su padre a cambio de que le traiga a Elliot, ella acepta...

 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Índice

Sección 1
Sección 2
Sección 3
Sección 4
Sección 5
Sección 6
Sección 7
Sección 8
Sección 12
Sección 13
Sección 14
Sección 15
Sección 16
Sección 17
Sección 18
Sección 19

Sección 9
Sección 10
Sección 11
Sección 20
Sección 21
Página de créditos

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Sobre el autor (2010)

Joaquín Londáiz ha conseguido por méritos propios un espacio en el panorama de la literatura juvenil. El aprendizaje de su alumno Elliot por las distintas escuelas elementales ha sido sobresaliente. Lo conocimos en Hiddenwood, estudiando el elemento Tierra; después vino Bubbleville, donde se las tuvo que ver con extrañas desapariciones; le seguió el calor de Blazaditch, donde asistió a la elección del máximo representante del elemento Fuego y, ahora, está en Windbourgh, la capital del elemento Aire. ¿Qué le espera esta vez?

Información bibliográfica