Revista de la Habana, Volumen 3

Portada
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 297 - Andaba entre los nuestros diligente Un etíope digno de alabanza, Llamado Salvador, negro valiente, De los que tiene Yara en su labranza, Hijo de Golomón, viejo prudente: El cual, armado de machete y lanza, Cuando vido a Gilberto andar brioso, Arremete contra él cual león furioso.
Página 298 - ... afuera, y le apuntó derecho, metiéndole la lanza por el pecho. Mas no la hubo sacado, cuando al punto el alma se salió por esta herida, dejando el cuerpo pálido y difunto, pagando las maldades que hizo en vida. Luego uno de los nuestros que allí junto estaba con la mano prevenida, le corta la cabeza; y con tal gloria, a voces aclamaron la victoria.
Página 295 - O, cual en la Canaria en apañadas acechan cabras ágiles cabreros, que en los riscos están y en las aguadas despuntando la grama en sus oteros, y estando así paciendo descuidadas dan de repente en ellas los monteros, y con el sobresalto que allí influyen, unas quedan paradas y otras huyen, así quedaron en la triste Yara los que durmiendo estaban descuidados, que despertando con zozobra rara, se vieron de enemigos rodeados. Unos huyeron la fortuna avara, otros quedaron casi desmayados, que el...
Página 296 - Pudieran parecer celestes diosas; Y por regaladísimo soborno Le traen al buen obispo, entre otras cosas, De aquellas hicoteas de Masabo Que no las tengo y siempre las alabo.
Página 277 - Más de tres siglos han pasado ya desde que los europeos asentaron sus primeras poblaciones en la isla de Cuba, y todavía no ha habido un escritor inteligente que haya trazado el cuadro vigoroso y completo de su historia, investigando las fuentes, progreso y base de su riqueza, señalando los obstáculos que la impidan medrar con mayor rapidez y alumbrando la traza que pueda tomarse para su más cumplida y expedita gobernación.
Página 294 - He dicho que una de las fuentes a que acudía el señor Morell eran los versos históricos. Dígalo si no un poema que íntegro traslada, y que en gracia a su antigüedad, y de las galas poéticas que "brillan en él de cuando en cuando, quiero dar a conocer al público, presentándole algunas muestras. Titúlase Espejo de paciencia, y lo escribió en 1608, en octava rima, Silvestre de Balboa Troya y Quesada, natural de la Gran Canaria y vecino de Puerto...
Página 293 - Aportó éste a la Habana, y desde luego comenzó a celebrar, predicar y confesar sin licencia del Obispo. Informado de semejante novedad, le hizo comparecer en su presencia; reprendióle, y por último le pidió las licencias con que se hallaba. El religioso, sin turbarse ni detenerse, las exhibió, clamando en voz alta, y dando un golpe sobre la mesa: "ésta es la licencia de decir misa; ésta la de confesar, y ésta la de predicador".
Página 297 - Pisando con furor la tierra llana, donde antes había estado con su yunta, pasó Pedro Vergara el de los grillos, con su aguijada al hombro y dos cuchillos. Luego pasó con gravedad y paso un mancebo galán, de amor doliente, criollo del Bayamo, que en la lista se llamó y escribió Miguel Baptista.
Página 285 - ... patrañas, sino porque, como ellos, incurre en errores que no pudo evitar, porque entonces no se conocían los documentos que despues han publicado algunos anticuarios, y que tanta luz han derramado sobre los primeros pasos de los europeos en estas regiones. Nótase...
Página 297 - Y viéndole el buen negro desmayado, Sin que perdiese punto en su defensa, Hízose afuera y le apuntó derecho Metiéndole la lanza por el pecho. Mas no la hubo sacado cuando al punto El alma se salió por esta herida...

Información bibliográfica