Imágenes de página
PDF
ePub
[ocr errors]
[merged small][merged small][merged small][graphic]
[ocr errors]

Los viejos que se pronuncian de veras por la causa de la libertad, ha dicho el Espectador (i), son mas ardientes que los jóvenes. Sin duda obra en ellos una razón mas que en los otros, á saber, el justo enojo de que no se haya destronado antes el monstruo del despotismo, para haber vivido mas tiempo bajo el reinado de las luces, de la virtud y de la justicia; y el sentimiento de quedarles pocos años para poder disfrutar del beneficio de unas instituciones tan análogas á sus ideas.

Yo soy uno de los viejos indicados por el Espectador, no solamente por las razones que espone, sino también por otras mas particulares. Desterrado, despojado de mis bienes, y de mis honores por el gobierno absoluto, á la Constitución debo el dulce consuelo de respirar otra vez los aires puros de mi amada patria; la devolución de mis bienes; lamas estima-: ble de los inapreciables derechos de ciudadano español; la satisfacción de que las Cortes hayan admitido con agrado dos obritas que les he presentado; que el gobierno me haya otorgado cuanto le he pedido; y que las personas mas ilustradas de todos los partidos, en que desgraciadamente está dividida esta'península!, no desconozcan mis antiguos méritos. ? Ademas de esto, si por desgracia volvieran á triunfar el absolutismo, y su compañera inseparable la superstición, ¿qué suerte podria prometerse el autor del proyecto sobre la venta de bienes de patronatos y obras pías, por el cual han sido desamortizados y puestos, en circulación cerca de dos mil miü r' '■] ..* ti ::" • • ''•

(i) NGm. S39. ü: -

« AnteriorContinuar »