El Ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, Volumen 3

Portada
la viuda é hijos de Gorchs, 1832
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Índice

I
1
II
17
III
24
IV
35
V
42
VI
51
VII
59
VIII
69
XXIII
185
XXIV
196
XXV
209
XXVII
218
XXIX
229
XXX
244
XXXI
253
XXXII
267

X
80
XI
85
XIII
98
XV
107
XVI
116
XVIII
125
XIX
141
XX
144
XXI
158
XXII
173
XXXIII
279
XXXIV
288
XXXV
296
XXXVI
505
XXXVII
512
XXXVIII
524
XL
544
XLI
554
XLII
564

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 155 - ... no se ha de dejar tratar de los truhanes ni del ignorante vulgo, incapaz de conocer ni estimar los tesoros que en ella se encierran.
Página 166 - ... pareció de grandeza extraordinaria y de espantable y fea catadura. Lo primero que hizo fue revolverse en la jaula donde venía echado, y tender la garra y desperezarse todo; abrió luego la boca y bostezó muy despacio, y con casi dos palmos de lengua que sacó fuera se despolvoreó los ojos y se lavó el rostro; hecho esto, sacó la cabeza fuera de la jaula y miró a todas partes con los ojos hechos brasas: vista y ademán para poner espanto a la misma temeridad.
Página 189 - ... el amor y la afición con facilidad ciegan los ojos del entendimiento, tan necesarios para escoger estado, y el del matrimonio está muy a peligro de errarse, y es menester gran tiento y particular favor del cielo para acertarle.
Página 177 - Dios ya su dama; ha de ser casto en los pensamientos, honesto en las palabras, liberal en las obras, valiente en los hechos, sufrido en los trabajos, caritativo con los menesterosos, y, finalmente, mantenedor de la verdad, aunque le cueste la vida el defenderla.
Página 271 - Eso no, dijo a esta sazón don Quijote; en esto de las campanas anda muy impropio, maese Pedro, porque entre moros no se usan campanas, sino atabales, y un género de dulzainas que parecen nuestras chirimías; y esto de sonar campanas en Sansueña, sin duda que es un gran disparate.
Página 150 - ¿Cómo y es posible que hay hoy caballeros andantes en el mundo, y que hay historias impresas de verdaderas caballerías? No me puedo persuadir que haya hoy en la tierra quien favorezca viudas, ampare doncellas, ni honre casadas, ni socorra huérfanos, y no lo creyera si en vuesa merced no lo hubiera visto con mis ojos.
Página 75 - ... los cristianos, católicos y andantes caballeros más habernos de atender a la gloria de los siglos venideros, que es eterna en las regiones etéreas y celestes, que a la vanidad de la fama que en este presente y acabable siglo se alcanza; la cual fama, por mucho que dure, en fin se ha de acabar con el mesmo mundo, que tiene su fin señalado: así ¡oh Sancho!
Página 534 - Perseguido me han encantadores, encantadores me persiguen, y encantadores me perseguirán hasta dar conmigo y con mis altas caballerías en el profundo abismo del olvido...
Página 95 - Sancho, ¿qué te parece cuan mal quisto soy de encantadores? Y mira hasta dónde se extiende su malicia y la ojeriza que me tienen, pues me han querido privar del contento que pudiera darme ver en su ser a mi señora. En efecto, yo nací para ejemplo de desdichados, y para ser blanco y terrero donde tomen la mira y asiesten las flechas de la mala fortuna.
Página 58 - ... que sus fines y paraderos son diferentes; porque el del vicio, dilatado y espacioso, acaba en muerte, y el de la virtud, angosto y trabajoso, acaba en vida, y no en vida que se acaba, sino en la que no tendrá fin; y sé, como dice el gran poeta castellano nuestro, que Por estas asperezas se camina De la inmortalidad al alto asiento, Do nunca arriba quien de allí declina.

Información bibliográfica