Ortografía de la lengua castellana

Portada
en la Imprenta Real, 1815 - 191 páginas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 108 - Todo era paz entonces, todo amistad, todo concordia : aun no se había atrevido la pesada reja del corvo arado á abrir ni visitar las entrañas piadosas de nuestra primera madre, que ella sin ser forzada ofrecía por todas las partes de su fértil y espacioso seno lo que pudiese hartar, sustentar y deleitar á los hijos que entonces la poseían.
Página 106 - ... -¡Dichosa edad y siglos dichosos aquellos a quien los antiguos pusieron nombre de dorados; y no porque en ellos el oro, que en esta nuestra edad de hierro tanto se estima, se alcanzase en aquella venturosa sin fatiga alguna, sino porque entonces los que en ella vivían ignoraban estas dos palabras de tuyo y mío.
Página 107 - Eran en aquella santa edad todas las cosas comunes: a nadie le era necesario para alcanzar su ordinario sustento tomar otro trabajo que alzar la mano y alcanzarle de las robustas encinas, que liberalmente les estaban convidando con su dulce y sazonado fruto. Las claras fuentes y corrientes ríos, en magnífica abundancia, sabrosas y transparentes aguas les ofrecían.
Página 97 - Como, a su parecer, la bruja vuela, y untada se encarama y precipita, así un soldado, dentro una garita, esto pensaba, haciendo centinela: «No me falta manopla ni escarcela, mañana soy alférez ¿quién lo quita? y sirviendo a Felipe y Margarita, embrazo y tengo paje de rodela. Vengo a ser general, corro la costa, a Chipre gano, príncipe me nombro, y por rey me corono en Famagosta. Reconozco al de España, al turco asom[bro...
Página 103 - ¿Y qué dirá la fama de nosotros si quinientos hombres nos obligan a tomar las armas? ¿Ganaráse tanto en vencerlos, como se perderá en haberlos temido? Mi sentir es que los admitamos con benignidad, y se les conceda el paso que pretenden: si son hombres porque está de su parte la razón; y si son algo más, porque les basta para razón la voluntad de los dioses".
Página 112 - Pero nada bastó para desalojar al enemigo hasta que se abrevió el asalto por el camino que abrió la artillería ; y se observó dignamente que solo uno de tantos como fueron deshechos en este adoratorio se rindió voluntariamente á la merced de los españoles , ; notable seña de su obstinación!
Página xi - Pero la Academia , pesando las ventajas é inconvenientes de una reforma de tanta trascendencia , ha preferido dejar que el uso de los doctos abra .camino para autorizarla con acierto y mayor oportunidad.
Página 52 - arrimada la parte anterior de la lengua á los dientes, no tan apegada como para la c, sino de manera que quede passo para algún aliento o...
Página 105 - Lázaro (f) i de cuatro dias muerto, y un cuerpo hediondo y abominable, lleno de gusanos, que todos cuantos pasan se tapan las narices , y los ojos por no lo ver.
Página 88 - Alonso Hernández Portocarrero , Francisco de Montejo, Cristóbal de Olid, Juan de' Escalante , Francisco de Moría, Pedro de Alvarado, Francisco Saucedo y Diego de Ordaz; en el cual se distinguen con comas los nombres de estas personas como partes de una misma especie ; pues todos ellos son los que nombró por capitanes.

Información bibliográfica