Obras del M. Fr. Luis de Leon ...

Portada
En la imprenta de la viuda de Ibarra, 1804
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 226 - las palabras: porque las escrituras que por los siglos duran nunca, las dicta la boca, del alma salen, adonde por muchos años las compone y examina la verdad y el cuidado. Y debía ser alguna escritura de este metal antigua ; y conocida aquesto que añade, que es: 11. Si crecerá junco en no cieno , si crecerá junquera sin
Página 103 - y el silencio de todo pone sosiego y paz en el pensamiento. Y como no hay quien llame á la puerta de los sentidos , sosiega el alma retirada en sí misma; y desembarazada de las cosas de fuera, éntrase dentro de sí , y puesta allí , conversa solamente consigo , y reconócese. Y como es su origen el cielo , avecínase á las
Página 52 - experiencia de lo que la adversidad se siente, ni de lo que duele el trabajo: que si la hubieran hecho, ella misma les enseñara , que no se encuentra con la paciencia, que el puesto en desventura y herido sienta lo que le duele , y publique lo que siente con palabras y señas. Ni
Página 103 - sepultado en tinieblas; y ,. ! súbese al cielo , que entonces por una cierta. manera se le abre resplandeciente y clarísimo, y mete todos sus 'pensamientos en Dios, y en medio de la escuridad de la noche le amanece la luz. Y con ser ansí que la noche es reparo de los miembros cansados , y que, con el sueño della lava el
Página 352 - mar no rebosa, al lugar de do nacen vuelven , para tornar á correr. Y un nuestro Poeta: (*) Nuestras vidas son los ríos que van á dar en la mar, • que es el morir.
Página 314 - todo el yermo cielo se demuestra; ansí es mas excelente la Olímpica porfía de todas las que canta la voz nuestra: materia abundante, donde todo elegante ingenio alza la voz ora cantando de Rea y de Saturno el engendrado
Página 391 - como acontece á aquellos que esgrimen, si acaso en ellos crece el enojo y les desfallece el brazo y el arte , que sin guardar tiempo ni órden, tiran y redoblan golpes á ciegas; ansí hacen éstos, que encendidos con la disputa , y cegándose con la tema y enojo , ni
Página 67 - leche, que son las cosas que conservan á los que nacen la vida: porque en las rodillas los envuelven y abrigan, y en los pechos. los sustentan ; y lo uno es como la primera cama, y lo otro como la mesa del niño. Y viene bien aquí el anticipar, como dice: porque al niño, que
Página 44 - y el desprecio de otros, y los errores y faltas. Y quien posee muchos bienes , con el gusto de ellos se les sujeta : y ansí comienza á servir á lo . que habia de mandar y regir; y de ser rico y dichoso, viene á ser esclavo , y á ser miserable.
Página xvi - nos compone las costumbres, y nos profetiza algunos misterios venideros; y esto en verso, y en forma de diálogo , porque mas se guste , y mejor se imprima. Verdad es, que el estilo poético, y la mucha antigüedad de la lengua y del libro, le hacen muy escuro en no pocos lugares. Mas esta escuridad vencerá con sus oraciones

Información bibliográfica