Obras: Con la vida de Jovellanos

Portada
Imprenta de d. Franciso Oliva, 1840
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 246 - ... fagades ende al por alguna manera, so pena de la mi merced é de perder los cuerpos é cuanto...
Página 282 - ... su bien y prosperidad. Haced que su resplandor inunde todas las avenidas del trono , que se difunda por los palacios y altos consistorios, y que penetre hasta los mas distantes y humildes hogares.
Página 272 - Sus sectarios, divididos en bandos, la habían oscurecido entre nosotros con nuevas sutilezas, inventadas para apoyar el imperio de cada secta; y mientras el interés encendía sus guerras intestinas , la doctrina del Estagírita era el mejor escudo de las preocupaciones generales.
Página 285 - ... experimentaba? ¿Qué no ha hecho para impedir el paso á la Andalucía por las sierras que la defienden ? Generales, ingenieros, juntas provinciales, hasta una comision de vocales de su seno han sido encargados de atender y proporcionar todos los medios de fortificaclon y resistencia que presentan aquellos puntos , sin perdonar para ello ni gasto, ni fatiga, ni diligencia.
Página 282 - Tal vez correrán á servirla en la Iglesia, en la magistratura, en la milicia, y serán desechados con ignominia, si no los hubiereis hecho dignos de tan altas funciones. Por desgracia, los hombres nos hemos arrogado el derecho exclusivo de instruirlos, y la educación se ha reducido á fórmulas.
Página 290 - Apenas hay ya estorbos que detengan sus pasos; y entre tanto que los baluartes levantados contra el error se fortifican y respetan, el santo idioma de la verdad se oye en nuestras asambleas, se lee en nuestros escritos, y se imprime tranquilamente en nuestros corazones. Su luz se recoge de todos los ángulos de la tierra, se reúne, se extiende, y muy presto bañará todo nuestro horizonte.
Página 119 - VM que el más rigoroso examen de mi conducta y mis escritos, nunca, nunca podrá acreditar que yo, ni como ciudadano, ni como magistrado, ni como hombre público, ni como hombre religioso, haya cometido jamás advertidamente el menor delito que me hiciese indigno de la gracia de VM y del aprecio de la nación.
Página 245 - ... que se emboscan en la maleza: por todas partes conchas y corales, cascadas y fuentecillas , lazos y moños, rizos y copetes, y bulla y zambra y despropósitos insufribles...
Página 266 - ¡Oh príncipes! Vosotros fuisteis colocados por el Omnipotente en medio de las naciones para atraer a ellas la abundancia y la prosperidad. Ved aquí vuestra primera obligación.
Página 282 - Inspirad en ellos aquellas tiernas afecciones á que están unidos el bien y la dicha de la Humanidad. Inspiradles la sensibilidad, esta amable virtud que vosotras recibisteis de la Naturaleza, y que el hombre alcanza apenas á fuerza de reflexión y de estudio.

Información bibliográfica