Historia del Nuevo Reino de Granada, Volumen 1

Portada
A. Pérez Dubrull, 1886 - 897 páginas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

Reseña de usuario - Marcar como inadecuado

En vista de que me gusta demasiado la historia universal, quiero dar un concepto favorable, sobre los poemas de Don Juan de Castellanos, Sor Josefa Del Castillo,
Alonso
Ercilla de la Araucana y muchos otros poetas de la conquista, y la colonia
que enaltecieron el parnaso de la Nueva Granada con sus prosas y sus cantares
 

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 45 - El poderoso Xerjes tuvo mano, según dicen autores, tan potente, que no se lee que poder humano tuviese de guerreros tanta gente, y fué vencido por el espartano con cuatro mil soldados solamente; donde tuvo más fuerza la destreza que la numerosísima grandeza. Del cual número...
Página lii - Parte, vol. u, p. 86. con la solemnidad y regocijo que tienen de costumbre todos ellos en esta tierra cuando se desposan, que son embriagueces descompuestas, sin otras ceremonias ni terceros; antes cualquiera dellos que pretende casarse con alguna que le cuadra, contrata con los padres o parientes que la tienen debajo de su mano cerca del precio que dará por ella, y si la cantidad no les contenta, el comprador añade por dos veces la mitad más de lo que dio primero; y si de la tercera vez no compra,...
Página xxix - ... fuera menos dificultosa si los que en él me metieron se contentaran con que los hilos de su tela se tejieran en prosa; pero enamorados (con justa razón) de la dulcedumbre del verso con que D. Alonso de Ercilla celebró las guerras de Chile, quisieron que las del Mar del Norte también se cantasen con la misma ligadura, que es en octavas ritmas; y ansí con ellas, por la mayor parte, he procedido en la fábrica deste inexausto edificio...
Página 148 - Mas de cualquier manera que esto sea, el fuego desta casa fue durable espacio de cinco años, sin que fuese invierno parte para consumillo, y en este tiempo nunca faltó humo en el compás y sitio donde estaba.
Página 8 - Unos [son] de oro y otros de madera, otros de hilo, grandes y pequeños, todos con cabelleras, mal tallados ; y también hacen ídolos de cera y otros de barro blanco, pero todos están de dos en dos, macho con hembra, adornados con mantas que les ponen dentro de los infames santuarios.
Página 330 - Este fué valentísimo soldado y de grandes industrias en la guerra; el cual bebió también en Hipocrene aquel sacro licor que manar hizo la uña del alígero Pegaso, con tan sonora y abundante vena, que nunca yo vi cosa semejante, según antiguos modos de españoles, porque composición italiana, hurtada de los metros que se dicen endecasílabos entre latinos, aun...
Página 52 - ... turmas, redondillas raíces que se siembran y producen un tallo con sus ramas, y hojas y unas flores, aunque raras, de purpúreo color amortiguado; ya las raíces desta dicha hierba, que será de tres palmos de altura, están asidas ellas so la tierra, del tamaño de un huevo más y menos, unas redondas y otras perlongadas: son blancas y moradas y amarillas, harinosas raíces de buen gusto, regalo de los indios bien acepto, y aun de los españoles golosina.
Página 100 - Yo soy hombre por tal y por mi nombre conocido, y aquí donde resido fui criado. Antier me fue forzado salir fuera, y ayer, que no debiera, ya muy tarde, vi con temor cobarde gente pancha que nunca de tal mancha tuvo nota. Dijéronme ser rota y abatida, privando de la vida muchos buenos vosotros que sois menos, y tan pocos que no tuve por locos desconciertos pensar dejaros muertos por mi mano, en pago de un hermano y de un tío y un mozo hijo...
Página 354 - De quince cientos y noventa y uno, Por donde voy con paso presuroso Dejando de contar varios sucesos Por no hacer acervos de Chrysippo, Que poco menos fuera si tomara Muchos años atrás este cuidado; Mas no me pasó tal por pensamiento, Y agora, ni la edad me lo consiente Ni me faltan cien mil desasosiegos Causados de malditas intenciones.
Página 166 - ... trabajado: negocio bien común en estas partes, donde los lisonjeros y malsines suelen llevar la nata de la tierra, y los que conoscieron ser atlantes que llevaron el peso de la siesta, muchos jueces malconsiderados los dejan con el papo lleno de aire. Aunque ya todo va tan corrompido, que si en nombre del Rey hacen mercedes, las vende para sí quien tiene mando...

Información bibliográfica