Imágenes de página
PDF
ePub

Empero mas punza su con tradicion la infame, y mas clava su diente feroz en gente sabionda de fama y de pró. No hay cura ni fraile, no hay estudianton, togado, letrado, doctora ó doctor que no hiera y manche con torpe livor. Mas ya los poetas á quienes guiñó Minerva propicia, y Apolo fió su cítara eburna, son blanco desde hoy de su venenoso, sangriento furor. Los sigue y acecha, los zumba alredor , los ladra , los muerde , y sin compasion los roe y engulle con rabia feroz. Digalo uno de ellos, dígalo sino aquel ingeniazo de los de á doblon , aquel gran poeta que al mundo aturdió de Aranda á París (54) de Zafra al Ti rol: aquel cuyos versos sonando á tambor atruenan, y aturden oido y razon.

Oh, qué testimonios que le levantó la Envidia! qué chismes, qué enredos! qué horror! Qué cosas no dijo 1 Con cuánta pasion de apodos y motes su nombre cubrió '. Llamóle trompeta de Puerta de Sol, chispero del Pindo, pluma de antuvion , autor de desvan, candil y jergon; y para que fuese su fama mayor, mas lindo su nombre, mas hueca su voz, le trujo de Arcadia un mote burlon, y Antioro y Deliade tambien le llamó. Ni asi la perversa sació su rencor: sus dichos, sus hechos sangrienta infamó, y á Resma y Gutierrez , (qué mala intencion!) en prosa y en verso su nombre igualó. Mas lodo á la Envidia lo pasara yo, si no fuese un cuento de ruin invencion, que para reirse la picara urdió. Contarle quisiera, señor D. Simon;

pero habeis de oirle con grande atencion, como que os lo cuenta la Envidia, y no yo. En fin , como digo, amigo y señor, entre otras cosuelas que le levantó, decia la Envidia, ( vea V. qué invencion !) decia que cuando al suelo hespañol del vientre materno cayó este señor, bajaron las Musas y en un corralon juntaron concejo con grande rumor. Qué mimos no hicieron al niño rollon! Qué cocos! Qué muecas! Sea todo por Dios. Éralo primero, sus dones le dió: le untó con meloja la lengua y pulmon , y para que un dia cantase de amor, en vez de su lira le dió un guitarron. Clarín y trompeta no te daré yo, dijo Doña Clío con tono burlon; mas para que cantes al gran Barceló, zampona y corneta te daré por Dios;

y para otros dropes un ronco fagot. Con aire gitano, ladino y chuscon, la buena ventura Urania le echó; y el signo anunciando de su mamanton: Oh, Nene, le dijo, qué fama! qué honor! qué gloria ! qué timbres! el tiempo andador, guardadas te tiene en su gabeton! Un dia en la corte del reino hespañol, serás tú un gazapo de marca mayor. Tus obras por calles, 'por tiendas y por zaguanes, traídas como en procesion , de viejos , de niño» , y aun fe mbras de pro, serán ensalzadas sin son y sin ton. Y entonces tu nombre, impreso al primor por esos dinteles y esquinas de Dios , será en letras gordas sobre un cartelon rumboso , pomposo, tamaño ó mayor , que el que á sus bragueros Matine ofreció. A oscuras , en medio de tanto esplendor,

quedarán los nombres ,

que estén alredor,

incluso el frescote

y atroz titulon .

de! santo Concilio;

paz sea al traductor.

Pero sobre todas

las Musas mostró

Talia aquel día

su garbo y primor.

Al vate en mantillas

de dijes llenó:

chillóle, arrullóle,

cantóle el ron, ron;

besóle en la boca,

y el rubio pezon,

para almibararle,

en ella ordeñó,

diciendo: Hijo mio,

bendito sea Dios,

que para mi gloria

al mundo te echó.

Tú serás un dia

mi lustre, mi honor,

y aun mipatroncito,

por vida de briós.

Por tí ya no temo

á aquel regañon,

que del Peripato

la jerga inventó ,

y las unidades

sacó en procesion:

aquel viejo chocho

que el Pindo pensó

rendirá sus leyes,

como el Macedon

su cria á porrazos

el mundo rindió.

« AnteriorContinuar »