Imágenes de página
PDF
ePub

nar en él los Berengueles , la lengua tomó nueva forma , como suce. de de ordinario (ojo ala frase) cuando se recibe la lengua del Soberano. En esta mudanza la poesía halló nuevos atractivos, ya en la novedad , ya por los grandes esfuerzos de los poetas, á quienes estos Príncipes cultivaron con sus beneficios.»

«Conozco que este autor dijo aquí mas de lo que quiso decir, pues que antes diera por sentado que la lengua y poesía de su pais naciera en él.Pero lo que dijo, como quiera que se interprete, siempre probará que segun su opinion , la lengua de su pais se mejoró y pulió con el lenguaje que introdujeron los Berengueles, y al iullujo de su proteccion.

Esto mismo se confirma con los hechos acreditados por la historia del tiempo , pues sin contar el indujo que pudieron tener el trato y comercio de los Catalanes con las provincias de esta lengua, su dominacion en algunas de ellas, y sus enlaces y parentescos en casi todas autos de la entrada de los Berengueles en Provenza, es constante que la soberanía de estos Príncipes empezó allí con el siglo xii; y si su lengua , como creo, se hablaba ya en el pais , solo pudo decirse nueva por mas culta v pulida. Y si lo era , ¿cómo no lo seria tambien la poesía vulgar de Cataluña, esto es , del pais de donde los Berengueles llevaron su aficion , su talento poético , y su deseo de estimular y proteger á los poetas , como lo hicieron , no solo con premios y favores , sino tambien con ejemplos?

«Por una casualidad muy feliz para Provenía este talento y esta aficion de sus Príncipes, venidos primero de Cataluña, continuaron despues renovándose y recibiendo de alU nuevo vigor; porque, ó sus Condes por ser menor de edad eran llevados á educar en Barcelona con los Soberanos de su familia, ó estos veuidos á gobernar ú Provenza , ya por derechos de sucesion, y ya como tutores de sus sobrinos: circunstancia que no debe ser olvidada para interpretar algunos hechos muy importantes en esta discusion , y de que se han sacado falsas, ó por lo menos muy dudosas consecuencias.

«Uno de ellos muy citado y cacareado por los provcnzales es la agradable sorpresa con que el emperador Federico Barba-roja oyó á los poetas que el conde llamon Berenguel II, por sobrenombre Arnaldo , llevó consigo y le presentó cuando le visitó en Turin. Pero si se considera que este jóven, conde de Provenía, se habia educado en Cataluña; que de allí acababa de salir para hacer aquella visita; que no ora 61 sino su tío y tutor el conde de Barcelona del mismo nombre (que murió al paso en San Dalmacio) quien la habia dispuesto é iba á su cabeza; que este era el tiempo en que los poetas proveníales necesitaban todavía del ejemplo y recibian el indujo de los catalanes; y en En, que aquel mismo Príncipe criado con estos, habia adquirido allí ó cultivado el talento que le dió la opinion de buen poeta, ¿ cómo se podrá pretender que los poetas presentados á Barba-roja eran de Provenía, y no de Cataluña?

«¿Y dónde sino allí se educó su sucesor Alfonso II, rey de Aragon y conde de Provenía, que en la historia de esta poesía vale por muchos , no solo como su protector, sino como su distinguido alumno? Sucedió á este en el condado de Provenía otro Alfonso , su hijo, que tambien se educó en Barcelona , mientras que sus estados eran gobernados por U. Pedro II de Aragon, su hermano : aquel Principe tan galan como entendido , tan querido de las damas , como loado de los poetas , y''que tuvo un lugar tan distinguido entre ellos, como entre sus protectores. Por fin , en Barcelona se educó Ramon Berenguel, 111 del nombre; aquel Mecenas de lo s poetas , tan pródigo , que segun M. Gaufridi se empobreció por enriquecerlos, y que no dió menos gloria á la poesía con sus versos, que estímulo con sus dádivas. Y si todo esto pasó en el mismo siglo en que se fué mejorando 1» poesía de Provenza, ¿ cómo se negará á la España la gloria de haberla mejorado?

«Agrégase á esto que muchos trovadores de Provenza , no contentos con la proteccion de su corte , buscaron en las de Aragon y Castilla una mas afteha esfera de aprecio y de favor. En ambas anduvieron parte de su vida Pedro Ramon, Hugo de San Ciro, y el célebre Folguer ó Fulguerio , obispo de Tolosa , empleado por ambas en negocios políticos y eclesiásticos. Alfonso II, que protegió tambien á estos, trajo además á su lado á Pedro Roger y Pedro Vidal; y su hijo Don Pedro II acogió despues á este último y á Ramon Mirabal, y á Aimaro, llamado el Negro de Alvi , y aun al in grato y extravagante Perdigon, que habiendo empleado su pluma en celebrar la muerte de tan generoso bienhechor, fué despues por su negra ingratitud odiado y escarnecido de todos. Hasta la pruden te reina Doña María, su viuda . favoreció á los poetas , entre los cuales escogió despues su hijo, el gran Don Jaime, á Pedro Cardenal , canónigo de Puy, para que le siguiese en sus expediciones y conquistas.

« Y si las damas proveníales quisieron hacer , y con efecto lucieron tan gran papel en la historia de esta poesía, ¿ no es tambien cierto que recibieron el impulso de los Príncipes Berengueles? A ellos ó á su influjo , confiesa el señor Gaufridi, que se debió la institucion de aquellas célebres córtes de amor que estas damas establecieron , en que ellas presidian y juzgaban , y que fueron despues el mas ilustre teatro de los ingenios. Así que , mientras las condesas de Provenza las animaban favoreciendo en su corte tan recomendable institucion, otro tanto hacianen Narbona y Garcasona, Armengola ó Ermengalda , tia de Don Nuño deLara, y en Tolosa las dos Infantas de Aragon Leonor y Sancha, hermanas de Don Pedro II, y esposas delos dos condes Raimundos, insignes protectores de los poetas en aquella otra ilustre escena de la musa provenzal.

«Y por último, ¿quién hizo volar esta musa hasta el hermoso pais de Italia , sino la discreta Beatriz, último retoño de los Berengueles de Provenza , que impaciente , segun la frase de Garibay, de no ser Reina como sus hermanas, despues de dar á la casa de Anjou el estado de sus mayores, elevó á Cárlos, su marido, á coronarse en Roma , y ocupar el trono de Nápoles, y que allí en medio de los poetas que siempre la seguían dió el grito de vela , que dispertó los felices ingenios de aquel clima , á quienes tanta gloria llevó despues la poesía vulgar?

«Pero si los Príncipes españoles tuvieron la de haber educado en su infancia la musa provenzal , y protegídola y perfeccionádola en su edad adulta, otra mayor adquirieron por haber fomentado su vejez , y preservádola de la ruina , y conservado en España todo su esplendor. Es verdad que M. Gaufridi la hace vivir en su pais hasta el siglo xv, pues la supone fallecida en manos del pretenso rey de Napoles Renato. Pero á esta época se puede decir que habia poetas en Provenza, mas no que habia poesía. El mismo señor Gaufridi confiesa y lamenta su decadencia y abandono, y en esto va de acuerdo con los historiadores de Languedoc. Pero el dictámen de Juan Nostradamo es todavía mas decisivo en el asunto, por mas cercano á estos tiempos; bien que su crítica no sea sin tacha para los mas antiguos.

«Hablando este autor de la poesía provenzal y de los profesores que se distinguieron en ella, cierra , por decirlo así, su historia, diciendo expresamente que los poetas y sus Mecenas acabaron con la famosa Juana de Nápoles. Alo'rs, dice , defaillirent les Mecénes, etdefaillirent aussi les poetes. Y como la trágica muerte de esta Reina hubiese acaecido en 1582... es claro que el termino de la poesia provenzal en Francia coincide con el del siglo xiv. Este es el que le señalan tambien los autores del teatro francés, pues que citando la opinion de Nostradamo, dan bien á entender que despues de aquel tiempo ya no hubo en la Francia meridional trovadores señalados , sino juglares que cantaban y repetían las recomposiciones de los antiguos.

«Ahora bien : que en esta misma ¿poca y despues de ella floreciesen las musas de Aragon, es cosa que no admite disputa; y cuando no so probase con el testimonio de muchos historiadores, se probaria con tantas buenas poesias como se compusieron en Cataluña, muchas de las cuales vieron la luz, y son harto conocidas.

«Con todo, hay en este punto una duda y no está ¡oda\ ia bien disipada, y sobre lo cual me permitirá V. detenerme algun tanto.

«Da ocasion á ella la famosa embajada que el rey Don Juan 1 envió á Francia pidiendo algunos poetas de Tolosa para su corte, de lo cual resultan al parecer dos consecuencias: una que harían falta en ella, otra que los habia en Francia. El hecho es constaute , pero su sencilla exposicion hará ver que las consecuencias deducidas de él son falsas.

«Asentemos primero que el rey Don Juan no podia desear poetas, porque tenia demasiados en su corle, como censura Mariana y atestigua Zurita. Y cuando le fallasen . ¿la fama de su proteccion y generosidad, no bastarla para atraerlos á ella sin ruegos ni embajadas? Quién no sabe que los trovadores de aquel tiempo andaban á caza de ella, no solo de corte en corte , sino de castillo en castillo; v que á este género de moscas bastaba presentarle la miel para que volase á buscarla? No atestigua M. Gaufridi que el mas célebre trovador de aquel tiempo , el caballero Gibo , llamado despues el Monge de las islas de Oro, y que fué el primer coronista de la poesía provenzal, anduvo siempre al lado de la reina Yolanda , y consagró su musa á su alabanza, y á la del lley su esposo? Luego estos Principes deseaban otra cosa; ¿y cuál podia ser sino la Academia poética que habia en Tolosa, para señalar mas y mas su proteccion á la poesia, trasladando á su corte una institucion que le podia dar lanío esplendor?

«Para que esto uo quede vn estado de simple conjetura, conviene saber que la institucion del Tribunal ó Consistorio tic Amor dti Tolosa, no era una institucion antigua , sino moderna, ni del buentiem. po de la poesía provenzal, sino del do su decadencia, la que empezó á sentir luego que le faltó la proteccion y sombra de la familia Berenguela. Habia tenido su origen en la asociacion que hicieron algunos particulares en 1323 con deseo de restaurar la an'.igua gloria de la poesía: habiala por tanlo abrigado y autorizado el ayuntamiento de Tolosa; pero ni tuvo ordenanzas , ni recibió su última forma hasta 1353. Ikzose á la verdad muy célebre desde sus principios; pero no debió esta celebridad á la excelencia de sus poetas, de que es buena prueba que el primero que fué laureado por aquella Junta , Arnaldo de Vidal, riuo allí de la corte de Aragon á disputar el premio. Debióla á la pompa y celebridad con que por el mes de mayo de cada año tenia sus sesiones (de do les vino el nombre de juegos floreales), y al aparato y solemnidad con que se adjudicaban los premios (que eran una rioleta de oro y una mosquela, y una caléndula de plata); y en fin, la debió á le codicia con que acudían á estos premios los ingenios, á quienes no suele mover menos la vanidad que el interés. Todo esto, ya se ve, hacia mucho ruido desde lejos , y le hacia mayor en una corte tan amiga de la poesía , y donde hormigueaban los poetas. Los reyes de Aragon desearon para ella una institucion semejante, y para erigirla no bastaban sus poetas. Faltábanle las leyes, las fórmulas, y el completo ceremonial de aquel cuerpo literario, que fomentaba á un mismo tiempo la poesía y la elocuencia, y sobre todo le faltaban poetas prácticos y duchos en los usos y estilos del mismo cuerpo. He aquí ya el objeto de la embajada del rey Juan , tan cacareada como mal entendida. La decadencia de la poesía provenzal en aquel tiempo , y la prosperidad sucesiva de la de Cataluña, no dejan la menor duda en esta explicacion.

«Pero tiene además un firme apoyo en el hecho mismo; pues que en efecto el establecimiento de la corte de Amor se verificó en Barcelona , y aun se repitió despues en Tortosa; y esta institucion lejos de decaer, como asienta el erudito Don Juan Andrés, prosperó bajo los sucesores del rey Don Juan.

• A pocos años de haber perdido tan celoso protector la musa catalana, halló otro no menos insigne en el infante de Anlcquera ,' despues Fernando 1, el príncipe justo y discreto, que educado en la corte de Castilla , llevó á la de Aragon con su gran reputacion y gran

« AnteriorContinuar »