Comedia de Calisto y Melibea, Volumen 1

Portada
L'Avenç, 1900 - 180 páginas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Índice


Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 128 - CELESTINA. En tu seso has estado, bien sabes lo que hazes, que los sabios dizen, que vale mas vna migaja de pan con paz, que toda la casa llena de viandas con renzilla.
Página 155 - Mejor esto yo, que tengo liado el broquel y el espada con las correas, porque no se me caygan al correr, y el caxquete en la capilla.
Página 9 - ... muchedumbre de galanes y enamorados mancebos que possee, pero avn en particular vuestra misma persona, cuya juuentud de amor ser presa se me representa auer visto, y del cruelmente lastimada, a causa de le faltar defensiuas armas para resistir sus fuegos...
Página 73 - ... vihuela, y tañe tantas canciones y tan lastimeras, que no creo que fueron otras las que compuso aquel emperador y gran músico Adriano, de la partida del ánima, por sufrir sin desmayo la ya vecina muerte.
Página 183 - Yo pensaba en mi más tierna edad que eras y eran tus hechos regidos por alguna orden; agora, visto el pro y la contra de tus bienandanzas, me pareces un laberinto de errores, un desierto espantable, una morada de fieras, juego de hombres que andan en corro, laguna llena de cieno, región llena...
Página 143 - Melibea es mi señora, Melibea es mi Dios, Melibea es mi vida; yo su cautivo, yo su siervo.
Página 73 - En pago de tu buen sufrimiento, quiero cumplir tu demanda y darte luego mi cordón. Y porque para escribir la oración no habrá tiempo sin que venga mi madre, si esto no bastare, ven mañana por ella muy secretamente.
Página 183 - Céuasnos, mundo falso, con el manjar de tus deleytes; al "mejor sabor nos descubres el anzuelo; no lo podemos huyr, que nos tiene ya cacadas las voluntades.
Página 61 - Y también como a las viejas nunca nos fallecen necesidades, mayormente a mí que tengo de mantener hijas ajenas, ando a vender un poco de hilado. LUCRECIA. — Algo es lo que yo digo; en mi seso estoy; que nunca metes aguja sin sacar reja.
Página 104 - Cata que no seas avarienta de lo que poco te costó. No atesores tu gentileza. Pues es de su natura tan comunicable como el dinero.

Información bibliográfica