Diccionario biografico universal de mujeres celebres (etc.)

Portada
J. F. Palacios, 1845 - 688 páginas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

Reseña de usuario - Marcar como inadecuado

oberbio palacio de Anet, donde trabajaban y se alimentaban miles de necesitados: este mismo palacio es el que los poetas ric la época celebraron bajo el nombre de Dianet , y del cual hace mencion Voltaire en el canto IX de su Enriada.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 300 - ... se arrojó á la brecha, de cuyo fuego marcial , saltando chispas á los corazones de los soldados y vecinos , que prendieron en la pólvora del honor, con tanto Ímpetu cerraron todos sobre los enemigos, que con la muerte de mil y quinientos (entre ellos un hermano del general de tierra, Enrique Noris), los obligaron á levantar el sitio. Felipe II premió el valor de la Pita, dándole por los días de su vida grado y sueldo de alférez vivo ; y Felipe III...
Página 404 - Tiene ев1а escritora otro mérito singular que le dará siempre un derecho á la gloria, y es el haber discurrido un tratado de las cosas con que se puede mejorar la república, que forma una especie de higiene ó policía civil, cuyos preceptos debían tener á la vista los príncipes y legisladores. He dicho muchas veces en la cátedra que el tratado de las pasiones escrito por esta mujer, era superior, atendiendo al tiempo en que lo escribió, á la misma obra de Alibert.
Página 404 - Hu dicho muchas veces •en la cátedra que el tratado de las pasiones, escrito por esta mujer, era superior, atendiendo al tiempo en que lo escribió, á la misma obra de Alibert. Es también doña Oliva digna de alabanza por haber vislumbrado muchos fenómenos fisiológicos, debidos á la lectura de las obras de Hipócrates , Platón , Eliano y otros médicos y filósofos antiguos-* IV.— DEL SEÑOR DON ANASTASIO CHINCHILLA.
Página 403 - Mon-jon manifestó que la celebridad de DOÑA OLIVA procede de su nuevo sistema fisiológico contra la opinión de los médicos antiguos y de su siglo; sistema en que establece que no es la sangre la que nutre nuestros cuerpos, sino el suco nérveo derramado del cerebro, atribuyendo ¿sus vicios la causa de las enfermedades.
Página 402 - ... en España una obra , que si no es muy semejante , tampoco es demasiado diferente. En efecto, en 1587 se imprimió en Madrid, y dedicó al rey don Felipe, segundo de este nombre, una obra intitulada Nueva filosofía de la naturaleza del hombre, etc., escrita por doña Oliva Sabuco de Nantes Barrera Empieza el análisis de las facultades afectivas ó pasiones con un coloquio del conocimiento de si mismo, en el cual hablan tres pastores filósofos en vida solitaria, y nombrados Antonio, Veronio...
Página 424 - ... tomarles la leccion, donde les faltaba la memoria , les apuntaba la niña, sin que hubiese precedido de su parte otro estudio mas que el oírlos quando estaban pasando la leccion , como de paso. Esta seña , junta con las demás que daba de una habilidad enteramente extraordinaria, determinaron á su padre á permitir que la niña siguiese por la carrera de los estudios el pendiente de su inclinacion. Pero no fue carrera, sino vuelo aquel acelerado movimiento, con que la Schurmán discurrió...
Página 520 - Restituida a su aspereza la regla de los padres del Carmelo, fundados muchos conventos de frailes y monjas, escritos muchos libros que enseñan la perfección de la virtud, profetizadas cosas futuras y resplandecido en milagros, como celestial estrella voló a las estrellas la B.
Página 382 - ... sucedido igual desaire, la hija que supo el motivo, mandó traer la estatua á su casa y aserrarla por las ingles, con lo que dió un poco de movimiento al cuerpo, y habiendo hecho lo mismo con la cabeza, quedó tan airosa la figura, que los canónigos la recibieron muy contentos creyendo que era otra distinta.
Página 556 - El vestido exterior era del siglo, el corazón puesto donde la Monja mas recogida. Su empleo de labor era ordenado al Templo , gastando toda la vida en el adorno del culto , en que refundió el oro, plata , y piedras.
Página 267 - ... en recibir la corona que espero. Vos, señora, como cuerda llorad vuestra desdicha y no mi muerte, que siendo ella tan justa, de nadie debe ser llorada. Mi ánima, pues ya otra cosa no tengo, dejo en vuestras manos; vos, señora, lo haced con ella como con la cosa que más os quiso.

Información bibliográfica