Obras, Volumen 9

Portada
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Índice

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 80 - Es hielo abrasador, es fuego helado, es herida que duele y no se siente, es un soñado bien, un mal presente, es un breve descanso muy cansado. Es un descuido que nos da cuidado, un cobarde con nombre de valiente, un andar solitario entre la gente, un amar solamente ser amado. Es una libertad encarcelada que dura hasta el postrero parasismo, enfermedad que crece si es curada. Este es el niño amor, éste es su abismo: ¡mirad cuál amistad tendrá con nada el que en todo es contrario de sí mismo!
Página 348 - ... la alma, que anudada está en la vida, disimulando horrores a esta prisión de miedos y dolores, a este polvo soberbio y presumido, ambiciosa ceniza, sepultura portátil, que conmigo la he traído, sin dejarme contar hora segura.
Página 310 - Reina del mundo y cielo y del infierno. Las águilas trocaste por la llave, Y el nombre de ciudad por el de nave; Los que fueron Nerones insolentes Son Píos y Clementes. Tú dispensas la gloria, tú la pena, Y á esotra parte de la muerte alcanza Lo que el gran sucesor de Pedro ordena. Tú das aliento y premio á la esperanza, Siendo en tan dura guerra Gloriosa corte de la fe en la tierra.
Página 52 - La red que rompo y la prisión que muerdo y el tirano rigor que adoro y toco, para mostrar mi pena son muy poco, si por mi mal de lo que fui me acuerdo. Óiganme todos: consentid siquiera que, harto de esperar y de quejarme, pues sin premio viví, sin juicio muera. De gritar solamente quiero hartarme. Sepa de mí...
Página 139 - Él es un médico honrado, por la gracia del Señor, que tiene muy buenas letras en el cambio y el bolsón. Quien os lo pintó cobarde no lo conoce, y mintió, '° que ha muerto más hombres vivos que mató el Cid Campeador. En entrando en una casa tiene tal reputación, que luego dicen los niños: '5 «Dios perdone al que murió.
Página 299 - Dame lo que desprecia de ti agora, por robar, el ladrón; lo que desecha el que invidiosos celos tuvo y llora. Quede en parte mi queja satisfecha: tócame con el cuento de tu vara...
Página 298 - ... el soldado valiente, y yo no puedo hallarte, aunque lo in[tente, entre mi pensamiento y mi deseo. Ya, pues, con dolor creo que eres...
Página 73 - TRAS ARDER SIEMPRE, NUNCA CONSUMIRME... Tras arder siempre, nunca consumirme; y tras siempre llorar, nunca acabarme; tras tanto caminar, nunca cansarme; y tras siempre vivir, jamás morirme; después de tanto mal, no arrepentirme; tras tanto engaño, no desengañarme; después de tantas penas, no alegrarme; y tras tanto dolor, nunca reírme; en tantos laberintos, no perderme, ni haber, tras tanto olvido, recordado, ¿qué fin alegre puede prometerme? Antes muerto estaré que escarmentado: ya no pienso...
Página 448 - Pasa veloz del mundo la figura, y la muerte los pasos apresura; la vida nunca para, ni el tiempo vuelve atrás la anciana cara. Nace el hombre sujeto a la Fortuna, y en naciendo comienza la jornada desde la tierna cuna a la tumba enlutada; y las más veces suele un breve paso distar aqueste oriente de su ocaso.
Página 210 - Y la sal en un plato, Un cuchillo sin cabo, un pan mulato; Un jarro desbocado, Tan sucio y sin adorno, Que pudo tener vino de retorno; Y en el vidrio volvióse Vinagre de la esponja, ¿Es bueno? preguntaron, yo a lo monja Respondí, muy fruncida de apariencia; Por bueno se lo dan, en mi conciencia.

Información bibliográfica