Imágenes de página
PDF
ePub

el que estuvo comprometido el poeta ; y es que éste tomó parte en todas las algaradas de aquellos días de motines y pronunciamientos, unas veces como ciudadano particular y otras como individuo de la guardia miliciana, en la que ingresó desde que fué separado del Cuerpo de Guardias de Corps, por leer en un banquete político unas décimas en que censuraba amargamente al Gobierno. Por aquellas décimas fué además desterrado de Madrid, tras— ladándose al pueblo de Cuéllar (de la provincia de Segovia), y durante este destierro, tan corto como el de Guadalajara, escribió su única novela, Sancho Saldaña ó El Castellano de Cuéllar inspirándose para escribirla en las luchas de Sancho el Bravo con su padre Alfonso X; esto es, en un asunto histórico, en armonía con los gustos del romanticismo que había tomado carta de naturaleza entre los escritores españoles. Las novelas de Walter Scott, las de d'Arlincourt, los horripilantes dramas de Casimiro Delavigne, etc., de tal modo habían trastornado el cerebro de muchos jóvenes literatos, que algunos de ellos se vieron á punto de ir á ser huéspedes involuntarios de un manicomio. Las escenas de La torre de Nesle, de Isabel de Baviera, de Margarita de Borgoña, hacían enloquecer de entusiasmo. Las descripciones del novelista escocés eran de un encanto irresistible. Los escritores españoles de aquel tiempo lo ensayaban todo, y Espronceda, como los demás, fué también novelista, siendo su obra favorablemente acogida por la crítica.

[ocr errors]

Además de la novela Sancho Saldaña y de la descripción del viaje histórico De Gibraltar á Lisboa, cultivó la prosa en otros trabajos, como Un Recuerdo (de Londres), España y Portugalo, Estudio crítico de La Jerusalen del Tasso y la Henriada de Voltaire, Poesía (artículo acerca de la romanticao), Influencia del Gobierno en la poesía 3, El Gobierno y la Bolsa o, El Ministerio Mendizabal, Aquí llaman esto un Gobierno representativo... yo llamo esto un hombre representativo. Dios nos asista (folleto) 5, y otros muchos artículos publicados en los periódicos El Siglo, El Español, El Pensamiento, la Revista de España, El Labriego y El Iris.

1. Sancho Saldaña ó El Castellano de Cuéllar : novela histórica original del siglo XIII. — Madrid, Imp. de Repullés, 1834. Seis tomos, en 8o menor.

2. Publicado en El Pensamiento, con el título de Politica general en 1841, y reproducido en La Ilustración con el de España y Portugal en 1853.

[ocr errors]

Con la misma valentía y acierto que abordó los campos de la novela y el periodismo, probó también fortuna en el teatro, en el que ocupaban puestos preeminentes Martínez de la Rosa, Larra y el duque de Rivas.

En la noche del 25 de Abril de 1834 se representó en el Teatro de la Cruz su primera producción dramática, una comedia en tres actos y en verso, escrita en colaboración con D. Antonio Ros de Clano, y titulada Ni el tío mi el sobrino o.

Fígaro la juzgó en esta forma, desde la Revista de España :

Esta representacion nos ha probado que no basta el talento, por grande que sea, para hacer una buena comedia, cuando la más detenida meditacion no preside al plan; cuando la demasiada confianza tal vez ó la precipitacion hacen correr irreflexivamente la pluma del poeta, es muy de temer que el ingenio, comprimido en límites harto estrechos, produzca una obra descolorida y falta de vida y movimiento. Ni el tio ni el sobrino es, indudablemente, una

1. Cuyo original autógrafo se conserva en la Sección de Manuscritos de la Biblioteca Nacional P. V. — Fol = C.-G. no 29. 2. Publicado en el número de El Siglo correspondiente al 24 de Enero de 1834. 3. Idem en el número del mismo periódico correspondiente al 28 de Febrero inmediato. 4. Idem en el número de El Español correspondiente al 7 de Marzo de 1836. 5. Madrid, Imp. de Repullés, 1836. 6. Madrid, Imp. de Repullés, 1834, 152 págs. en 8o.

[ocr errors]

comedia que se resiente de poca meditacion en el plan... Hay, sin embargo, algo bueno en el fondo de la comedia; con alguna meditacion acaso se hubiera podido sacar más partido de la idea principal. El diálogo nos ha parecido florido y correcto; no carece de chistes, de viveza y naturalidad, y es buena su versificacion.

En 1838 volvió Espronceda al teatro. En la noche del 28 de Septiembre estrenó en el Teatro del Príncipe un drama en cinco actos y en prosa, Amor venga sus agravios escrito, también, en colaboración con otro amigo, D. Eugenio Moreno López, ocultando ambos sus nombres bajo el seudónimo de Don Luis Semra y Palomares.

La fábula de este drama (decía el cartel anunciador del estreno), primer ensayo en este género de un nuevo ingenio, es de libre invencion; pero la fidelidad histórica del cuadro, en las costumbres, en las creencias y en la direccion de las pasiones, retrata con escrupulosa intencion la sociedad española del tiempo de Felipe IV, en la mocedad de aquel príncipe con su corte alegre y festejadora. La viveza del diálogo, lo castizo de la expresion, el realce poético del colorido, y, sobre todo, el sello verdaderamente español que distingue á este drama, hacen esperar en la empresa una favorable acogida de parte del público amante de nuestra literatura nacional. En cuanto á los trajes, decoraciones y demás servicios de escena no se ha perdonado gasto, ni esfuerzo alguno para que todo sea conforme á lo que el asunto del drama requiere.

[graphic]

El Eco del Comercio, que era el periódico más importante de aquella época, emitió el siguiente juicio de esta obra:

Amor venga sus agravios ha obtenido aplausos y logrado sus momentos de favor, como los privados de Felipe IV, señalados con aplausos inequívocos; pero de nada ó de poco sirven las bellezas de detalle en las obras dramáticas cuando no se ha podido vencer la gran dificultad, que consiste en formar un todo proporcionado, verosimil, interesante y que no choque abiertamente con las costumbres de la escena para donde se escribe.

I. Madrid, Imp. de D. José Maria Repullés, 1838, 89 págs. en 8o.

No desanimado con los pequeños éxitos de sus primeros ensayos, y atribuyendo quizás á sus colaboradores las deficiencias de las obras estrenadas, escribió, sin ayuda de nadie, una tragedia, en cinco actos y en verso, titulada Blanca de Borbón, que no llegó á representarse. Sirvieron de asunto á la obra las desgracias de la esposa de Don Pedro de Castilla y las luchas de éste con

su hermano D. Enrique. Esta tragedia fué publicada por la hija del autor Do Blanca de Espronceda, en 187o é hizo su primera crítica D. Patricio de la Escosura, en el discurso leido en la Academia Española, el día de la sesión pública inaugural de aquel mismo año.

Shakespeare (decía o) influyó grandemente en el plan; en la versificacion el discípulo de Lista obedeció, acaso sin conocerlo, á los hábitos y reglas de la escuela. Creo, sin embargo, en virtud de buenos datos, y aún cuando no los tuviera del texto mismo de la obra lo deduciría, que Espronceda la escribió en dos épocas, si bien en absoluto próximas, relativamente hablando apartadas la una de la otra lo bastante para que el autor variase de pensamiento y plan casi radicalmente en la segunda. En efecto, los dos primeros actos de La Blanca, pensados, trazados y escritos en el sistema clásico, son propios de una tragedia de la antigua cscuela; y, aunque, en punto á pasion, el segundo especialmente, excede á veces los estrechos límites y acompasado estilo de Racine y sus discípulos, paréceme que, en suma, el mismo Hermosilla, ya que algún lejano sabor herético encontrase en elios, hubiera podido admitirlos á reconciliacion mediante adjuracion de levi. No así, ciertamente, respecto á los tres últimos actos de nuestro drama; por que, á decir verdad, Espronceda se entrega en ellos, sin freno ni medida, no se diga á su inspiracion, al deseo de ser romántico, ó al propósito de imitar al, á mi juicio, inimitable poeta dramático de quien con gran fundamento se envanece Inglaterra. Como ya dije, ese fenómeno se explica facilmente sabiendo que la primera parte de La Blanca, ó scan sus dos actos trágicos, se escribieron acaso en la emigracion, sin más objeto que el puramente literario, mientras que los tres

1. Mr Philip H. Churchman ha hecho una nueva y admirable edición de esta obra en el tomo XVII de la Revue Hispanique, 19o7. 2. En la pág. 109.

actos románticos son obra ya de la época en que ese género se apoderaba, revolucionaria aunque gloriosamente de la escena española.

Y más adelante añade ":

¿Podia ser, y hubiera sido Espronceda un poeta dramático ? Pareceme que era de sobra lírico, denmasiado pindárico, para que su gran talento pudiera ceñirse à las exigencias ineludibles de la escena, donde los sentidos corporales juzgan al mismo tiempo que el corazon siente y la fantasia se exalta.

Volviendo á la vida política del autor, conviene observar que, tan pronto como terminó su destierro en Cuéllar y puso los pies en la corte, fundó, en unión de los señores D. Antonio Ros de Olano, D. Ventura de la Vega y D. Bernardino Núñez Arenas, el periódico titulado El Siglo, del que fueron inspiradores Quintana, Lista y el duque de Rivas.

El primer número apareció el 21 de Enero de 1834, coincidiendo con la subida al poder de Martínez de la Rosa, al que le hicieron sus redactores abierta oposición, oposición que costó á Espronceda algunos días de cárcel.

La víspera de la apertura de las Cortes fueron detenidos Villalta y Espronceda en la forma que describe éste en la siguiente carta, publicada, el 9 de Agosto, en la Revista de España.

Carcel de Corte, 7 de Agosto de 1831.

Señores redactores de la Revista : El 25 del mes pasado, á las seis de la mañana, dos comisionados de policia se presentaron, uno en casa del Sr. Villalta y otro en la mía, y después de haber ocupado nuestros papeles nos condujeron incomunicados.

Al cabo de ocho días, y cuando esperábamos saber la causa de nuestra prision, sin tomarnos declaracion alguna y estando aún á disposicion de la policia, se nos puso en comunicacion, á las cuatro y media de la tarde, caso

1. En la pág. 112.

« AnteriorContinuar »