Imágenes de página
PDF
ePub
[merged small][graphic]

H I S P A N I Q U E

Recueil consacré à l'étude des langues, des littératures et de l'histoire

NEW YORK
THE HISPANIC SOCIETY OF AMERICA

des pays castillans, catalans et portugais
DIRIGÉ PAR

R. F O U L C H É - DE L B O S C

TO ME XXIII

AUDUBoN PARK, WEST I 56 th STREET
PARIS
LIBRAIRIE C. KLINCKSIECK, I I, RUE DE LILLE

I 9 I O

[graphic]

A PUNTES Y MATERIAL ES
PARA LA BIOGRAFÍA DE
DON JOSÉ DE ESPRONCEDA

INTRODUCCIÓN

Es triste cosa, pero muy frecuente, que hasta que no se celebran los correspondientes centenarios, ó por cualquier otro motivo se revuelven los huesos de los hombres más ilustres, desde que mueren hasta el dicho momento, han de permanecer con la careta que la admiración de los amigos, las absurdas especies de los enemigos y sobre todo la ignorancia del vulgo, que sólo por falsas referencias los conoció durante sus vidas, les colocan sin ton ni son, les cuadre ó no les cuadre; y las leyendas toman cuerpo y crecen sin cesar, sin que la crítica logre destruirlas hasta que transcurren muchos años.

Así, se necesitó el IV centenario del descubrimiento de América para conocer la verdadera figura de Colón y para averiguar la nobilísima conducta de Pinzón, sobre el cual pesaron hasta entonces las mayores calumnias.

La Exposición de los cuadros de Zurbarán, durante el III centenario del Quijote, en 19o, , sirvió también para que conociésemos no solo las mejores obras sino la tan ignorada como curiosa vida de este artista.

Y el primer centenario del nacimiento de Espronceda dió ocasión para que se averiguase que el autor de El Diablo Mundo fué un hombre enteramente distinto de lo que hasta entonces se le había creído,

[ocr errors]

3. x 2 k Una investigación afortunada ha venido á patentizar que el pobre bohemio disfrutó de una posición más que desahogada; que el irreligioso era un buen católico y muy timorato; que el calavera no se aproximaba ni con mucho á Don Félix de Montemar, ni sus travesuras excedían las de cualquier otro joven de su edad y sus medios de fortuna; que sus amores no fueron tan románticos que se sacrificase por una sola mujer, y que sus alardes revolucionarios, su aparente despreocupación y todas sus aventuras fueron puros deportes del elegante que deseaba estará la moda de su época. Es más : hasta la fecha, nadie había descubierto que no fué el único hijo de sus padres, sino que, por lo menos, tuvo otros dos hermanos. Tampoco se sabía en qué sitio ni en qué circunstancias nació, y por último, lo que parece más increíble, hasta hace poco, nadie había precisado las fechas exactas de su nacimiento y de su muerte. Y es que ninguno de los biógrafos de Espronceda se había cuidado de ir á los legajos de los Archivos y á los manuscritos de las bibliotecas, en busca de los documentos que más luz podían aportar para conocer los principales hechos de su vida y exponerlos con toda exactitud. El mejor de todos sus biógrafos, el Sr. Rodríguez Solís, tuvo el acierto de recoger y ordenar las noticias que le facilitaron los amigos más íntimos é inseparables del vate extremeño, realizando una labor oportuna y valiosísima ; pero incurrió en la falta de sus antecesores, no preocupándose de confirmar, con pruebas irrecusables, dichas noticias, muchas de las cuales podían necesitar rectificación, como en efecto la necesitan, á la vez que ampliaciones que tengo la suerte de hacer, gracias á los datos que he logrado hallar en las parroquias madrileñas de San Sebastián y San Luís, en la Sección de Manuscritos de la Biblioteca Nacional, en los papeles de la Academia Poética del Mirto, publicados por el Marqués de Jerez de los Caballeros, en el Archivo general Castrense, en el del Ayuntamiento de

« AnteriorContinuar »