Imágenes de página
PDF
ePub

lado, y se modificaron por el reglamento de 12 de Octubre de 1778 para el comercio libre. :¡,; „,..

Código de comercio: El estado en que de todo lo dicho resulta ya se encontraba nuestra España , hacia de suma necesidad un código que arreglase y uniformase la lejislacion mercantil, á cuyo efecto en enero de 1828 se creó una junta la que segun voz pública confió el desempeño de sus trabajos en D. Pedro Saiuz de Andino abogado de los reales consejos y del ilustre colejio de Sevilla. El trabajo de este no presentó las mayores dificultades ya que tenia fuentes en donde beber la buena doctrina. El código de comercio trances le sirvió de base, modificando algunas veces sus .disposiciones, ya para evitar los defectos que los autores de tratados sobre ésta parte de nuestra lejislacion advirtieron en él, especialmente Pardessus cuyas ideas parece se tuvieron muy en cuenta , ya tambien para llenar los vacios que dejaba aquel código,"que contando con la existencia de otro de derecho civil completo y acomodado á las ideas y puesto á la altura de los conocimientos de la época, pasa en silencio muchos pormenores que debió tener presentes el nuestro. Las ordenanzas de los consulados y lejislacion civil fueron tambieu los moviles de algunas diferencias entre nuestra lejislacion mercantil y la francesa.

Dividese el código en cinco libros. El primero trata de los comerciantes y agentes de comercio. El segundo de los contratos de comercio en general , sus formas y efectos. El tercero del comercio marítimo. El cuarto de las quiebras.Y el quinto de la administracion de justicia en los negocios de comercio. , .,

El libro 1.° se divide en tres títulos; los dos primeros se ocupan de las cualidades que serequieren para ser comerciante y deberesque impone este oficio. En este punto adoleciendo el código de los defectos que se observan tambien al tratar de los corredores entraendetalles reglamentarios é hnpro

Íiios de un cuerpo de derecho. Al efecto de precaver las quiebras y de halaren los libros de los comerciantes un medio para conocerlas causas de que provienen; se les obliga á llevarlos con ciertas formalidades, y á conservarlos hasta que terminando sus negociaciones hayan hecho liquidacion de todas ellas; establecense tambien respeto á la correspondencia ciertas formalidades ya con respeto á la que escriben ya relativamente á la que reciben. El título 3.° y último de este libro se ocupa de los oficios ausiliares del comercio entre los cuales se coloca á los corredores, comionistas, factores, mancebos y porteadores. Que tal cualidad se atribuya á los corredores cuyo oficio es público é independiente de la voluntad del que que quiere servirse de ellos es tolerable, pero los demas no pueden con razon llamarse ausiliares, puesto que cada comerciante de por sí los crea y no hay mas relacion entre unos y otros, que el contrato que voluntariamente los une; su ausilio pues, no"nace deque la ley les de un carácter en si como los corredores, sino del contrato que el comisionista, factor, mancebo ó porteador,celebra con el comerciante. Así pues parece que las cuatro secciones de este título que tratan de estos ausiliares se colocarían con mas exactitud en el libro 2 0 bajo el nombre de contrato de comision ó de trasporte etc. Los oficios de corredor son de nombramiento real, su ministerio consiste no solo en intervenir en los tratos y negocios mercancantiles sino tambien en autorizar el contrato y dar fé de su organizacion, consecuencia es que se les obligue a llevar los libros con ciertas formalidades, y que se les impongan ciertos deberes,como depositarios que son de la fé pública. Respeto á las demás personas de que trata el código como* ausiliares del comercio consiste la principal diferencia entre los contratos que les dán origen y los que igualmente reconoce al derecho civil en que la índole de estos ecsige que las facultades conferidas por sus principales tengan mayor estension y se interpreten con mas amplitud.

lil libro 2.° trata de los contratos del comercio en general sus formas y efectos y contiene doce títulos; el primero presenta una serie de disposiciones generales sobre las obligaciones de comercio ; en él se habla de la lorma, solemnidades, pruebas y efectos de los contratos mercantiles; se escluyen de ella todo género de interpretaciones y las dilaciones que bajo el título de gracia, cortesía ú otro cualquiera diferian á las veces el cumplimiento de las obligaciones sin avenencia de la parte en cuyo favor se hallaban establecidas. Sigue luego en los demas títulos ocupándose detalladamente de los demás contratos siguiendo el órdende gradual importancia que tienen en el comercio, asi que ocupa el título segundo el contrato efe compañia ó sociedad que es el que con mas fuerza desarrolla el espíritu mercantil; dividesé la sociedad en cuatro clases, colectiva, comandita, anónima y cuentas en participacion. Dase el primer nombre á aquella en que todos los socios se obligan al cumplimiento de los contratos que la sociedad celebra con todos sus bienes. Conocese por comandita, aquella en que algunos socios se obligan por una cantidad tija y determinada y otro ú otros con todos sus bienes. Llámase anonima r aquella en que cada socio responde solo de una determinada suma cuyo manejo se encarga á administradores amovibles á voluntad de los socios y por último entiendese por sociedad accidental ó cuentas en participacion aquella en que alguno ó algunos comerciantes se asocian á la operacion que otro hace con la parte de capital que convienen. En las disposiciones dadas para el buen régimen de estas clases de asociacion , se desenvuelven perfectamente los principios del derecho mercantil; solo en las anonimas se advertía una facilidad no vista hasta el dia en pais alguno para autorizar su creacion , la que merced á las lecciones de la esperiencia ha debido reprimirse por un decreto reciente, en el cual ínterin se dán reglas con anuencia de los cuerpos colegisladores para gobierno de las sociedades anonimas, no se permite la creacion de ninguna sin espresa real orden. El tít. 3.° se ocupa de las compras y ventas mercantiles, en el cual solo se esponen las modificaciones ó diferencias que tiene este contrato con el de igual naturaleza por derecho civil. Ocupase tambien como hace al tratar especialmente de cada contrato , de declarar los requisitos necesarios para que se considere mercantil; pero con poca meditacion en este punto, pues asi en la compra y venta como en la mayor parte de ellos, los principios por los que se regirá el tribunal que haya tal vez de ecsigir su cumplimiento, serán distintos segun fuere el convenido, con lo que desaparece la igualdad que debe reinar siempre entre dos contratantes. Asi por ejemplo, compra alguno de un propietario una cantidad de vino con animo de revenderlo y si el contrato resurta lesivo en mas de la mitad del justo precio , entonces el vendedor no podría persiguiendo al comprador ante el tribunal de comercio que es el que le correspondiera obtener la recision del contrato porque el derecho mercantil no la concede , cuando en el caso inverso pudiera obtenerla ante un juzgado ordinario ercomprador porque el derecho civil la otorga. El tit. 4.°" trata de las permutas. El 5.° de los préstamos y de los réditos de las codo diferentes precauciones para que no puedan malversarse ios bienes de los acreedores. El título octavo, se ocupa de la graduacion y pago de los acreedores; el principio de que parte en el reconocimiento de créditos no

[graphic][subsumed]

Íiuede ser mas justo, pues encarga á acreedores que reunidos en ¡unta se os reconozcan mutuamente salvándose empero el derecho para acudir al tribunal de comercio á cualquiera que considerase que la junta le hace un perjuicio no reconociendole un crédito justo ó reconociendo á otro uno injusto. Las reglas que señala la ley para la preferencia entre los acreedores difieren en un tanto del derecho civil. El título noveno trata de la calificacion de la quiebra y fija las circunstancias que deben tener presentes para declararla de una ú otra clase. El título décimo se ocupa del convenio entre los acreedores y el quebrado, el cual declara obligatorio para todos los acreedores aunque no todos se hubiesen adherido áél;se prohibe á los mismos en particular hacer convenio alguno con el quebrado y se priva de la facultad de formar un convenio á los alzados y quebrados fraudulentos. El títnlo undécimo establece los casos en que ha lugar á la rehabilitacion del quebrado. Y el título duodécimo y ultimo se ocupa de la cesion de bienes.

El libro quinto dividido en cuatro títulos habla de la administracion de justicia en los tribunales de comercio. En el título primero se crean los tribunales especiales que deben conocer y decidir los asuntos mercantiles ó bien se cometen á los juzgados ordinarios en los pueblos donde faltaren aquellos, pero unos y otros se sujetan álas Audiencias en las segundas instancias. El título segundo fija la organizacion de los tribunales de comercio cuyos individuos son de nombramiento real y cuyo cargo es temporal gratuito y obligatorio. El título tercero habla de la competencia y jurisdiccion de los tribunales de comercio laque se cimenta no en la cualidad de las personas, sino en la naturaleza de los actos, asi que todo el que hace un contrato que la ley declara mercantil por naturaleza, queda sujeto á la jurisdiccion de los tribunales de comercio aunque no sea comerciante. El título cuarto, con que termina el código marca algunas reglas de procedimientos para los negocios mercantiles entre otras la de que se tunden las sentencias.

FIN

ÍNDICE.

Paos.

LIBRO I. Capitulo I. Fuentes del derecho español, la lejisla-

cion romana y las costumbres godas. . 11

Cap. u. Ojeada sobre el gobierno imperial de Roma 19

Cap. Ui. . listado de España bajo la dominacion de los romanos. 30

Cap. iv. Costumbres de los godos primitivos. .. 37

Cap. v. Fundacion de la monarquía española .41

Cap. Vi. Innovaciones en las costumbres primitivas de los godos. 43

Cap. Vil Política de los reyes godos. Código de EuricOí ... 43

Cap. vni. Luchas de la nobleza goda contra los abusos de la au-

toridad real 44

Cap. Xi. Del oficio palatino de los visogodos. Correccion del có-

digo Euriciano por Leovigildo , . 48

Cap. x. Conversion deRecaredo al catolicismo. Nueva constitucion,

formada por el concilio toledano tercero,|de orden de aquel rey. 53

Cap. Xi Alteracion de ley fundamental sobre la sucesion de la

corona 57

Cap. xn. Política del clero godo. . 59

Cap. Xih. Observaciones sobre los concilios toledanos 69

Cap. Xiv. Del consejo y autoridad real en la monarquía goda. . 70

Cap. Xv. De la magistratura goda 74

Car. Xvi. Del Fuero Juzgo. Varios juicios sobre este código. . . 79

Cap. xvn. Análisis del Fuero Juzgo. Exordio 85

Cap. xviu. Libro primero. De las leyes y los legisladores.. . . 86

Cap. Xix. Libro Segundo. Orden judicial de los tribunales godos. 88

Cap. xx. Análisis del libro tercero y cuarto. Del matrimonio Obli-

facion de dotar los esposos á las esposas. Tasacion de lasdotes.
enas contra los raptores, adúlteros y otros delitos de incontinen-

cia. Reflexiones sobre la leüslacion goda acerca délos estrupos.

Concubinato. Tolerancia de los matrimonios de los sacerdotes.

Legislacion sobre el divorcio. Libro cuarto. De las herencias. . . 90

Cap. Xxi. Libro quinto. De las transacciones ó contratos. De las
usuras. Penas contra los deudores morosos. De las manumisio-
nes absolutas y condicionales. De los siervos fiscalinos. ... 05

Cap. Xxh. Estrado del libro sexto. De los delitos y las penas. 97

Cap. xxni. Libro séptimo. Sobre los hurtos y engaños. . . . . 102

Cap. Xxiv. Libro noveno. De los esclavos fugitivos de las casas de

sus amos y los desertores del ejército , 104

Cap. xxv. Libro décimo. De los medios de adquirir y conservar el

dominio. Repartimiento de las tierras entre los godos y espa-

ñoles originarios. Diezmos. Prescripcion 106

« AnteriorContinuar »