Imágenes de página
PDF
ePub
[graphic]

14, del mismo ordenamiento , supliquen los que se entendieren agraviados para ante nos...... Et el juezá quien lo nos encomendaremos, que non

aya á las partes nin á ninguna dellas razones nuevas de fechos que ovieren acaecido antes de la sentencia de que fue suplicado »

Si en aquel tiempo hubiera oidores reunidos en alguna corporacion, sin duda se nombraran an las citadas leyes.

Mas ¿para que se necesitan argumentos negativos , cuando hay los positivos y mas evidentes de la época cierta de Ta creacion de la audiencia real y sus primeras ordenanzas? Su fundador fué indudablemente Enriqsie II en las córtes de Toro de 1371.

Nombró siete oidores; tres obispos y cuatro letrados, los cuales habían de tener audiencia tres días en la semana ; lunes, miercoles y viernes en el palacio del rey ó en casa del chanciller mayor , ó en la iglesia ó sitio mas decente

Los oidores habian de ser distintos de los alcaldes y servir sus oficios por sí mismos sin poder poner otros en su lugar.

Los pleitos se habian de juzgar sumariamente por peticiones y no por demandas, libelos, ni otros escritos. Y de la sentencia que diera la mayor parte de los oidores no se habia de admitir alzada ni suplicacion alguna.

Para las causas criminales nombro ocho alcaldes ordinarios de la corte, los cuales habian de ser, dos de Castilla , dos de Leon , uno de Toledo, dos de las Estremaduras, y uno de Andalucia.

Además de estos ocho alcaldes de las provincias, habia de haber otros dos para cuidar perticularmente del rastro de la corte, uno de los hijosdalgo , y otro de alzadas, suprimiendo el de las suplicaciones.

Consignó grandes salarios á todos estos majistrados. A los oidores obispos 50,000 mrs., á los letrados 25,000 y 15,000 á los alcaldes.

En aquel mismo año se tasó la fanega de trigo en la corte á 18 mrs. , y fuera de ella á 15. Por consiguiente con el salario de los oidores se podían comprar unas 1500 fanegas, y siendo actualmente el precio ordinario de este grano de 40 á 50 reales, venia á ser la renta equivalente á más de 70,000, porque el pan, como alimento mas universal, es el que regula jeneralmente los precios de todas las cosas, y la verdadera estimacion de la moneda.

Parecerá tal vez exorbitante este cálculo para los que no reflexionen sobre los altos fines que se propuso aquel prudente monarca en el establecimiento del tribunal superior de la audiencia, que fueron el afirmar la administracion de la justicia y la jurisdiccion real contra los atentados y usurpaciones de los señores'y los eclesiásticos.

Para tan importantes fines era necesario que los majistrados pudieran mantenerse con decoro, sin prostituirse al soborno y á las tentaciones de toda especie, y esto no es facil sin dotaciones bastantes para vivir con la decencia correspondiente á sus oficios.

Por estas mismas consideraciones , á los pingües salarios de aquellos jueces, añadieron D. Enrique II y sus sucesores otras grandes preeminencias, concediéndoles honores de su consejo, y poder traer adornos de oro y plata en sus divisas, vandas, sillas, frenos y armas; distincion que no gozaba ninguno aunque fuese de la primera nobleza, como estuviese armado de caballero; y nombrando á los oidores para embajadas y otras comisiones de la mayor importancia.

D. Juan I en las córtes de Briviesca de 1387 aumentó el número de oi^ dores legos hasta ocho , con dos prelados , de los cuales la mitad habian de servir seis meses, y los demás el otro medio año, alternando su resi dencia por trimestres en Medina del Campo, Olmedo, Madrid y Alcalá de Henares, para aliviar á los pueblos del gravámcn de los alojamientos, por •no tener entonces la corte asiento fijo.

[graphic]

Ofreció no enviar oidores á embajadas para que la audiencia estuviese mas bien asistida. Creó el oficio de procurador fiscal. Ordenó que en las vacantes de plazas de sus ministros propusiera la misma audiencia tres sugetos ,. y otros tres el consejo paraelejirel rey á quien le pareciese mas conveniente.

Dió nuevas reglas para las alzadas y suplicaciones. Mandó que los oidores meditaran y le propusieran cuantos medios pudieran conducir para cortar los pleitos. Que se anotaran en uo-rejistro los votos de todas las sentencias. Que ningun oidor, alcalde, alguacil ni escribano pudiera recibir dádivas ni regalos. Y que todos los jueces y demás oficiales delrei•no obedecieran las Gartas de la audiencia.

Dos años despues, habiendose advertido los atrasos y daños que resultaban á la administracion de justicia con las mudanzas de la audiencia de unos lugares á otros , mandó el mismo D. Juan I q«e residiera continuamente en Segovia; aumentó el número de oidores hasta seis obispos y diez, letrados , para« que en caso de tomar atgunos de ellos para su consejo y otras cosas de su servicio , quedáran á lo menos un obispo y cuatro letrados, un alcalde de ios hijos-dalgo, el de-las alzadas, los de las provincias y los oficiales necesarios.

Dió nueva forma para las alzadas y suplicaciones, mandando que en los pleitos que se llevaran á la audiencia por apelacion de grado en grado , confirmandose por los oidores las sentencias de los jueces inferiores , no hubiera mas alzada , revista ni suplicacion á la real persona. Que si las. sentencias de los oidores fuesen revocatorias de las de los otros jueces, hubiera lugar á la revista, y confirmándose en ella, no se admitiera ya mas instancia de alzada ni suplicacion, y se condenára al vencido á pagar I» cuarentena parte del valor de la demanda, como dicha cuarentena no pasara de mil maravedís.

Que si el pleito fuese comenzado por primera instancia en la audiencia, de su primer instancia pudiera suplicarse ante los mismos oidores dentro de veinte dias, para que lo volviesen á ver, y de la segunda sentencia no se admitiera ya mas alzada ni suplicacion á la real persona , á menos que, el pleito fuese sobre cosas muy grandes , en cuyo caso podría , la parte

3ue lo perdiese , suplicar al rey , depositando primero mil y quinientas oblas.

Habiendo lugar á la suplicacion, el rey nombraba uno ó mas jueces para que volvieran á ver el pleito , y confirmándose por estos la segunda sentencia de los oidores , debia perder la parte suplicante las mil y quinientas doblas, aplicándolas por terceras partes á lo oidores que votaron, á los jueces i!e suplicacion y al fisco.

Hasta aquel tiempo las cartas y provisiones de la audiencia se espedían no solamente á nombre y con el sello del monarca , sino firmadas de su propia mano. D. Juan I suprimió su firma, mandando que sin ella y con sola la de los oidores , acompañadas del sello y demás formalidades chancillerescas, tuvieran la misma fuerza que si estuviesen escritas por su mano.

[graphic]
[graphic]

Los tutores de l). Juan lI , habiendose partido las provit gobierno , dividieron la audiencia , llamada tambien chanc el sello de que usaba , quedándose una parte de ella en Segovia , y vándose el infante la otra parte á la Andalucia (1).

Algunos autores han atribuido á aquel rey la division de las chan rías por dos ley es mal entendidas (9). Pero lo cierto es que aquella division no fué perpetua por entonces sino solo para el tiempo de la regencia, y que concluida esta, volvio á continuar la audiencia y chancilleriaen un solo cuerpo mas de siglo y medio.

Aunque aquel tribunal" se componía de diez y seis oidores entre obispos y letrados, no habia en él division de salas como despues, ni debian asistir de continuo sino un obispo y cuatro oidores, mudándose cada seis meses. Mas aun con tan largas vacaciones y descanso apenas podia verse completa la audiencia , concurriendo lo mas del tiempo solounoódosrniuistros y á veces ninguno , como lo representó el reino al mismo D. Juan ü en las cortes de Madrid de 1 419.

Para remediar este desorden, propuso el reino que del salario de todos los oidores se descontára cierta cantidad para acrecer al de los asistentes, á la manera que se hacia en las iglesias catedrales y colegiales. El rey mandó qne el chanciller ó •u teniente anotáran las faltas, y dieran cuenta de ellas á los contadores mayores, para que les descontaran los salarios correspondientes.

Hasta el año de 1489, aunque algunos tiempos habia habido diez y seis ministros en la audiencia, ni serviau todo el año ni formaban mas de una sala. Los reyes católicos los redujeron á ocho con residencia fija en Valladolid, repartidos en dos salas , aumentándoles los salarios hasta 120, 000 mrs. á los oidores y á proporcion á los demás ministros , y dando nuevas ordenanzas para el gobierno de aquel tribunal.

En el año de 1494 fundaron otra audiencia y cnancillería en CiudadReal , que se trasladó despues á Granada en el de 1505.

Con el mismo fin que se habian propuesto sus antecesores de afirmar la autoridad real y dar mayor vigor á la justicia, continuaron aquellos reyes y sus sucesores distinguiendo á las dos cnancillerías con grandes preeminencias , y sosteniendo sus decretos contra los atentadosde los grandes.

Como en los principios de estos tribunales era el rey mismo su cabeza, se Ies dio y conservaron el mismo tratamiento con que entonces se hablaba al saberano , que era el de muy poderoso señor y alteza.

Cárlos V asistió al despacho de una audiencia en la chancilleria de Valladolid en el año de 1518 , y mandó cubrirse á los oidores (3).

El mismo Cárlos V y Felipe II aumentaron el número de los ministros en las dos cnancillerías , y crearon otras audiencias , á los cuales añadio Cárlos IV la de Estremadüra.

Este nuevo sistema de tribunales, compuestos de ministros letrados, con decentes sueldos y distinciones honoríficas, contribuyó infinito para afirmar la autoridad real y mas regular administracion déla justicia. Sus largos estudios en las universidades los acostumbraban al trabajo seden

(1) Crón. de D. Juan II. Año de 4 407, cap. 49.

(2) Parlador different. 40 , nüm. 40, Larrea Dccission. Granal. 98. num. 2». Santayaña. Majistrados de España. Pet. 4, cap. 5.

(3) Antolinez de Burgos en la historia de Valladolid, lib. 4, cap 33. ,

[graphic]

tario de la meditacion y de la pluma , mas propio para pesar y distribuir igualmente los derechos que el marcial y turbulento de la milicia. Los principios y opiniones de la jurisprudencia romana que habian aprendido, eran mas favorables á la monarquía absoluta que á la aristocracia. Y un cuerpo de ministros muy honrados y bien dotados, presidido por un obispo, era mas respetable y menos corruptible que un solo juez de apelaciones.

CAPÍTULO XXVI.

Del consejo real, llamado vulgarmente de Castilla. Fabulosos orígenes que le han atribuido autores muy famosos. Consejo antiguo de grandes y obispos. Fundacion y primera planta del consejo real por D. Juan I. Razones con que persuadía la utilidad de aquel establecimiento.

El respeto á la antigüedad, y la mania general en todas las familias y comunidades de lisongearse con rancias y vanas genealogías , ha llenado la historia de fábulas', al entendimiento de errores , y á los gobiernos de datos y presupuestos falsos, que han producido imponderables males en todas las naciones.

Nuestras leyes , cortes y diplomas antiguos , que son los instrumentos mas auténticos de la historia de España, señalan con la mayor claridad los oríjenes y sucesivas variaciones del consejo real. Mas á pesar de la evidencia de tales hechos, nuestros autores mas clásicos han escrito de él con tanta confusion como de las naciones menos conocidas.

Unos lo tenian por tan antiguo como la monarquía gótica, otros por fundacion de San Fernando. Ha habido quien dijera que representaba toda la nacion. Y casi todos han creido que la conservacion , aumentos y glorias de España se han debido por la mayor parte á su prudencia y profunda sabiduría. .'

Por la série de esta historia puede haberse comprendido ya la falsedad de tales opiniones. Pero habiendo sido el consejo real el establecimiento que mas influjo ha tenido en nuestra lejislacion, merece en ella un particular tratado ó cuadro histórico de sus oríjenes y vicisitudes.

Hasta el siglo XIII el gobierno de España era puramente militar. Los reyes, los grandes , los jueces de la córte, y los condes ó gobernadores de las provincias, ciudades y villas todos eran soldados.

No habia universidades literarias , ni grados académicos de doctores, licenciados ó bachilleres en cánones y leyes. Estas eran muy pocas y muy claras. Todos podían saberlas y ser facilinente letrados , jueces y consejeros. Las ricos-hombres lo eran natos y constitucionales.

Asi es que en la edad media firmaban las cartas y privilegios reales todos los grandes, cuya costumbre duró aun despues de la creacion del nuevo-consejo real hasta las capitulaciones para la entrega de Granada, último instrumento en que usaron de aquella preeminencia.

Aunque todos los prelados y ricos-hombres eran consejeros natos de los reyes , solian estos nombrar tambien otras personas de su particular confianza para su consejo privado , que puede llamarse de gabinete, á distincion del nacional y constitucional, como se demuestra por la crónica de Don Alonso XI.

Aquel soberano , cuando empezó á reinar, conservando en su consejo privado á un abad, que lo habia sido del de su abuela Doña María, nombró otros cinco ministros: dos caballeros, un eclesiástico, su ayo, y ua judío (1).

Mas aun los consejeros privados no gozaban siempre todos igual autoridad y confianza. « En casa de los reyes , dice la misma crónica , acaeció de gran tiempo acá , et acaesce agora , que como quier que el rey haya muchos del su consejo , pero en algunas cosas fía mas de uno , ó de dos , que de los otros (í).»

Los consejeros particulares se llamaban tambien privados, con cuyo título se nombran frecuentemente en la crónica del rey Don Pedro (3).

D. Enrique II, antes de dar nueva forma á los tribunales con la creacion de la audiencia de letrados, habia pensado en añadir á su consejo doce hombres buenos, dos de cada una de las provincias de Castilla, Leon, Galicia , Toledo, Estremadura y Andalucia , como los habia habido ya en la tutoría de D. Fernando IV (4). Pero las desgraciadas resultas de la batalla de Náje'ra no le permitieron realizar por entonces aquel proyecto , ó le pareció mas conveniente declarar á los oidores y alcaldes de corte por consejeros , como puede comprenderse por la pet. 43 de las córtes de Toro de 1371 , que es la siguiente:

«A lo que nos pidieron por merced, que tomásemos é escogiesemos de los cibdadanos nuestros naturales de las cibdades é villas, é logares de los nuestros regoos homes buenos, é entendidos, é pertenecientes, que fuesen de nuestro consejo, para nos consejar en todos nuestros consejos, é esto que seria muy gran nuestro servicio, é serian por ende mejor guardados lodos los nuestros regnos, é el nuestro senorío.=A esto respondemos que nos place de lo facer así, é que es nuestro servicio, é que dado habemos ya oidores de la nuestra abdiencia, é alcaldes de las provincias de los nuestros regnos, que son alcaldes de nuestra córte: é es la nuestra merced que estos sean del nuestro concejo.»

El verdadero fundador del consejo real fue D. Juan I. Estando para entrar en la batalla de Aliubarrota contra los portugueses, dispuso su testamento, en el cual mandó que en caso de morir en ella, y hasta que su hijo cumpliera la edad de quince años, se gobernára el reino por un consejo estraonjkario compuesto de un grande, los dos arzobispos de Toledo y Santiago ; Tres caballeros, y seis ciudadanos elegidos por las ciudades de Búrgos, Toledo, Leon, Sevilla, Córdoba y Murcia, cada una el suyo; los cuales ciudadanos, dice el testamento, mandamos y ordenamos estén

(4) Crimea de D. AlonsoXl, cap. 41.

(2) Ibid. cap. 107.

(3) Año VII. cap. 8 y 10. Y año XVI,cap. 9.

(4) A lo que nos dijeron que porque los usos , é costumbres , é los fueros de las cibdades, é villas, e lugares de nuestros regnos puedan ser mejor guardados, e mantenidos , que nos piden por merced que mandemos tomar doce hombres buenos que fuesen de Castilla ; é los otros dos del regno de Leon ; e los otros dos de la tierra de Galicia ; á los otros dos del regno de Toledo ; é los otros dos de las Estremaduras; é los otros dos del Andalucía; e estos hombres buenos que fuesen de mas de los nuestro» oficiales, cuales la nuestra merced fuese; e que les ficiese merced, porque lo ellos pudiesen bien pasar. — A esto respondemos, que nos place , e lo tenemos por bien ; 6 antes de esto nos se lo queríamos demandar á ellos. E tenemos por bien de les mandar á cada uno de ellos por su salario de cada año ocho mil mrs. , é todavía cataremos en que les fagamos merced, en manera que ellos lo pasen bien. Cortes de Burgos de 1327, pet. 6.

« AnteriorContinuar »