Imágenes de página
PDF
ePub

familiares Do versaban las altas consideraciones que en los de la corona. Sin embargo de eso las doctrinas vertidas en las Partidas dieron motives á su propagacion,

«Mayoría en nacer primero, dice una de sus leyes, es muy grand señal de amor que muestra Dios á los fijos de los reyes, aquellos que él ledá e-<tre los otros sus hermanos, que nasceu despues del. Caaquel áquien esta honra quiere facer, bien le dá á entender que lo adelanta é lo pone sobre los otros porque le deben obedecer , é guardar, asi como á padre é á su señor.E que esto sea verdad pruébase por tres razones. La primera naturalmente. La segunda por la ley. La tercera por costumbre. Ca segun natura , pues el padre e la madre cobdician haber linageque herede lo suyo , aquel que primero nace , é llega mas aina para complir lo que desean ellos, aquel por derecho debe ser muy amado dellos , é lo ha de haber. E segun tey, se prueba por lo que dijo"nuestro Señor Dios á Abraham, cuando le mandó (como probándole ) que tomase su hijo Isaac , el primero, que mucho amaba , é lo degollase, por amor del, E esto le dijo por dos razones. La una , porque aquel era el fijo que mas amaba, así como á sí mismo. por lo que desuso dijimos. La otra porque Dios le habia escogido por santo, cuando quiso que naciese primero , é por eso le mandó que de aquel se ficiese sacrificio. Ca segund él dijo á Moisen en la vieja ley , todo masculo que naciese primeramente seria llamado cosa santa de Dios. E que los hermanos le deben tener en lugar de padre se muestra porque él ha mas dias que ellos, é vino primero al mundo. E que le han de obedecer como á señor se prueba por las palabras que dijo Isaac á Jacobo su lijo , cuanle dióla bendicion, cuidando que era el mayor, tu serás señor de tus hermanos, é ante tí se enconvarán los fijos de tu madre , éaquel que bendijeres sera bendito , é aquel que maldijeres caerle ha la maldicion. Onde por todas estas palabras se da á entender , que el fijo mayor ha poder sobre los otros sus hermanos , así como padre é señor ,é queellos en aquel lugar le deben tener.

» Otrosí, segun antigua costumbre, como quier que los padres comunalmente habian piedad de los otros fijos, non quisieron que el mayor lo oviese todo , mas que cada uno de ellos oviese su parte ; pero con todo eso los omes sabios é entendidos, catando el pro comunal de todos , é conociendo que esta particion non se podría facer en los reinos , que destruidos non fuesen , segund nuestro Señor Jesucristro dijo que todo reino partido seria estragado , tovieron por derecho que el señorío del reino non lo oviese , si non el fijo mayor, despues de la muerte de su padre. E esto usaron siempre en todas las tierras del mundo, é mayormente en España. E por escusar muchos males que acaecieron , é podrían aun ser fechos pusieron que el señorío del reino heredasen siempre aquellos que viniesen por la linea derecha. E por ende establecieron, que si fijo varon y non oviese la fija mayor heredase el reino. E aun mandaron, que si el fijo mayor muriese ante que heredase , si dejase fijo ó fija que oviese de su mujer lejítima, que aquel ó aquella lo oviese, é non otro ninguno. Pero si todos estos falleciesen debe heredar el reino el mas propinco parientcque oviese , seyeudo ome para ello , non habiendo fecho cosa por que lo debiese perder (\

(i) L. i, til. 15, Pait. 2.

He aqui otra muestra del estilo y de la filosofía de los autores de las Partidas. Un confuso aomamiento de presupuestos falsos , de citas impertinentes y de razones frivolas les servían para probar que es de derecho natural y divino una práctica en la que ha habido muchas variaciones dentro y fuera de esta península. La preferencia de los primojénitos en la sucesion de la corona ha podido ser conveniente para evitar los daños que solian producir las elecciones.

i Pero no es cierto que esta usaron siempre en todas las tierras del mundo ni que fueran preferidos los hijos de los priniojénitos , muertos estos sin haber tomado posesion , á los tíos hermanos de sus abuelos.

Sobre todos estos puntos ha habido varias costumbres en España, antes y despues de las Partidas, como queda referido (1). La voluntad general de cada nacion ha podido, y puede prescribirse el derecho público q<ie le parezca mas conveniente. Pero en las herencias particulares no versan los altos fines y motivos que en las sucesiones de los reinos. Los mayorazgos familiares , á que dió tambien oríjen la citada ley , han producido innumerables daños. Los hijos mayores no temiendo la desheredacion , han tenido menos freno en sus caprichos, y menos motivos de consideracion y respeto á sus ancianos padres. Los otros hermanos, careciendo de la esperanza de heredar , y calculando la duracion de las vidas del poseedor y el sucesor, han dividido entre los dos sus atenciones. Para engordar y enriquecer una rama, se han esterelizado y perdido muchas; porque partiendo los bienes paternos tuvieran los hijos fondos para casarse y mantener con decoro sus familias, y sin ellos se han visto precisados' al celibato. Y la vinculacion de los bienes raices, acumulando en pocas manos inmensos territorios , ha entorpecido su cultivo , y privado al Estado de los mayores productos que rindieran divididos entre muchos propietarios....

Aunque en la citada ley no se trata de mayorazgos particulares, las razones que en ella se expresan para probar la conveniencia del de las coronas , y el ejemplo de la casa real, escitaban á su imitacion.

A esto se añade que por otra ley , que es la 4 i , tít. 5 , Partida 5,. se permitía vincular los bienes raices* cuya ioalienabilidad es uno de los principales caracteres de los mayorazgos." «En su testamento, dice, defendiendo alguno que su castillo . ó torre , ó casa , ó viña, ó otra cosa de su heredad non lo pudiesen vender , nin enageuar, mostrando alguna razon guisada, porque lo defendía, así como si dijere, quiero que tal cosa (nombrándola señaladamente) non sea enagenada en ninguna manera, mas que finque siempre a mi fijo ó á mi heredero , porque sea siempre mas honrado , é mas temido : ó si déjese que la non enagenase fasta que fuese de edad el heredero , ó fasta que fuese venido al lugar , si fuese ido á otra parte, por cualquier destas razones, ó por otra que fuese guisada semejante de ellas, non la pueden enagenar.... »

Lo cierto es que se encuentran ya fundaciones de algunos mayorazgos familiares en aquel reinado, aunque muv pocas , y de personas de la mas alta gerarquía (2), cuales son las de D. Luis y D. Juan , condes de Belmonte y de Monforte, primos de Don Alonso X, y el de D. Gonzalo Ibañez de Aguilar, ascendiente de la casa de Medinaceli.

(1) Libro2, cap. i3.

(2) Salazar de Mendoza, Origen de las diynidades de Castilla, lib. 3, cap, 7. Historia de los vínculos y mayorazgos.

No es menos reparable la novedad que ocasionaron las Partidas en la legislacion sobre las enagenaciones perpetuas de bienes del Estado. Hasta aquel tiempo las ciudades , villas, castillos , fortalezas y demás bienes raices propios de la corona no podian desmembrarse de esta , y cuando se donaban a algunos vasallos era precisamente con la calidad de feudo y reversibilidad al real patrimonio , por muerte ó culpa del feudatario , como se ha demostrado en esta historia, y se refiere tambien en las Partidas.

« Fuero, é establecimiento ficieron antiguamente en España , dice una • (1), que el señorío del reino non fuese departido , ninenagenado.... épor ende pusieron que cuando el rey fuese finado , como el otro nuevo entrase en su lugar, que luego jurase que nunca en su vida departiese el señorío, nin lo enagenase.

» Habiendo el rey niño , dice otra (2), la edad que dice en la ley ante de esta (veinte años) ó seyendo tamaño , cuando comenzase á reinar que pudiese gobernar su reino , tenudo es por derecho, e por bien estanza, de facer estas cosas por el rey finado . así como en dar limosnas por su ánima é facer decir misas, é otras oraciones, rogando á Dios que les hava mercet, é otrosí en pagar sus debdas , á en cumplir sus mandas , e en facer algo á los suyos que lo ovieren menester, que non finquen desemparados.... Pero esto debe ser fecho de manera que non mengue el señorío, así como vendiendo, ó enagenando los bienes del. que son raices del reino , mas puédelo facer de las otras cosas muebles que oviere.»

En otras leyes se especifica mas lo que se entendía por bienes raices, cuya enagenacion estaba prohibida por el derecho antiguo y constitucional. Tales eran las villas, castillos , fortalezas y las cabellarías ó tierrassueltas que se donaban en usufruto ó feudo á los nobles, con la precisa obligacion del servicio militar. «E otras cosas y á que pertenecen al reino , así como villas , é castillos, é los otro? honores que por tierra los reyes dan á los ricos-omes (3).»

Pero al mismo tiempo que se reproducian en el código alfonsino las leyes antiguas sobre la ínaíienabilidad de los bienss de Ta corona déla monarquía española, se establecian otras muy contradictorias.

aEl rey, dice una de la misma Partida segunda (4) , puede dar villa 6 castillo de su reino por heredamiento á quien quisiere , lo que no puede facer el emperador: porque tenudo es de acrecentar su imperio, é de nunca menguarle, como quier que los podría bien dar á otro en feudo, por servicio que le hubiese fecho, ó que le prometiese facer (5)»

¿Es menor la obligacion de los reyes que la de los emperadores sobre la conservacion de la integridad de sus dominios? Los autores de las Partidas, no obstante que dieron á entender que una y otra dignidad son una misma cosa, hicieron luego ciertas diferencias entre ambas poco conformes á sus principios.

La contrariedad de aquellas y otras leyes sobre perpetuidad de tales enajenaciones y amplificacion de los derechos dominicales , produjo una. confusion en esta parte de la jurisprudencia que jamas pudo aclararse.

(4) L. 6„tit. 45. Part. 2.

(2) L. 4, tit. 45, Part. 2.

(3) L. i, tit. 47, Part. 2, y en otras varias.

(4) L. 8, tit. 4, Part. 2.

(5) [bidcm.

CAPITULO V.

Dudas sobre la autoridad de las Partidas en su primer estado.

Meditando yo sobre la inverosimilitud de que un rey tan sabio como D. Alonso X, cuando estaba experimentando la mas fuerte resistencia de sus pueblos á la admision del pequeño código del Fuero Real se empeñará en darles otro mucho mas voluminoso , y mas opuesto á sus antiguos usos y costumbres, me persuadí que su intencion en el trabajo de las Partidas no fué la de publicarlas como un nuevo código general, sino continuar el proyecto de su padre de iluminar á su nacion con una obra doctrinal que la instruyera, preparára y pusiera en sazon (1) de admitir las reformas convenientes en su gobierno y en sus leyes (2).

No ignoraba yo que el tono imperativo en que están escritos en las Partidas muchos artículos intitulados leyes, se oponia a mi nueva idea. Mas sin embargo de eso encontraba , y encuentro todavía , razones muy fuertes para sostenerla. En el prólogo de aquella obra se dá á entender que se escribió mas para la enseñanza de los reyes que para hacerla publicar como un código tejislativo. «E fecimoseste libro , dice, porque nos ayudemos nos del, é los otros que despues de nos viniesen , conociendo las cosas, é oyéndolas ciertamente: ca mucho conviene á los reyes é señaladamente á los de esta tierra, conocer las cosas segun son, é estremar el derecho del tuerto , é la mentira de la verdad : ca el que no supiese esto no podría facerla justicia bien é cumplidamente....»

El contesto mismo de las Partidas está manifestando muy claramente que son mas bien una doctrinal que un código legislativo. Muchísimas de sus intituladas leyes no son mas que noticias de lo que se estilaba ó habia estilado en varios reinos. Otras vanas etimologías, ó definiciones impertinentes de algunas palabras; otras una sarta desconcertada de citas de varios autores sagrados y profanos. Y ¿como puede pensarse que un rey católico se creyera autorizado para dictar y sancionar leyes relijiosas, no solamente sobre materias de pura disciplina eterna , sino'sobre el credo y los santos sacramentos, como son muchas de la Partida primera?

Todavía se extendían á mas mis dudas sobre las Partidas. Viendo las grandes ponderaciones de su famoso glosador el consejero Gregorio Lopez sobre el inmenso trabajo que le habia costado la correccion de su testo , tanto que despues de cotejados muchos códices habia tenido que adivinar y dar á muchas cláusulas el sentido que pareció á su ingenio menos violento, sospeché tambien que las que ahora conocemos no son las mismas que mandó escribir D. Alonso el Sabio.

Es cierto que estas ideas son nuevas. Pero bien meditadas, lejos de merecer la calificacion de paradojas que les dió el señor Marina (3), tal vez se encontrarán mas conformes á la verdadera historia délas Partidas, que las proposiciones que este sabio canónigo quiso establecer como ciertas é indubitables.

(1) Vease el cap. 21, lib. 2, de esta Historia.

(2) ¿puntemiemos para In historia de la jurisprudencia española, en el segundo tomo de la Biblioteca española económico polilica. Madrid , 1804 .

(3) Ensayo historico crítico, §. 417.

«Primera: que la intencion y propósito de aquel soberano fué publicar un cuerpo de leyes por donde se terminasen exclusivamente todos los litijios y causas civiles y criminales del reino, con derogacion de todos los fueros"y cuadernos lejislativos que habian precedido esta época.

«Segunda : que concluido el código de las Partidas , procuró su autor extender por el reino esta lejislacion, y comunicar copias de aquel libro á las provincias y principales pueblos y ciudades.

» Tercera, que advirtiendo el rey D. Alonso el disgusto y resentimientos que manifestó siempre la nobleza castellana desde que se les despojó de sus antiguos fueros , usos y costumbres, y el empeño que hi¡o repetidas veces en que se les restituyera su antiguo derecho, desistiendo de su primera idea é intencion de reducir toda la jurisprudencia nacional al código de las Partidas, consintió, y aun mandó expresamente que se guar. dase la costumbre antigua de administrarse la justicia por las cartas forales de los pueblos.

» Cuarta: que á pesar de la universalidad con que volvió á extenderse el derecho antiguo municipal , y del exeesivo amor de los pueblos á esta lejislaciou , todavía el código de las Partidas se miró con veneracion y respeto por una gran parte del reino, especialmente por los jurisconsultos y majistrados.

, o no sé si todos los lectores del Ensayo del Sr. Marina encontrarán mucha consecuencia en sus ideas, ni puedo comprender como despues de una censura tan acre como la que habia hecho de las Partidas, pudo creer que la intencion de D. Alonso el Sabio fuese la de abolir de un golpe por medio de ellas todos los fueros y costumbres autiguas de las que el mismo censor habiajiecho anteriormente los mas exajerados panejíricos.

» Nuestros escritores , habia dicho antes en su Ensayo , seguramente hubieran procedido con mas moderacion y escaseado las alabanzas (de las Partidas) si consideraran que este código "no es una obra original de jarisprtidencia , ni fruto de meditaciones filosóficas sobre los deberes y mütuas relaciones de los miembros de la sociedad , ni ¿obre los principios de la sociedad, ni sobre los principios de la moral pública, mas adaptables; á.la naturaleza y circunstancias de esta monarquia, sino una redaccion metódica de las Decretales, Digesto y Código de Justiniano , con algunas adiciones tomadas de los fueros de Castilla. Así que , considerado con relacion á las leyes civiles y materiales que contiene, no puede tener mas mérito que las fuentes mismas de que dimana.... prolijos y pesados razonamientos, investigaciones importunas y mas curiosas que instructivas, divisiones inexactas y diminutas, y á su consecuencia oscuridad y confusion en algunas leyes multitud de preámbulos inútiles , fastidiosa y monótona division de leyes á la cabeza de todos los títulos , infinitas etimoloiías , unas supérfluas y otras ridiculas; ejemplos y comparaciones pueriles ó poco oportunos; errores groseros de físicaé historia natural; amontonamiento de testos de la Sagrada Escritura , santos Padres y filósofos; citas de autoridades apócrifas ; doctrinas apoyadas en falsas decretales; empeño en juntar en uno y conciliar derechos opuestos; derecho nacional y extranjero, eclesiástico y profano,'canónico y civil, y de aquí determinaciones á las veces contradictorias , otras incomprensibles , y doctrinas tan poco uniformes, y en ciertos casos tan confusas, que seria "bien dificil atinar con el blanco del lejislador y de la ley. En fin , nuestros doctores, como si fueran extranjeros ea la jurisprudencia nacional é ignoraran el

« AnteriorContinuar »