Imágenes de página
PDF
ePub
[graphic]

Los rebeldes, lejos de deslumbrarse con aquella humillacion del senado, ni de ablandarse con el halagüeño discurso que les hizo su antiguo protector Valerio, gefe de aquella embajada tan lisongera, le respondieron

Íue no necesitaban de amnistía los que no habian cometido delito alguno, lúe no lo era el defender sus derechos naturales, y precaverse coutra las injusticias y malos tratamientos de los nobles. Que las esperiencias de los tiempos pasados les enseñaban á no confiar en las promesas y decretos del senado, revocables á su arbitrio por otros posteriores; y que no desistirían de su rebelion como no se les permitiera nombrar ellos mismos anualmente algunos magistrados plebeyos, autorizados competentemente para proteger sus derechos.

El senado, no obstante la obstinada contradiccion de algunos aristócratas, se vio obligado á condescender a aquella propuesta; y á su consecuencia el pueblo creó dos magistrados plebeyos, que se llamaron tribunos; declaró sagrada su dignidad, é inviolables sus personas; y que cualquiera que los maltratara, pudiera ser asesinado impunemente.

La creacion de los tribunos , que despues fueron aumentandose hasta diez, moderó algun tanto la aristocracia. Aquellos magistrados plebeyos, fiados en la inviolabilidad de sus personas y en el amor del pueblo, lo alarmaban frecuentemente contra los nobles, fingiendo ó ponderando sus agravios en apropiarse tierras y otros bienes nacionales; la crueldad de los acreedores contra sus deudores, y otros tales cargos, por cuyos medios fueron los plebeyos adquiriendo muchos derechos de que antes carecian; el de no poder sér condenados á pena alguna sin ser antes juzgados y sentenciados legalmente ; el de apelacion á los comicios en causas graves; el de juntarse en congregaciones particulares, sin concurrencia de los patricios, y decretar en ellas plebiscitos, de igual fuerza á, los senatusconsultos ; y la opcion á todas las dignidades , aun á las del consulado y sumo pontificado, que por muchos siglos habian estado vinculadas en la nobleza.

Establecido el gobierno consular, se habian abolido las leyes reales. Ya no habia un código, ni un derecho fijo (1), mas que la prudencia ó el capricho de sus magistrados , todos nobles , los cualés tenían un interés en no estar sujetos á reglas claras y restrictivas de su autoridad.

En el año 301 de la fundacion de Romaprupusieron los tribunos la formacion de un código ; y aunque este pensamiento encontró mucha oposicion en los nobles, al fin quedó aprobado , y para que su ejecucion fuera mas acerdatada , se nombraron tres comisionados encargados de partir á Grecia, y recojer allí las leyes mas convenientes (2)

Habiendo vuelto de su viaje los diputados, y prensentado en el senado su coleccion de leyes . todavía muchos senadores se oponían á la obra del código , alegando que para la buena administracion de justicia no se necesitaba nada masque la exacta observancia de los usos y costumbres antiguas. Mas prevalecio la idea de los tribunos; y para llevarla á efecto con mas acierto se convinieron con los cónsules en hacer unos y otros dimision de sus empleos, y reconcentrar toda la potestad consular y tribunicia en diez senadores el tiempo necesario para la conclusion de aquella grande obra.

Aunque entre los decemviros se encontraban los tres que habian sido

( 1 ) L. 2. D. De orig. juris. ( 2 j Dionis., lib. i0, cap. 9. enviados á Grecia, tos cuales pudieran suministrar todas las hice» necesarias á dicho fin, no por eso dejaban de manifestar sus tareas á cuanto» ciudadanos querían verlas, ni de oírlos y aprovecharse de sus advertencias.

Con tanlo aparato y tanta madurez se escribieron las leyes decemvirales, que aprobadas por el senado, sancionadas por el pueblo , y copiada» en doce tablas, se fijaron en el sitio mas público de Roma, para queXoda el mundo pudiera leerlas y saberlas.

Muchos romanos, y aun'algunos estranjeros, estaban tan persuadidos de la perfeccion de aquerlas leyes, que las reputaban por el nomplus ultra de la sabiduría humana. «Quién haga profesion de la (urisprudencia y de la política , decia Dionisio llalicarnaseo , la encontrará toda en las Doce

tablas , que son un retrato verdadero del gobierno mas perfecto Mas

que todo el mundo clame contra mí, yo creo que solo este pequeño libro "ale mas que las bibliotecas de todos los filósofos (1). De la misma manera pensaba Ciceron (2L

Pero el modo de esplicarse aquellos dos sabios da bien á entender que no todos pensaban como ellos, y que pudo influir mucho en su juicio sobre el mérito de las Doce tablas la anticuomanía ó demasiado respeto á la antiguedad, vicio muy comun aun de los mismos sabios, y que puede producir errores no menos dañosos que la demasiada ligereza en adoptar sistemas y opiniones nuevas.

Lo cierto es que si se ha de juzgar de las leyes decemvirales por los fragmentos que nos quedan, deben rebajarse mucho los citados panegíricos. Porque ¿quien podrá elogiar la inmensa potestad que concedían á los padres sobre sus hijos , de desheredarlos á su capricho , atormentarlos , matarlos , y aun venderlos por esclavos? ¿ Quien la crueldad permitida á los acreedores de prender á sus deudores, encerrarlos- en los mas horribles calabozos, cargados de hierro, sin darles mas comida que pan y agua y esponerlos en ros mercados públicos atados y andrajosos, para escitará sus amigos á que pagáran sus deudas? ¿Quien la prohibicion de las juntas ó sociedades particulares en un gobierno republicano? ¿Quien la pena de muerte contra los poetas y escritores satíricos? Esta ley manifiesta bien claramente que los deeemviros temian la libertad de hablar y de escribir, como que era el mayor freno de la aristocracia; y que este fué su verdadero motivo, mas que el bien general de la república.

Como quiera que fuese el mérito de las Doce tablas, lo cierto es que sus autores intentaron perpetuarse en el decemvirato', abolir las dignidades consular y tribunicia, y establecer la oligarquía, proyecto que tuvieron rony adelantado, y que'tal vez se realizára, si la castidad heroica de Virginia no abatiera la tiranía de Apio Claudio, gefe de los deeemviros, como la de Lucrecia habia abatido la de Tarquino el soberbio.

Disuelto el decemvirato; restablecidos el consulado y el tribunado , y gobernada la república con un código general á todas las clases, los nobles, para no perder su preponderancia, procuraron" enredar y oscurecer la nueva legislacion, suscitando dudas y disputas sobre su inteligencia, é introduciendo nuevas fórmulas y acciones en la práctica forense.

Róraulo, para unir el pueblo con los nobles,-y evitar ó disminuir la discordia entre los ciudadanos, siempre muy dañosa, habia instituido el pa

( i ) Lib. II, cap. 7.

( 2 ) De Oratorytíb. 1, aítp, 4#.

[graphic]
[graphic]

tronato y la clientela. Los plebeyos pobres se acogían bajo el amparo de algun noble poderoso. Estos se obligaban á protegerlos , dirigirlos en sus negocios, y defenderlos en sus pleitos, bajo la promesa que les hacian los clientes de serles constantemente fieles, y de prestarles ciertos obsequios y servicios: institucion que en sus principios produjo muy grandes bienes;

Eero que con el tiempo se corrompió, y produjo no menores males, como a sucedido en otras muchas, políticas y religiosas. Uno de aquéllos males fué el monopolio de la jurisprudencia en la nobleza. Los nobles, lejos de propagar su estudio, la tuvieron estancada en su clase mucho tiempo , recatándose de manifestar á los plebeyos sus glosas , sus fórmulas para el otorgamiento de los testamentos y demás escrituras; y el modo de litigar, para hacer mas necesario su patronato, y mas lucrosa su abogacia , hasta que un amanuense de Apio Claudio , llamado Flavio, divulgó uní copia que habia sacado de los libros de su amo ,'en que se contenian aquellos arcanos. Este servicio fué tan agradable al pueblo , que no obstante que su autor descendía de un esclavo, fué luego promovido al tribunado , y despues á senador; y su copia honrada con el titulo de Derecho civil Flaviano (1). . . ..

No por eso cesaban los jurisconsultos de inventar otras nuevas sutilezas, fórmulas y acciones para hacer su ciencia misteriosa, y las escribian en cifras, creyendo que por aquel medio seria mas dificil su conocimiento ; pero tuvieron tambien la desgracia de que la descifrára y vulgarizara Sexto Elio, por lo cual se dió á aquella segunda coleccion el título de Derecho Eliano ($). ...

Hasta el año 500 de la fundacion de Roma no se vio en aquella ciudad un maestro público de jurisprudencia. Esta era una ciencia arcana , vinculada en los patricios y en los sacerdotes. Lo mas que hacian los jurisconsultos era aconsejar á los litigantes , y defenderlos en sus pleitos. Tiberio Corancano, el primer plebeyo que ascendió al sumo pontificado, fué tambien él primero que puso escuela de jurisprudencia (3).

Ciceron habia proyeotado un nuevo código, que no tuvo efecto (4). El mismo pensamiento habia tenido Julio César. « Pensaba, dice Suetonio , reformar el derecho civil, y reducir á cierto plan la inmensa y difusa copia de las leyes, entresacando y reduciendo á pocos libros las mas necesarias (5).

Pero, si á pesar del empeño, los gastos y el aparato con que se habian formado y sancionado las Doce tablas, y de las grandes trabas que oponia el espíritu republicano á lás innovaciones y caprichos de los legisladores y los jueces, se habian anticuado la mayor parte, y prevalecido en su lugar nuevas leyes, usos y costumbres, ¿"que hubiera sucedido con el código proyectado por Julio César , arruinada la república , y baje el despottsmo^de los emperadores.? ^V,

. , < t

'( 1 J L, 2. D. Beoris. jur. ( 2 ) 'Ibid.

( 3) L.2. D. Deorig. jor.

( 4 ) De Orat. Lib. I, cap. 42. Gellius. Noctium AtMdr, lib. I, cap. 32, ( S ) In Julio Csesare, cap. 44.

[graphic]

CAPITULO II.

Ojeada sobre el gobierno imperial de Roma. Política de Augusto , Tiberio y otros emperadores para afirmar el despotismo. Confusion del nuevo derecho romano. Edicto perpetuo. Códigos Gregoriano, Hermogeniano y Teodosiano. Fundaciones de dos universidades literarias en Roma y en Constantinopla. De los Digestos ó Pandectas instituciones del deretho, y nuevo código de Justiniano.

Muertos los dos triumviros Antonio y Lépido; cansado el pueblo de la guerra civil, y desengañado de que esta no se hacia tanto por el bien público como por los intereses y pasiones de algunos ambiciosos (1) , no le fué dificil á Octavio apoderarse del gobierno de la república romana. Para esto, además del mando de las armas, por su dignidad de emperador, que así se llamaban entonces los generales ó gefes de la milicia , se valio su política de otros varios ardides. El principal iué el de aparentar siempre el mayor respeto á las antiguas instituciones republicanas , y el mas ardiente celo por su conservacion. En los comicios se presentaba mezclado entre los demás ciudadanos; votaba como cualquiera de ellos, y si tenia empeño por alguuQS candidatos ó pretendientes de empleos, los recomendaba, añadiendo siempre la cláusula, si lo merece (2).

Con tales finjimientos de republicanismo se grangeó tanto partido en el pueblo que fué aclamado públicamente por padre de la patria ; nombrado cónsul diez y ocho veces ; tribuno censor y su pontífice perpétuo (3).

Con la reunion de aquellas dignidades á" la de general del ejercito, nada habia que no pudiera intentar muy legalmente, y sin la nota de ambicioso ni de usurpador. Como cónsul era la cabeza del senado; como tribuno la del pueblo. Como censor estaba á su cargo la correccion de las costumbres, y la potestad de degradar á su arbitrio y sin fórmulas judiciales ias personas mas condecoradas , aunque fueran senadores ó caballeros. Y como sumo pontífice era el gefe de la religion.

Augusto conocia bien la influencia de los sacerdotes en la opinion pública, y asi procuró captarlos, aumentando su número, sus rentas y preeminencias , y restableciendo muchas supersticiones que estaban ya anticuadas (i), ..• ¿

Para aparentar mas amor á la justicia daba audiencia diariamente á los litigantes, y juzgaba los pleitos por sí mismo , con tanta paciencia , que algunas veces duraban sus sesiones hasta la noche; y si por sus achaques uo podia tenerlas en el tribunal público , las tenia en su cama,(5).

Deslumbrada Roma con aquella astuta política, y creyendo que lejos de aspirar Augusto al despotismo, no deseaba masque la conservacion y ma<yor libertad de la república, se puso ciegamente en sus manos, y consintió la que llamaron ley real, cuya suma se, lee en los Digestos. ¿Todocuan

( 4 ) Tacitus Annalium, lib. I, cap. 2.

( 2 ) Suetonius, in Octavio Augusto, cap. 5fr.

( 3 ) Suetonius, in Octavio Augusto, cap. 31.

( 4 ) Ibid, cap. 86.

( o ) Ibid, cap. 33. h

to quiera el príncipe, se decia en ella, tiene vigor de ley, porque el pueblo ha trasferido en él todo su imperio y todo su poder (\).»

¿Pudo llegar á mas envilecimiento la soberbia Roma, poco antes tan libre y tan exaltada contra el despotismo ? Si, todavía pasó á mayor bajeza su alucinamiento, porque no solamente se sometió en todo á la voluntad de Augusto, sino lo idolatró, instituyó fiestas para su culto, y le consagró templos y altares (2).

No fueron los españoles los últimos en imitar aquella supersticion. No obstante el odio implacable, el valor y la constancia con que habian defendido su independencia de los romanos el largo tiempo de dos siglos , Tarragona fué la primera ciudad, fuera de la capital, que dedicó un templo á aquel emperador, y la que sirvió de ejemplo á las demás provincias para que propagara en ellas aquella devocion (3).

Tiberio comenzó á reinar observando una política muy semejante á la de su antecesor. Aparentó gran repugnancia en admitir la corona. Prohibió que se le llamara señor. Toleraba que se censurára públicamente su conducta. Decia que en un pueblo libre deben tambien serhbres la lengua , y el pensamiento. No permitia gravar las provincias con nuevas cargas. A algunos presidentes que le aconsejaban su aumento les respondió: «Que el oficio de un buen pastor es el de esquilar el ganado, mas no despellejarlo (4). »

Sin embargo de eso , apenas hubo otroemperador mas tirano que Tiberio. Hasta su tiempo , aunque los comicios estaban ya muy degradados de su potestad antigua . todavia conservaban alguna influencia en el gobierno y en las elecciones de los empleados públicos. El fue quien acabó de despojar el pueblo de aquellos derechos , traspasándolas al senado (5).

El jurisconsulto Pomponio quiso escusar la intencion con que se hizo aquella gran novedad , diciendo que habia dimanado de las grandes dificultades que habia en que la plebe y el pueblo se convinieran en sus votos (6). ¡ Vanasdisculpas del despotismo! Aquel despojo de los derechos mas constitucionales del pueblo romano, y su agregacion al senado, no fué sino un golpe de la política imperial: porque le era menos difícil subyugar á un cuerpode algunos nobles ambiciosos que á un inmenso pueblo libre.

Es bien reparable que en el plan de la política de Tiberio no entrara tambien el resorte de la religion, como habia entrado en el de su antecesor , y es muv comun en la de todos los tiranos. Suetonio dice que hacia poco casodc^fos dioses, porque era matemático , y todo lo atribuía al hado (7). .Sin embargo de eso no faltaron provincias que le dedicaron templos. Los españoles bélicos enviaron al senado una embajada para suplicarle que se les permitiera construir uno en su honor y el cíe su madre (8).

Este ligero bosquejo del gobierno imperial, cuando todavía estaba muy fresca la memoria del republicano , podrá dar alguna idea de cual seria

( 4 ) Leg. i, D. De constitucion, princ.

( 2 ) Suetonius, cap. 52 et 57.

( 3 ) Tacitos, Anual., lib. I, cap. 78.

( 4 ) Suetonius in Tiberio.

( 5 ) Tacitus, Annal. lib. I, cap. 15.

(6) Leg. II. D. Deorig. jur.

( 7 ) Suetonius, in Tiberio, cap. 63.

( 8 ) Tacilns, Annal. lib. 4, cap. 47.

« AnteriorContinuar »