La poética, ó reglas de la poseía. Corregida y aumentada por su mismo autor

Portada
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 52 - Verdad es que yo he escrito algunas veces Siguiendo el arte que conocen pocos; Mas luego que salir por otra parte Veo los monstruos de apariencias llenos, Adonde acude el vulgo y las mujeres, Que este triste ejercicio canonizan, A aquel hábito bárbaro me vuelvo; Y cuando he de escribir una comedia, Encierro los preceptos con seis llaves; Saco...
Página 52 - Plauto de mi estudio, para que no me den voces (que suele dar gritos la verdad en libros mudos), y escribo por el arte que inventaron los que el vulgar aplauso pretendieron; porque, como las paga el vulgo, es justo hablarle en necio para darle gusto...
Página 56 - Lo trágico y lo cómico mezclado, y Terencio con Séneca, aunque sea como otro Minotauro de Pasífae, harán grave una parte, otra ridicula; que aquesta variedad deleita mucho. Buen ejemplo nos da naturaleza, que por tal variedad tiene belleza.
Página 26 - Mescua, honra singular de nuestra nación; la discreción e innumerables conceptos del canónigo Tárrega; la suavidad y dulzura de don Guillén de Castro; la agudeza de Aguilar; el rumbo, el tropel, el boato, la grandeza...
Página 217 - Ahora, aunque mi ama, la necia, me haya echado un rato menos no sabrá que he estado fuera. Nadie de ustedes lo diga, , que les cargo la conciencia.
Página 59 - Si hablare el rey, imite cuanto pueda La gravedad real; si el viejo hablare, Procure una modestia sentenciosa; Describa los amantes con afectos Que muevan con extremo a quien escucha; Los soliloquios pinte de manera Que se transforme todo el recitante, Y con mudarse a sí mude al oyente.
Página 57 - Que aun no quisieron darle el matemático; porque considerando que la cólera de un español sentado no se templa si no le representan en dos horas hasta el final juicio desde el Génesis; yo hallo que si allí se ha de dar gusto, con lo que se consigue es lo más justo.
Página 58 - El capitán Virués, insigne ingenio, puso en tres actos la comedia que antes andaba en cuatro, como pies de niño, que eran entonces niñas las comedias; y yo las escribí, de once y doce años, de a cuatro actos y de a cuatro pliegos, porque cada acto un pliego contenía...
Página 60 - Las damas no desdigan de su nombre; Y si mudaren traje, sea de modo Que pueda perdonarse, porque suele El disfraz varonil agradar mucho.
Página 29 - ... negar que, sin sujetarse Calderón a las justas reglas de los antiguos, hay en algunas de sus comedias el arte primero de todos, que es el de interesar a los espectadores o lectores, y llevarlos de escena en escena, no sólo sin fastidio, sino con ansia de ver el fin; circunstancia esencialísima, de que no se pueden gloriar muchos poetas de otras naciones, grandes observadores de las reglas.

Información bibliográfica