Historia general de España, Volumen 8

Portada
Establecimiento tipografico de D. Francisco de P. Mellado, 1862
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

Reseña de usuario - Marcar como inadecuado

mariano

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 91 - Tuve otras cosas en que ocuparme; dejé la pluma y las comedias, y entró luego el monstruo de la naturaleza, el gran Lope de Vega, y alzóse con la monarquía cómica. Avasalló y puso debajo de su jurisdicción a todos los farsantes ; llenó el mundo de comedias propias, felices y bien razonadas, y tantas que pasan de diez mil pliegos los que tiene escritos, y todas, que es una de las mayores cosas que puede decirse, las ha visto representar u oído decir por lo menos que se han representado...
Página 91 - Comedias propias, felices y bien razonadas, y tantas que pasan de diez mil pliegos los que tiene escritos; y todas (que es una de las mayores cosas que puede decirse) las ha visto representar, u oído decir, por lo menos, que se han representado; y si algunos (que hay muchos) han querido entrar a la parte y gloria de sus trabajos, todos juntos no llegan en lo que han escrito a la mitad de lo que él solo...
Página 97 - Capmany, había creado, por decirlo así, un lenguaje místico de robusto y subido estilo, y el Venerable Granada lo hermoseó, lo retocó con lumbres y matices y le dió número, fluidez y grandiosidad en las cláusulas.
Página 264 - El primero, que atento que la despoblación y falta de gente1 es la mayor que se ha visto ni oído en estos reinos, después que los progenitores de VM comenzaron a reinar en ellos, porque totalmente se va acabando y arruinando esta corona, sin que en esto se pueda dudar...
Página 380 - ... despedazar: no se miraban sino cabezas partidas, brazos rotos, entrañas palpitantes, todo el suelo era sangre, todo el aire clamores, lo que se escuchaba ruido, lo que se advertía confusión: la lástima andaba mezclada con el furor; todos mataban, todos se compadecían, ninguno sabía detenerse.
Página 10 - ... merced de Sus Altezas, ni de los reyes sus sucesores que fueren en estos reinos de cualquier calidad que sea, para sí ni para sus mujeres, hijos, ni parientes, so pena de muerte y perdimiento de bienes.
Página 265 - Que para fomentar la agricultura y poblar el reino se obligara á los grandes señores y títulos á salir de la corte é irse á vivir en sus estados respectivos, donde podrían, labrando sus tierras, dar trabajo, jornal y sustento á los pobres, haciendo producir sus haciendas. «Que aunque cada uno puede mudar domicilio y estar donde quisiere, cuando la necesidad aprieta y se ve que se va á perder todo, VM puede y debe mandar que cada uno asista en su natural.
Página 49 - El estilo que tengo me es natural, y sin afectación ninguna escribo como hablo ; solamente tengo cuidado de usar vocablos que signifiquen bien lo que quiero decir, y dígolo cuanto más llanamente me es posible, porque a mi parecer en ninguna lengua está bien la afectación».
Página 441 - Weymar, en la elección de Emperador; hanse consumido en sustentar reinas peregrinas, príncipes despojados, en favorecer repúblicas de amigos, reyes infestados de herejes; y al fin, son tantos y tan varios los sucesos, tantos los ejércitos que VM ha sustentado, seis y siete á un tiempo, que no doscientos millones, sino dos mil millones quizá, no hubieran bastado.
Página 547 - Escrituras, acuerdos, condiciones, administraciones y súplicas de los servicios de los veinte y cuatro millones pagados en seis años, dos millones y medio, y nueve millones en* plata que el reino hizo á SM en las cortes que se propusieron en veinte y ocho de Junio de mil y seiscientos y treinta y ocho; y en las que asimismo se propusieron en dos de Marzo de seiscientos y cuarenta y seis».

Información bibliográfica