Imatges de pàgina
PDF
EPUB
[ocr errors][ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]

de España una de las partes modernas nas fabresaliente entre lo que abrazò lo primitivo: y dentro de mi Esfera prevente algunas veces de paciencia , por ser preciso el tratac à la larga , no solo de reduccion de Provincias, ( quando lo pida cl-caro) sino de la situacion de tal, ò tal Ciudad , que tuvo honor de Silla Pontificia. A este modo verás en este mismo. Libro, que al llegar a las Provincias de España , y rus Divisiones Civiles nos vamos mas de espacio : por que yà esto es parte de mi assunto.

En lo que dudas sobre si los limites , que expongo en Provincias estrañas, corresponden a lo que tu tenias entendido has de hacerte cargo , que yo miro las cosas con respecto à la linea Eclesiastica; por lo que considero lo Civil, no como estaba en tiempo de Tito Livio, ò Estrabon, sino con determinacion à los Siglos mas forecientes de la Iglesia, en el espacio posterior à Conftantino Magno , en que se hizo una nueva Division del Orbe

con muy diverso afpecto de lo antiguo , y segun apareció la Noticia del Impea rio Romano en tiempo de Arcadio y Honorio: v. g. en Suetonio leeràs , que el Ilirica se uniò à la Galia Cisalpina en obsequio del Cessar : en mi Libro le hallaràs muy dividido: porque assi se verificò en tiempos posteriores. Ptolomeo ponę dentro de la Mefia à la Dardania : yo la coloco aparte: porque despues de Ptolomeo se dividiò una de otra : y assi de otros egemplos.

Los Instrumentos de que me he valido para todo lo porterior à Constantino ( que es lo principal para las Divisiones Eclesiasticas ): son los de mayor autoridad': v. g. la Noticia del Imperio : Procopio, Paulo Diacono Nilo Doxopatrio en la Noticia de los cinco Ihronos Patriarcales, que escriviò para Rogerio, Rey de Sicilia, en el Siglo XI. año 1043. y mas individual y generalmente he usado de la Geographia Sacra de Carlos de San Pablo Abad Fuliense, , Varon de distinguido merito , por lo que manejó los Concilios, é InfMumentos autenticos Eclesiasticos y Civiles : y à quien por tanto escogieron por texto los insignes Lucas Holstenio , y Cardenal de Noris , para ilustrarle con Notas, (precisas en algunas partes ) aunque las del Cardenal no se han publicado, ni descubierto , teniendolas ocultas la incuria , o la mali

cia , Cóni nótable detrimento del bien publico , pues las de Holstenio no llenaron la plana de su credito. Sigo tambien en varios puntos à mis insignes Auguftinianos, Noris , Y. Cbriftiano Lupo, Grandes de primera clase en la Republica de los Eruditos; con otros varios , que cito en sus Grios refpectivos; como Pedro de la Marca , Arzobispo de Paris , Tbomasino en su antigua y nueva Disciplina y otros , cuyos nombres omito.

DE LA ORTHOGRAPHIA,

EN

N N punto de Orthographia puede ser que estrañes tal

qual cosa , originada de que no hayan convenido to. dos en unas mismas Reglas. Yo apruebo el que se escriva conforme se pronuncia : y que sea libre el guardar el ori, gen de la voz, siempre que no se oponga à ello la pronunciacion , como V. g. Orthographia, que se puede guardar su derivacion Griega en la escritura , por quanto la pronunciacion Castellana Te conforma con ella. Lo mismo digo , fi quis fieres escrivir Etimologia , ò Etymologia : Ortografia Profe. cis , con aspiracion , ò sin ella : porque en esto no se altera la pronunciacion:y assi escoge lo que quisieres , ò ufalo promiscuamente , como yo suelo usar. Pero quando se oponga uno à otro, debe infiftirse en la pronunciacion, despreciado el origen: y assi escrivo Setiembre , assunto co desaten, diendo la derivacion de September , affumptum c., por.no pronunciarse la p en Castellano. Entre la B. y la V. no inlisto en el origen : por quanto la pronunciacion comun no suele distinguirlas : y assi Bolver , que segun la derivacion de Volvo, debia llevar V. le uso promiscuamente , por ser lo inas comun escrivirle con B. en el principio ; tal vez antepongo la V. porque , como he dicho , ni uno tiene oposicion con el modo comun de pronunciar. Mi dictamen fuera, que en esto se atendiefie al origen , y que en caso de desarenderle se insistiese mas en la Ý. que en la B. para que : le fueffe defferrando el casi barbaro uso que le halla de la B. En lo que quisiera que, no huviefle variedad es en lasi 44492

le

ni orro

letras X. J. G. por quanto en estas tiene regla firme la pros nunciacion Castellana, que dà: fuerza gutural à la G. siem? pre que se la sigue E. y I. y para usar de esta fuerza en las otras vocales A. O. y U. substituimos la J. y no la X. porque la X. no se pronuncia en Castellano como G. ni como J. sino como es, ò gs, V. g. exacto , execrable ; examiz nar, sexo, texto, &c. à las quales no pronunciamos ejacto, egecrable @c. sino eg facto , ecsecrable C. Viendo , pues , que la pronunciacion distingue la X. de la G. lo mismo se debe hacer en la escritura : y assi no escrivo dixo, exemplo, exer cicio , Alexandria &c. porque no pronunciamos como los Latinos dicfo, eg semplo &c. sino con fuerza gutural egemplo , dia ha cc. Si el Español pronunciara siempre la X. como pronuncian los que escriven exercicio , fe debiera conservar este origen; pero teniendo como tenemos , propria pronunciacion , equivalente à la latina dixit , no debemos confundir la escritura. Por no distinguir esto han llegado algunos à pronunciar conejas à las cosas encadenadas, que el Latino у

Cals tellano escriven y pronuncian connexas.

En la Q. y la C. no he querido alterar más que en la voz cuenta, por derivarse de contar. Mi dictamen fuera , que pues tambien tenemos pronunciacion propria en cada letra de estas , pronunciando à la C. como C. y à la Q. como Q. ufafsemos de la Q. siempre que no se pronuncia la uz V. 8. adquirir , aquel, quien, pequeño , queso cc. y de la C. quando la u fe pronuncia ; como se usa en cuidar, cuerdas, cuitas &c. y en esta conformidad se debia escriyir cuando,

frecuente ; cual &c. Pero esto, y lo demás de nuestra Orthographia creo no lograrà uniformidad

mientras no se mezcle en ello la voluntad del Principe.

[ocr errors]

IDEA GENERAL DE LA ESPAÑA

Sagrada,

EL à un Thea

tro general de la Iglesia de España , sin mezcla de instrumentos apochriphos 2 y en conformidad à lo que re

ful

[ocr errors]

Tülta de los mas autè nticos. Desde que conclui el Curso de Theologia Escolaftica , que para uso de los Religiofos de mi Orden me mandaron escrivir mis Prelados ; vierdo lo manchada que estaba la Antiguedad de nuestra Iglesia con ficciones modernas , me apliquè à los Concilios, Escritores fidedignos, y quanto pudieffe conducir à una Obra de la mejor firmeza. Las Decretales supuestas Pontificias, las muchas Escrituras fingidas, Concilios , Fragınentos, y Chronicones enteros, que aparecieron en estos últimos Siglos , con atrie bucion a los primeros ; es cosa bien patente, quanto desayre causaron à la verdad de la Historia Eclesiastica de Espaa ña , segun el juicio de los mas Dc&os Españoles trangeros. Pero como son los mas los que no saben distins guir lo antiguo de lo moderno ; (por no conocer el aspecto de lo antiguo ) fueron tantos los que adoptaron la fic. cion , y la

empezaron à prohijar en su respectiva Iglesia, que casi se llegò à connaturalizar lo peregrir.o. Pero como nunca hay prescripcion contra la verdad , de ai es

, que siempre que esta se descubra, se debe desheredar lo baftardo, por el perjuicio que causa à lo legitimo. Efa es la intencion de mis Libros. Las Iglesias de España tienen glorias tan legitimas, que las hace muy rotable injuria, quien las quiere hacer hijas, ò madres, de lo que no lo fueron. Mas estimo una joya de diamantes, à quien los siglos hayan robado alguna piedra ,

sin mezclar otra falsa i que la que eftè quajada de abalorios : porque aunque la piedra falsa ro quita el valor à la preciosa, mirada for sì fola, se le quita al conjunto de la joya. Quien no estimarà mas à la hidalguia, que por su mucha antiguedad, no conoce dia alguro en que no fuesse noble, que à la que infifta en un principio, (por antiguo que sea ) que los demás conocen ser fingido , ò que no huvo tal personage , ò tal sucello , en tal Familia?

Empiezo por la Predicacion de los Apoftoles en España, examinando el punto con la imparcialidad, seriedad, y cris tica, que me ha sido possible : por quanto assi algunos Eltrangeros, como Naturales , me parece que la han llegado à delayrar, dejandose vencer del interès de una, u otra para 19. Sigo luego la propagacion de Chriftiandad en los primc

DOS

[ocr errors][ocr errors][merged small]

, segun

ros Siglos, con el origen y extension de Obispados ; por Ter
eltos los troncos principales de quienes, pende nuetra Hido-
ria Eclefiaftica. Establecidas yà Sillas, trato del origen è in-
troduccion de Provincias y Metropolis que es uno de los
puntos mas obscuros que tenemos. Luego examino las Di
visiones antiguas de Provincias y Obispados, empezando del-
de Constantino Magno hasta Vamba inclufivè , ocupandose
en efto todo el Tomo III. que es de justo volumen. Dels
de el IV. en adelante se empieza a tratar de cada Provincia
en particular, tratando de sus limites , excelencias , anti-
guedad, fuero de Metropoli , y razones individuales de la
Capital en quanto tal, no solo como Cabeza de Provincia,
sino en quanto Obispado. En las cinco Proviarias primitivas
se confideran dos Eltados ; el primero desde su principio
hasta el fin de los Godos, ( que llamamos el Estado anti-
guo) y aqui se trata de los Sufraganeos de la tal - Provin-
cia , discurriendo por cada Iglesia en singular por orden
alphabetico , para evitar competencias, y proponiendo la
antiguedad autentica ,' que se halla en cada Silla
Concilios , Ò Escritos de buena fee. En todas se mira à lo
Geographico, sobre su situacion , si mudò, ò mantiene el
mismo sitio? Si perteneciò à varios Metropolitanos sucessiva-
mente? Si fue ilustrada con Concilios Santos, ò cosa meg
morable , poniendo el Catalogo de los Prelados que ha tes
nido.

Despues del Estado antiguo de la Provincia, con todos sus Sufraganeos , entra el Estado moderno , desde la pèrdi. da de Elpaña , por la invasion de los Moros , hasta el Siglo presente : y aqui se proponen las variedades que se ocasionaron en sus limites , por nueva desmembracion ò aumento de sus Sillas : y en estas las restauraciones, Ò nueyas erecciones , con todo lo que toca al nuevo aspecto del Estado presente.

En sus respectivos sitios , assi de Metropolis Sufraganeas antiguas , se mezclan varias Differtaciones yà sobre Concilios yà sobre Chronologia Eclesiastica cellos sobresalientes , yà sobre Prelados, en puntos que necefsitan declararse , por no haverse liquidado hasta ahora: V. 8. el Concilio I. de Toledo con sus Apendices de Pro

fers

[ocr errors]

, como de

[ocr errors]
[ocr errors]
« AnteriorContinua »