Obras de don Francisco de Quevedo Villegas: coleccion completa, corr., ordenada é ilustrada, Volumen 69

Portada
M. Rivadeneyra, 1852
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página xxviii - NO he de callar, por más que con .el dedo, Ya tocando la boca, o ya la frente, Silencio avises o amenaces miedo. ¿No ha de haber un espíritu valiente? ¿Siempre se ha de sentir lo que se dice? ¿Nunca se ha de decir lo que se siente?
Página 313 - Por la honra, la casada se quita a su deseo cuanto pide. Por la honra, pasan los hombres el mar. Por la honra, mata un hombre a otro. Por la honra, gastan todos más de lo que tienen. Y es la honra mundana, según esto, una necedad del cuerpo y alma, pues al uno quita los gustos y al otro el descanso.
Página lxiii - ... has querido. Si tú me das los pies te doy los ojos; todo este mundo es trueco interesado, y despojos se cambian por despojos. Ciegos, con todos hablo escarmentado: pues unos somos ciegos y otros cojos, ande el pie con el ojo remendado.
Página xxviii - En otros siglos pudo ser pecado severo estudio y la verdad desnuda y romper el silencio el bien hablado. Pues sepa quien lo niega y quien lo duda, que es lengua la verdad de Dios severo, y la lengua de Dios nunca fue muda.
Página cxxv - Yo no tengo suficiencia de estoico , mas tengo afición á los estoicos, fíame asistido su doctrina por guia en las dudas, por consuelo en los trabajos, por defensa en las persecuciones, que tanta parte han poseído de mi vida. Yo he tenido su doctrina por estudio continuo; no sé si ella ha tenido en mi un buen estudiante.
Página xcii - POR DON FRANCISCO DE QUEVEDO VILLEGAS, CABALLERO DE LA ORDEN DE SANTIAGO, SEÑOR DE LA VILLA DE LA TORRE DE JUAN ABAD.
Página xxvii - Bermejazo platero de las cumbres, A cuya luz se espulga la canalla, La ninfa Dafne , que se afufa y calla ; Si la quieres gozar, paga y no alumbres. Si quieres ahorrar de pesadumbres, Ojo del cielo , trata de compralla : En confites gastó Marte la malla , Y la espada en pasteles y en azumbres. Volvióse en bolsa Júpiter severo; Levantóse las faldas la doncella Por recogerle en lluvia de dinero : Astucia fue de alguna dueña estrella; Que de estrella sin dueña no lo infiero.
Página c - Español, Monte en dos cumbres dividido, con las Nueve Musas Castellanas. — Donde se contienen Poesías de Don Francisco de Quevedo Villegas, Caballero de la Orden de Santiago...
Página xxix - De su muerte y de otras muchas Sabe las causas el cielo, Que aun fuera mayor castigo Si rompiera su silencio. Matóle un traidor francés, Alevoso caballero, Vió Montiel la tragedia, Y el mundo le lloró muerto.
Página 35 - Nada ha de recelar tanto un rey como ocasionar desprecio en los suyos; y éste sólo por un camino le ocasionan los reyes, que es dejándose gobernar. Un rey cruel es rey cruel, y así en los demás vicios ; mas un rey falto de discurso y entendimiento (si tal permitiese Dios), como para ser rey ha de ser primero hombre, y hombre sin entendimiento y razón no puede ser. ni sería rey, ni hombre ; y el desprecio le hallaría semejante a cualquier afrentosa comparación.